Ir a portada
 

Investigadores de la ONU dicen que el gobierno haitiano aprobó la masacre que dejó docenas de muertos

25/06/2019

Imagen InformePor Jacqueline Charles, Miami Herald (TNS), Jun 21, 2019 – Una investigación de derechos humanos de la ONU sobre la masacre de noviembre en un barrio pobre de Haití está señalando con el dedo al gobierno haitiano y planteando preguntas sobre la investigación de antecedentes de la fuerza policial del país entrenada por la ONU.

La investigación sobre los dos días de terror en el barrio La Saline de Puerto Príncipe confirmó que al menos 26 personas fueron asesinadas, algunas con hachas o machetes, la mayoría por disparos de arma de fuego, y que sus cuerpos fueron llevados en carretillas y arrojados en lugares que no se conocen. Los investigadores dijeron que al menos una docena de personas siguen desaparecidas.

La masacre, dijo la ONU, "suscita muchas preocupaciones sobre los abusos de los derechos humanos contra los residentes de La Saline y la supuesta participación de agentes (de la Policía Nacional de Haití) y funcionarios estatales".

Las víctimas tenían entre 10 meses y 72 años de edad, y hubo al menos dos violaciones colectivas, incluida la de una joven de 17 años.

El informe fue elaborado por la Misión de las Naciones Unidas de Apoyo a la Justicia en Haití y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Las entrevistas fueron realizadas por el servicio de derechos humanos de la misión.

Los investigadores señalaron que los funcionarios del gobierno de Haití han expresado "reservas sobre las cifras dadas en términos del número de muertes reportadas después del ataque de las pandillas". El jefe de la oficina del Inspector General de la Policía Nacional de Haití, Ralph Stanley Jean Brice, también discrepó con algunas de sus conclusiones.

"No hubo oficiales de policía involucrados", dijo Brice al Miami Herald. "Tenías dos ex oficiales que habían sido despedidos y no había unidades de la policía involucradas."

Brice dijo que la policía llevó a cabo dos investigaciones sobre la masacre, y una tercera sobre por qué la policía no intervino -una crítica planteada por investigadores de la ONU- está en curso. Pero lo que los agentes han encontrado, dijo, es que no había un tercer oficial de policía, señaló en el informe de la ONU, y que la masacre comenzó mucho después del anochecer del 13 de noviembre, y no a las 3 p.m., como dijeron los investigadores.

"Estaba oscuro. Hubo un apagón en La Saline y los agentes no quisieron entrar en esas circunstancias", dijo, señalando que no hubo operaciones policiales en la comunidad. "Además, no teníamos suficiente gente o equipo para detenerlo."

Aunque las estimaciones sobre el número de muertes y el momento de la masacre varían, las conclusiones de los investigadores sobre cómo se desarrolló el incidente son similares a las reveladas en los informes de dos organizaciones de derechos humanos de Haití y de la Policía Nacional de Haití, que sugirieron que más de 70 personas deberían ser arrestadas por los "actos reprensibles".

El informe, solicitado por el Consejo de Seguridad de la ONU, llega cuando la ONU se prepara para terminar su misión de mantenimiento de la paz en Haití en octubre después de 15 años y el país ve una recurrencia en la violencia mortal de las pandillas y está atravesando una crisis política. Partidos de oposición, grupos de ciudadanos y líderes empresariales y religiosos exigen la renuncia del presidente haitiano Jovenel Moise tras su implicación en un escándalo de corrupción que involucra el mal manejo de miles de millones de dólares en ahorros del programa petrolero PetroCaribe. Moïse ha declarado su inocencia y ha dicho que no renunciará.

El viernes, el Consejo Superior del Poder Judicial de Haití se convirtió en el último en comentar sobre las recurrentes protestas violentas y la ira que azota al país. En una carta firmada por cuatro de sus seis jueces, el Consejo Superior de Jueces y Fiscales hizo un llamamiento a Moise para que "haga un análisis profundo de la gravedad de la situación" y actúe en el interés de la nación. Los miembros del Consejo forman parte de la Corte Suprema del país.

Investigadores de la ONU dicen que al menos cinco bandas armadas que luchan por el control de La Saline y disfrazadas de fuerzas especializadas de la policía haitiana, llevaron a cabo el ataque "bien planeado" el 13 y 14 de noviembre contra los residentes de La Saline, quienes fueron "presuntamente blancos por causa de una supuesta afiliación a bandas armadas enfrentadas".

