Ir a portada

                 Entrevista a Carlos Taibo: el decrecimiento es el futuro

No podemos seguir produciendo a costa de los recursos limitados del planeta, de los ciudadanos del Tercer Mundo o incrementando el cambio climático. Decrecer es necesario y supone un cambio de valores, como desarrolla Carlos Taibo en su libro 'En defensa del decrecimiento' (Editorial Catarata) y en la publicación "El decrecimiento es el futuro". Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política en la UAM. La crisis existente se centra en la economía, pero no es la más importante a la que asistimos.


-¿Qué hay más allá del descalabro financiero?
-Creo que hay como poco otras tres crisis importantes. La primera se llama cambio climático, que es un proceso ya activo que no tiene ninguna consecuencia saludable. La segunda es el encarecimiento inevitable en el corto y medio plazo de la mayoría de las materias primas energéticas que empleamos y la tercera y última, por dejar las cosas ahí, es la sobrepoblación que afecta a buena parte del planeta.             

                  

                                    

 

                              "El poder del mercado es abuso de poder"

Nueva York | Noviembre de 2018

              

El mundo parece decidido a dejar a Joseph Stiglitz en fuera de juego. Después de asesorar al gobierno de Bill Clinton y liderar el Banco Mundial a mediados y finales de los años noventa, y de ganar un Premio Nobel en 2001, el economista de la Universidad de Columbia pasó a ser uno de los críticos más agudos tanto del abandono de la clase trabajadora por parte del Partido Demócrata como –de manera clave– de las desigualdades y desequilibrios de poder originados por la globalización en los países del Sur.       

 

  

 

Un plato de comida significa dos días de ingresos en Sudán del Sur

                                         La pobreza en el mundo, un efecto de la injusticia

africa_mujer_custom.jpg

Con los alimentos malgastados se podría alimentar a 800 millones de personas  Una de cada diez personas en el planeta Tierra sufre en 2018 el impacto de la pobreza extrema, según las cifras oficiales de los organismos internacionales. Y si bien en los últimos 25 años, las mismas estadísticas, indican que mil millones de seres humanos escaparon de esa categoría, la realidad cotidiana en muchas regiones aporta señales preocupantes de retrocesos significativos.      

 

                                             

    

                          El puño escondido: Cambio climático, capitalismo y ejército

#TITRE

Atribuirle el cambio climático al capitalismo no es precisamente el pensamiento predominante, pero también ha dejado de ser un tabú. La escritora y activista canadiense Naomi Klein ha contribuido a popularizar las razones, pero ahora esta idea está teniendo eco en círculos menos habituales. En agosto de 2018, un grupo de científicos finlandeses contratados por el secretario general de Naciones Unidas advirtió de que el actual sistema económico no puede afrontar las múltiples crisis sociales y ecológicas que se están desarrollando. A comienzos de este año, el vicepresidente de la mayor gestora de fondos del mundo, BlackRock, admitió que ante el cambio climático "tenemos que cambiar el capitalismo. Eso es lo que realmente está en juego".     Es, sin duda, un avance positivo que cada vez más personas relacionen nuestro sistema económico con la destrucción ecológica.       

 

                                            

 

                        La burbuja de bitcoin un año después: 570.000 millones evaporados

A finales de 2017 cada bitcoin alcanzaba los 17.000 euros, hoy su valor ha caído un 75%, su uso se ha reducido y las autoridades están empezando "cazar" proyectos que eran completamente fraudulentos
La burbuja de Bitcoin un año después: 570.000 millones evaporados

Entre el 15 y el 16 de diciembre de 2017, el precio de bitcoin tocó techo y se intercambiaba por un valor de 16.800 euros. Tras un año de subidas constantes, ver los números crecer dobles dígitos de forma diaria era una constante. La prensa económica y la tecnológica no eran capaces de explicar a los lectores qué ocurría. Docenas de expertos paseaban por las televisiones dando pronósticos y motivos, pero principalmente palos de ciego, sobre todo aquel caos.

Apenas un año después bitcoin se encamina a bajar de los 4.000 euros, más o menos la misma cifra que tenía en agosto de 2017, un mes veraniego en el que el precio de la criptomoneda duplicaba su valor sin despeinarse, cogiendo carrerilla para un otoño fulgurante. Para cuando acabó el año, la resaca dejó un rastro de inversores engañados. Un estudio cifró que el 80% de las ofertas iniciales de criptomoneda (ICO) fueron fraudulentos.      

 

 

 

                        

RESPONSABLE DE LA SECCIÓN ECONOMIA:  Gervais Constant   

30/11/2018

 n° 505

Frida Khalo