Ir a portada

 septiembre 11, 2018


                                                      La historia olvidada del anticolonialismo soviético
x Rohit Krishnan

 

                                                                    

En 1920, antes del segundo Congreso de la Internacional Comunista, Lenin distribuyó un borrador de sus tesis sobre "La cuestión de los pueblos colonizados y las minorías oprimidas". El resultado final de esto fue la inclusión en las "21 condiciones" para la integrar la Internacional Comunista. de una obligación de proporcionar "ayuda directa a los movimientos revolucionarios de las naciones dependientes y desfavorecidas y de las colonias". Aunque los marxistas a menudo lo citan como evidencia del compromiso bolchevique con el antiimperialismo, pocos recuerdan el papel de los activistas de las colonias en esa formulación .

Las tesis de Lenin tesis eran revisionistas en dos sentidos. En primer lugar, pone de lucha contra el imperialismo como una prioridad del movimiento, y supera el reduccionismo de clase y euro-centrista en varias cuestiones. En segundo lugar, contribuye a idea de la aristocracia obrera. Estas ideas, aunque no enteramente nuevas, estaban estrechamente vinculado con un indio delegado para el partido Comunista mexicano, MN Roy, la principal fuente de la presión sobre Lenin para ampliar su tesis.

La teoría marxista anterior a 1917 sostenía que la revolución se originaría en las naciones industriales de Europa occidental o en los Estados Unidos, con el proletariado industrial como principal fuerza revolucionaria. En 1920, la revolución socialista en Europa occidental que Lenin y otros marxistas habían esperado, o no se había materializado, o había sido sofocada, como en Alemania y Hungría. Rusia, donde la revolución había perdurado, era una nación agrícola con un lento desarrollo industrial. También era un territorio con extensas poblaciones de no rusos, muchos de los cuales habían estado bajo el dominio de Petrogrado en el siglo anterior. Durante los primeros años de la revolución, la cuestión de si Rusia necesitaba pasar por un período de gobierno capitalista liberal en oposición a una transición directa al socialismo había dividido a la izquierda. En 1920, muchos de los gobiernos liberal-nacionalistas que habían surgido en el Cácuaso, Extremo Oriente y Asia Central colapsaron bajo la presión cominada de los Rojos y los Blancos.

Mientras que el gobierno bolchevique impuso el socialismo por la fuerza, otras colonias y pueblos dominados del mundo estaban bajo el control de poderes que habían obstaculizado la participación política y el desarrollo. Los colonizadores habían elevado un estrato educado en los colonizados, a menudo las élites previas a la colonización. A pesar de esto, muchos habían llegado a desarrollar ideas de nacionalismo y formular críticas al gobierno extranjero. Dese posiciones de privilegio, estas figuras y sus partidos, fueron cautelosamente moderadas en cuanto a demandas y métodos.

Lenin y muchos otros influyentes socialistas europeos eran de la opinión de que en las colonias "prevalecían las relaciones feudales o patriarcales-tribales". Al mismo tiempo, pensaban que la burguesía colonial se oponía al imperialismo, en el sentido de que esta clase era, en se tiempo, la fuerza impulsora de la independencia política formal y el anticolonialismo. Las tesis de Lenin exigían que los comunistas permanecieran políticamente independientes, pero que colaboraran con los nacionalistas liberales burgueses. Roy se reunió con Lenin varias veces, después de que circulase el borrador de la tesis, y si bien la naturaleza exacta de estas reuniones no es conocida, Lenin consideró que las críticas de Roy eran suficientemente constructivas como para justificar una enmienda.

El principal desafío de Roy al borrador de Lenin era que la colaboración con la burguesía nacional sería contraproducente en la doble lucha por la emancipación en la que tendrían que involucrarse los pueblos colonizados, por no mencionar la lucha del "socialismo blanco". Roy era escéptico sobre la idea de que los nacionalistas burgueses actuarían como revolucionarios, y además si tenían éxito, someterían a los pueblos colonizados a una explotación continua, al tiempo que fortalecerían su posición política, amortiguando los esfuerzos de los socialistas de las colonias. Si bien la burguesía desempeñó un papel importante en los movimientos nacionalistas, esto no significaba que allanarían el camino para la liberación, ni actuarían para deconstruir la jerarquía intracolonial.