Los testigos dijeron a los investigadores que después de que las pandillas tomaron el control del área, llegó el representante del presidente para la región oeste, Richard Duplan. El informe dice que se le unieron tres oficiales de policía convertidos en líderes de pandillas, Jimmy Cherizier, alias Barbacoa; Gregory Antoine, alias Ti-Greg y Gustave, alias Chupit. Según afirman, Duplan entonces se dirigió a los líderes de la pandilla y dijo en criollo: "Nou touye twop moun, se pa misyon sa yo te bay nou" (Mataron a demasiada gente, esa no era tu misión.).

"Las acusaciones contra el Delegado Departamental de Occidente -si son probadas- indicarían que este funcionario estaba al tanto de la preparación del ataque, y que estaba directamente relacionado con los miembros de la pandilla con los que interactuó durante el ataque, la ejecución de la operación, con la ayuda de los oficiales de policía antes mencionados", dijeron los investigadores de la ONU sobre Duplan. "Las acusaciones plantean la posibilidad de una complicidad entre las pandillas y las autoridades estatales."

De las 70 personas a las que la policía sugirió que se responsabilizaran por la violencia, el fiscal jefe del gobierno sólo ha presentado denuncias penales contra 14 de ellas. De ellos, 11 se encuentran actualmente en prisión en Haití en espera de juicio por cargos de asesinato, robo a mano armada, conspiración criminal, posesión ilegal de armas de fuego e incendio provocado. Duplan no está entre ellos.

Los investigadores de la ONU afirman que la falta de intervención de la policía durante el ataque, que duró varias horas, permitió a los atacantes actuar con impunidad "y contribuyó al altísimo número de víctimas".

El hecho de que dos oficiales de policía que ya habían sido investigados por la policía interna por violaciones de derechos humanos previas se encuentren entre los perpetradores plantea "serias preocupaciones acerca de la investigación de antecedentes de las fuerzas de seguridad y la capacidad del sistema de justicia para tomar medidas contra los responsables de violaciones de derechos humanos", dijo la ONU.

"La presunta presencia del delegado departamental y de agentes de la Policía Nacional de Haití sugiere una posible implicación de estos representantes del Estado en los hechos", agregaron los investigadores.

Para lanzar sus ataques, según dijeron los investigadores, los miembros de la banda se vistieron como oficiales de policía de BOID, una unidad especializada de la Policía Nacional de Haití. La unidad fue creada en 2015 por el ex presidente Michel Martelly a pesar de las objeciones de la misión de la ONU en Haití y de la Embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe, que temían que se convirtiera en una fuerza rebelde.

La ONU considera que la mayoría de los 15.000 oficiales que sirven en la Policía Nacional de Haití respetan la ley y sirven a los 11 millones de ciudadanos del país. Sin embargo, se han planteado numerosas preocupaciones sobre violaciones de los derechos humanos en relación con la unidad BOID y las unidades especializadas del Palacio Nacional, que están bajo el control del palacio presidencial.

La cuestión de quién es y quién no es policía se planteó días después del ataque a La Saline, cuando los haitianos denunciaron a hombres encapuchados vestidos con uniformes negros durante una protesta del 18 de noviembre. Los hombres portaban ametralladoras M60 y vagaban por la capital a bordo de camionetas de los guardias del Palacio Nacional, cubiertas con pintura de camuflaje y equipadas con ametralladoras.

El jefe de la Policía de Haití, Michel-Ange Gedeon, se distanció públicamente de la unidad de guardia del Palacio Nacional, diciendo que no está bajo su control y que no tenía autoridad para desplegarse durante las protestas.

Las revelaciones del informe de la ONU muestran la fragilidad de la Policía Nacional de Haití y su vulnerabilidad a la infiltración y la politización, justo cuando el Consejo de Seguridad de la ONU se prepara para cerrar su misión de mantenimiento de la paz. El organismo mundial, Estados Unidos y Canadá han invertido millones de dólares en la reconstrucción de la fuerza policial desde que la ONU regresó a Haití en 2004 en medio de un sangriento golpe de estado.

———

©2019 Miami Herald

https://www.heraldmailmedia.com/news/nation/un-investigators-say-haitian-government-condoned-massacre-that-left-dozens/article_9ae94a47-a990-5847-b205-9020b74f6bb5.html

Traducción Diálogo 2000, para haitinominustah.info

 


                            

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 512

30/06/2019

Frida Khalo