Ir a portada


Nueva crisis económica
                        La 'tormenta perfecta' que los 'gurús' atisban para anunciar otra crisis mundial

El retorno del estancamiento con inflación por las guerras comerciales; una deuda, soberana y privada, de 157 billones de dólares, el doble del PIB global; revalorización del dólar, que ha zarandeado el mercado de divisas; sacudidas de volatilidad bursátil y alta tensión en los mercados emergentes. Son algunos de los grandes nubarrones que detecta el FMI. Pero no los únicos ciclones en el horizonte, según los analistas.         

                                    

                                               

                                    ¿Es el decrecimiento económico una alternativa real?

¿El crecimiento económico es en realidad una trampa? ¿Persigue el sistema capitalista un falso santo grial que nos convierte a todos en seres infelices? ¿Es el consumismo un viaje a ninguna parte? Desde finales del siglo XX existe una corriente de pensamiento que no sólo cuestiona el papel protagonista del crecimiento económico, sino que además propone su sustitución nada menos que por su antagonista, el decrecimiento. Esta apuesta revolucionaria fue formulada por primera vez por el matemático y economista estadounidense Nicholas Georgescu-Roegen y sus estudios sobre bioeconomía pronto le valieron para ser reconocido mundialmente como el padre del decrecimiento económico.     La propuesta esencial del decrecimiento consiste en desterrar la idea de que el crecimiento económico anual es en sí mismo un objetivo positivo. Los defensores de esta teoría abogan por la disminución regular controlada de la producción económica, con el propósito de establecer una nueva relación de equilibrio entre los seres humanos y el planeta.

                             

 

                                                              Los errores del "post-anarquismo"
Publicado: 08 Octubre 2018 | Por: E. Voccia |

"Intentar reanimar el marxismo, el anarquismo o el sindicalismo revolucionario dotándolos de una inmortalidad ideológica, sería un obstáculo para el desarrollo de un importante movimiento radical. Se necesita una perspectiva totalmente revolucionaria que sepa afrontar de manera coherente los diferentes argumentos que puedan conducir a gran parte de la sociedad a oponerse de forma eficaz al sistema capitalista, un sistema que está en continua evolución y cambio".

Así escribía Murray Bookchin, pero su discurso no es particularmente original: sin ir muy atrás en el tiempo, al menos desde los años inmediatamente sucesivos a la caída del Muro de Berlín, se ha convertido en una especie de recurso literario invocado sobre todo por ex marxistas, pero también en el seno del llamado "post-anarquismo".   

                                                  

                                            

                                          Sobre la balcanización de Latinoamérica

Publicado por Alfredo Serrano Mancilla |

El nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, ha manifestado que no está dispuesto a seguir acudiendo a las rondas de negociaciones de la Alianza del Pacífico. Por su parte, Argentina ha solicitado la anulación de la decisión 32/00 del Mercosur que prohíbe a sus países miembros firmar nuevos acuerdos comerciales por sí solos. Si gana Bolsonaro, seguramente Brasil tomará el mismo camino: salirse de Mercosur. Y otro caso parecido es el de Ecuador, que ha abandonado hace muy poco el ALBA. No son situaciones aisladas. Se trata de un fenómeno cada vez más robusto que está teniendo lugar en Latinoamérica en esta nueva época. Cada quien abandona la vía de integrarse a través de un bloque y, por el contrario, transita hacia una nueva forma de relacionarse con el mundo: una suerte de "sálvese quien pueda", de modo individual.

Ha pasado una década desde que el mundo tambalease luego del crash financiero del 2008. Desde entonces, muchas cosas han cambiado en clave geoeconómica.      

                                            

 

Multinacionales
Cinco violaciones de derechos humanos por multinacionales europeas que hacen necesario un tratado vinculante

por Yago Álvarez

La multinacional Syngenta ha sido acusada de la muerte de más de 80 agricultores del algodón en la India. Foto: Syngentafoundation

Arranca la cuarta ronda de negociaciones para lograr un tratado vinculante sobre multinacionales y violaciones de derechos humanos. Organizaciones de todo el planeta denuncian la impunidad con la que estas empresas pueden evadir sus responsabilidades. Esta semana se celebra en Ginebra la cuarta sesión del grupo de trabajo intergubernamental encargado de elaborar un tratado vinculante sobre empresas transnacionales y derechos humanos. Más de 100 organizaciones internacionales, movimientos sociales y representantes gubernamentales se reúnen para negociar un acuerdo que aborde las lagunas en la legislación nacional e internacional y hacer frente así a las complejas estructuras jurídicas de las empresas transnacionales, con la intención de que las compañías matriz de las grandes multinacionales sean responsables de las violaciones a los derechos humanos que realizan sus empresas subsidiarias en todo el mundo.

 

 

 

                        

RESPONSABLE DE LA SECCIÓN Economía: Gervais Constant       

26/10/2018

 n° 504

Frida Khalo