Ir a portada

ARTE -CULTURA

Los tiempos van mutando, en algunos casos no como desearíamos. En otros vamos navegando como podemos, pero en todo caso sabiendo que nuestra intención es expandir, abrir, combinar, cruzar disciplinas, campos de pensamientos, conocimiento, información y crítica.
Es así que el nuevo formato de Alternativas ahora revista que editamos mensualmente, contará con un rubro Arte y Cultura. Entendemos que este es un aspecto de la vida social muy importante, que no solo está atravesado por los acontecimientos de la vida en sociedad, sino que constituye un espacio desde donde se nutre el conjunto de las culturas y el pensamiento en las distintas geografías.      

                                    

 

                                                       La delgada línea humana

La realidad nos rompe los ojos. El país se ha vuelto nuevamente un lugar deseado para vivir. Muchas son las razones, y más del dos por ciento de la población es migrante. La migración es un tema nacional e internacional y las artes visuales lo abordan de diversas maneras. En Montevideo hay varias propuestas para pensar este fenómeno contemporáneo.

Por Mariangela Giaimo

Sobre la temática se despliegan espacios de exhibición y creación, como el Museo de las Migraciones (MUMI), CasaMario -proyecto colectivo en el bajo de la Ciudad Vieja—, con su Jueves Migrantes, hasta el trabajo concreto de artistas.

                                             

 

                                          Jesusa Rodríguez y el arte de la protesta

La mujer, de especial y colorida presencia, decorada de pies a cabeza con ropa y tejidos de los pueblos originarios, se convirtió en la primera senadora lesbiana visible en el país de México

Actriz, dramaturga, directora de teatro, maestra, artista de performance, cantante, feminista, activista y abiertamente lesbiana.

Mujer-arte.

Ella es María de Jesús Rodríguez Ramírez, o mejor dicho Jesusa Rodríguez, quien hace resistencia de manera muy creativa hasta con su propio nombre.

"Cuando era niña, me dijeron que era autista. Entendí 'artista' y por eso dediqué mi vida a esto", ha dicho en varias ocasiones           

 

                                             

 

                              La poesía indígena no es casual, sino necesaria, dice Hubert Malina

Es vital para que mi pueblo se siga contando, porque no somos una cosa lineal, somos consecuencia de otros…, dice el poeta guerrerense y ganador el Premio de Literaturas Indígenas de América 2017

                           La poesía indígena no es casual,  sino necesaria, dice Hubert Malina | La Crónica de Hoy

Hubert Martínez Calleja, mejor conocido como Hubert Matiúwàa (Malinaltepec, 1986), es un escritor nacido en la región de la Montaña, en Guerrero. Originario de la cultura Mè`phàà, que en castellano se conoce como tlapaneco, Hubert ha publicado dos poemarios bilingües con los que ha ganado el Premio Cenzontle y recientemente el Premio de Literaturas Indígenas de América 2017. Egresado de la maestría en Estudios Latinoamericanos por la UNAM, Hubert habla en entrevista sobre la poesía como la forma en que su pueblo ha sobrevivido a la marginación y a la violencia que azota a su estado.       

                                            

 

                                                    Contra el futuro. Lo posible-impensado.

X Sandino Núñez

 En los últimos treinta años el neoliberalismo ha generalizado y globalizado la forma y la lógica abstracta de la empresa. Esa lógica ha ido infectando a los Estados, a los gobiernos, a la institución educativa, a las viejas relaciones sociales y políticas (¿no son acaso cuestiones empresariales, gerenciales o administrativas el objeto de una fiscalización burocrática incesante a los gobiernos y a los Estados, la persecución a cualquier violación de la axiomática económica —corrupción, mala gestión, actitud despreocupada con relación al déficit, etc.—, que cuando no logra tomar fuerza jurídica como para un impeachment, un golpe o una destitución, se cobra en las siguientes elecciones como pérdida de votos o dinero electoral?).   

 

                                             

 

                                                 Ani DiFranco, contadora de historias, bicho raro

Rafael Calero  

Desde la portada de su primer disco, grabado en 1990, una mujer de veinte años, con el pelo rapado al uno, miraba de soslayo a la cámara con unos ojazos hermosos y profundos, rebosantes de inteligencia y humanidad. Esa mujer, que respondía al nombre artístico de Ani DiFranco, pero cuyo nombre real era Angela María DiFranco, ha compuesto, desde entonces, cientos de canciones, ha tocado en miles de ciudades y ha grabado más de veinte —¡se dice pronto!— discos, además de unos cuantos tocando sus canciones en directo.       En su día a día, palabras como feminismo, autogestión, resistencia, anarquismo, compromiso o libertad son términos absolutamente coherentes con su manera de ser, estar y moverse en este mundo absurdo y corrompido hasta las raíces por esa enfermedad mortal llamada capitalismo.    

 

RESPONSABLE DE LA SECCIÓN CULTURA:            

28/12/2018

 n° 506

Frida Khalo