Ir a portada

La montaña de deudas privadas de las empresas estará en el corazón de la próxima crisis financiera

Eric Toussaint

                                                              

Ya se unieron todos los ingredientes de una nueva e importante crisis financiera internacional. Los dirigentes de los bancos centrales lo saben y también los dirigentes de instituciones como el FMI, la OCDE Y el Banco de Pagos Internacional (BPI). Por consiguiente, la prensa especializada le está dedicando numerosos artículos. Uno de los factores que dirigen la economíahacia una nueva crisis internacional de gran envergadura, es la enorme acumulación de deudas de las grandes empresasprivadas y la utilización que se hace de las mismas.      

 

                                             

 

                                             El ascenso de China a potencia mundial

Entrevista a Au Loong Yu. Viento Sur. #TITRE

Ashley Smith

El rápido ascenso de China como nuevo centro de acumulación de capital le ha llevado a entrar en conflicto creciente con EE UU. Ashley Smith, de International Socialist Review, ha entrevistado al activista y estudioso Au Loong Yu sobre la naturaleza de la transformación de China en una nueva potencia imperial y su impacto en el sistema mundial.

Uno de los fenómenos más importantes ocurridos en el sistema mundial en las últimas décadas ha sido el ascenso de China como nueva potencia global. ¿Cómo ha sucedido esto?

El ascenso de China es el resultado de una combinación de factores desde que optó por producir dentro del capitalismo mundial en los años ochenta. En primer lugar, en contraste con el bloque soviético, China encontró una manera de sacar provecho –en un irónico giro de la historia– de su legado colonial. Gran Bretaña controlaba Hong Kong hasta 1997, Portugal controlaba Macao hasta 1999 y EE UU sigue usando a Taiwán como protectorado       

 

    

 

                                                           El final del camino

 

                                   El final del camino (Imagen de redes sociales)

Por Howard Richards

Algunos lo llaman el paradigma dominante. Otros lo llaman capitalismo, o el sistema. Mi preferencia es llamarlo la sociedad de mercado y/o el sistema vigente. Immanuel Wallerstein lo llama el sistema-mundo moderno. También es llamado liberalismo, o modernidad. Sea lo que sea su nombre, no es sostenible. La humanidad está llegando al final de un camino. Lo que lo sigue puede ser peor o puede ser mejor. No puede ser igual.         

 

                                                

 

                                            Un síntoma del fracaso del sistema económico

Eduardo Ibarra Aguirre

La desigualdad en el ingreso siguió en aumento en 2016. Ocho magnates poseen una riqueza que equivale al ingreso de 3 600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad –también casi la mitad de la población del planeta que es de 7 500 millones de habitantes–, de acuerdo al reporte de la organización Oxfam, con motivo del Foro Económico Mundial que reúne en Davos, Suiza, a los dueños de la aldea global, sus empleados de élite y los gobernantes de muchos países.

"La súper concentración de riqueza sigue imparable. El crecimiento económico sólo beneficia a los que más tienen", concluye en el informe la confederación que actúa en más de 90 países y que fue fundada en Oxford, Inglaterra en 1942 para luchar contra el hambre.

La conclusión de los informantes está respaldada en el registro de tendencias que no son nuevas, son poco conocidas gracias a los éxitos intelectuales y propagandísticos de los que pujan por la defensa del modelo económico dominante como el mejor.         

 

                                            

 

                                      PropTech: los algoritmos que gentrifican tu ciudad

 

Por Yago Álvarez Barba

El sector inmobiliario está aplicando herramientas tecnológicas como el big data, algoritmos o machine learnig para apuntar a los barrios donde pueden maximizar sus beneficios

Si pensamos en la relación entre las nuevas tecnologías y la gentrificación seguramente lo primero que nos venga a la mente sea Airbnb. El capitalismo de plataforma aplicado al turismo mediante este tipo de plataformas de alquiler temporal ha sido uno de los factores que ha encarecido la vivienda en muchas ciudades, aunque no el único. Pero la tecnología y la acumulación de datos ha dado un paso adelante, cogidas de la mano del sector inmobiliario, para crear una nueva rama de herramientas y empresas tecnológicas bajo el nombre de PropTech.

La industria inmobiliaria no se podía quedar atrás. Los beneficios del sector que invierte en vivienda o en propiedades no son los mismos que en la época de la burbuja inmobiliaria. El desarrollo tecnológico en el uso de datos ha abierto nuevas oportunidades de segmentación y estudio de mercado para buscar la maximización de estos beneficios. Si hacerlo significa gentrificar la zona elegida, pues bienvenido sea.       

 

 

 

 

 

RESPONSABLE DE LA SECCIÓN ECONOMIA:  Gervais Constant   

30/04/2019

 n° 510

Frida Khalo