Roy argumentó que en lugar de la colaboración, los comunistas deberían intentar ponerse al frente y buscar activamente su propio liderazgo. Roy enfatizó aún más la necesidad de la lucha colonial y, en última instancia, racial. Los trabajadores blancos no solo podían enfrentarse ideológicamente con sus contrapartes colonizados, sino que también podían ser apaciguados mediante concesiones reformistas obtenidas como parte del botín colonial. Roy señaló en primer lugar, como reconocería Lenin, la importancia de la subordinación de las colonias a la metrópolis, en el crecimiento del capitalismo y los rápidos avances en las naciones industrializadas. Por lo tanto, los estados capitalistas se sentirían finalmente cómodos "sacrificando la plusvalía en el país de origen mientras continuasen en la posición de obtener enormes superganancias en las colonias", obstaculizando el trabajo de los camaradas occidentales.

En última instancia, muchos de los elementos más radicales de las tesis complementarias de Roy no fueron adoptados, muy principalmente su énfasis en la centralidad de la liberación colonial en la revolución mundial. Sin embargo, los cambios que se implementaron, la mayor importancia en la necesidad de que los partidos comunistas apoyen las luchas de liberación nacional, y el señalamiento de la ambigüedad en las relaciones entre los movimientos burgueses de liberación nacional y los comunistas, proporcionaron un gran impulso moral y político a los socialistas de color, y la base para el apoyo posterior de la URSS a las luchas de Mozambique a Vietnam. Al mismo tiempo, estableció el precedente que culminaría en el apoyo al Bloque Socialista, silenciando que esos regímenes que diezmasen a su izquierda revolucionaria.
-------------------------------------------------------------

Fuente: Links International Journal of Socialist Renewal tomado de Africa is a Country

 

Nota: Ya señalamos en publicaciones anteriores que MN Roy, que tuvo este tan destacado papel que este artículo rescata, era un revolucionario indio llegado a México desde EEUU que participó en la fundación del Partido Comunista de México y lo representó en el II Congreso de la Internacional Comunista (el primero de importancia real, el fundacional fue solamente un acto simbólico). Pero no sabía nada de México, como tampoco los bolcheviques. No le prestaron ninguna atención a la Revolución Mexicana ocurrida diez años antes que era la manifestación concreta, con todas sus contradicciones internas y sus límites, de ese nacionalismo burgués sobre el que especulaban. Roy viajó a Rusia con la ayuda del presidente de México, Venustiano Carranza (simpatizante de las ideas comunistas de Roy), que ya había dejado entrar tropas yanquis a México para perseguir a Pancho Villa, y un año antes había organizado el asesinato de Emiliano Zapata; el mismo Carranza fue muerto por una conspiración más a la derecha dos meses antes de ese Congreso. El movimiento obrero mexicano, en su mayor parte formado por inmigrantes anarcosindicalistas europeos, apoyó la represión de Carranza contra Villa y Zapata, asimilando a los campesinos mexicanos con los europeos "pequeñoburgueses", ignorando su verdadera condición de superexplotados semiesclavos, y fue en verdad un ejemplo de "socialismo blanco". El desarrollo posterior de la Internacional Comunista bajo el estalinismo, pero también en parte en los breves años bajo Lenin, estuvieron impregnados por esa confianza en el carácter "progresista" de la burguesía en los países coloniales y dependientes. Por una crítica a la primer visión eurocéntrica de Lenin, ver Carlos Quijano

Notas relacionadas:

Paréntesis en tema Rodney. Por las ramas asiáticas ot.com/2018
El Comintern y Asia 1919-25
Deben los comunistas aliarse al nacionalismo revolucionario?
Frutos y peligros del 'bloque interno'
La Liga contra el Imperialismo (1927-37): un primer intento de unidad anticolonial mundial


                            

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 503

28/09/2018

Frida Khalo