Ir a portada
 

                                                                                     "Soldado amigo" ¡cuento chino!

>Una opinión personal

De  F. Moyano

"¡Como odio tener razón!" - John McLane (Bruce Willis) en "Duro de matar II"

 

Lo que escribí sobre el proyecto de impuesto a las jubilaciones militares y el voto contrario de la Unidad Popular en el Parlamento ha motivado varios comentarios. Me interesa profundizar en la discusión del tema, y ver los argumentos dados en distintas instancias en la UP (no Rubio, que no argumentó nada salvo unos pocos subterfugios sin sentido). 

Antes, quiero subrayar algo que dije en esa nota. Este voto de la UP no es un error menor. Nada que signifique concesiones a los militares puede serlo en la coyuntura que vivimos.

Esto es lo que dije:

"Ni bien fracasa este proyecto de impuesto a las jubilaciones militares sale Manini Ríos con las ínfulas renovadas de su discurso fascista. Esa es la primera consecuencia del voto de Rubio. Ya hemos visto el panorama de Brasil, que fue la avanzada del militarismo en el continente hace 50 años. Las condiciones están dadas para que esto se repita. Y aunque no ocurriese, los militares se van a ofrecer para la tarea. Eso es lo que están haciendo".

Y al día siguiente Temer ordenó al ejército actuar contra la huelga de camioneros. 

Los argumentos que maneja la UP en este tema, y en parte los que se manejan dentro de su discusión interna, se conocen por artículos de prensa, intervenciones en la radio, en actos públicos, resoluciones de sus organismos, etc. Mi percepción es la de alguien de fuera de la UP, y puedo estar equivocado. ¡OJALÁ!

Por lo que veo, más allá de matices, y simplificando, los argumentos pueden resumirse en tres:

  1. Necesitamos a las FFAA armadas para defensa ante agresiones imperialistas.
  2. No puede hacerse una revolución sin ganarse al ejército.
  3. Lo soldados son parte de la clase trabajadora.

Como dije, lo que menos me importa aquí es pegarle a la UP. Por supuesto que a los militares sí, porque son parte del enemigo. En realidad, esos argumentos son completamente absurdos, no valdría la pena referirse a ellos si no fuese precisamente por el respeto que merece el proyecto político de la UP.

Que el título de esta nota no se malinterprete. Hay que prestar suma atención a la experiencia de las revoluciones, una es Revolución China. Le da la razón a lo que aquí decimos, y los trabajos de Mao Zedong, más.

Voy a comenzar por el tercero de estos argumentos porque es especialmente indignante. Es difícil que en esto haya unanimidad en la UP, pero es muy importante discutirlo..

Es curioso que la palabra "proletario" venga de un hecho militar, la reforma de Cayo Mario en Roma, 100 a.c. Hasta entonces solamente los propietarios de tierras u otros bienes podían formar parte del ejército. Claro está, porque era el ejército de las clases propietarias, como son los ejércitos como el nuestro. Pero a ese ejército le costaba cada vez más ganar las guerras en las que se metía Roma (lo que le pasaría al nuestro... lo veremos luego). Cayo Mario decidió reclutar legionarios en la clase de los desposeídos, los que no tienen ninguna propiedad. Los ricos podían evadir el reclutamiento pagando un impuesto de exención. Los que no tenían nada y solamente tenían su "prole", para no ir al ejército entregaban a alguno de sus hijos. Los reclutados en la clase de desposeídos recibían un pago, la "soldata", de donde viene "sueldo".

Eso es el soldado, el proletario desclasado, secuestrado de su clase para servir a la clase enemiga, por una paga.

Y no es cosa de la antigua Roma. Hoy en el Congo secuestran niños para convertirlos en soldados. Así es siempre en todos lados, sea por la fuerza directa, forzado por la ley, o por la pobreza, el soldado es el secuestrado de la clase de los desposeídos, puesto al servicio de los que oprimen a esa clase.

¿Son los soldados de nuestro ejército miembros de nuestra clase trabajadora? Muy trabajadores no son, ya lo sabemos. A veces si trabajan, como cuando salen a recoger basura para quebrar una huelga de trabajadores.

Es la lucha de clases lo que define las clases. Pero esa lucha existe en el contexto de ciertas relaciones de producción dadas en una etapa histórica. Por eso generalmente al hablar de clases se empieza por ahí. A veces eso cae como un "ladrillazo teórico". Es por el desprestigio actual de la teoría marxista, debido a las tergiversaciones oportunistas. Aquí tenemos un ejemplo.

¿Cuál es la "clase trabajadora" en el capitalismo. Dentro de los trabajadores asalariados hay distintas categorías. Todos venden su fuerza de trabajo por un salario pero hacen cosas diferentes. "Los obreros industriales modernos, los proletarios" son los trabajadores asalariados que producen un valor.  El modo de producción capitalista se basa en que el valor que produce la fuerza de trabajo del trabajador es mayor que el valor necesario para sostener al trabajador. 

¿Y cómo se sostiene la vida del trabajador? Por los bienes y servicios que cubren sus necesidades. Esos bienes y servicios son valores de uso en tanto cubren las necesidades del trabajador, y valores de cambio en tanto el trabajador los compra con su salario y así determinan el monto de ese salario. En el capitalismo, esos valores de uso se producen dentro de las relaciones de producción que lo caracterizan: una clase de propietarios de los medios de producción y una clase de desposeídos que vende su fuerza de trabajo. El producto de su trabajo son los valores de uso que se realizan en el mercado como valores de cambio porque cubren necesidades, de una forma u otra.

"Clase trabajadora" es la forma en que nosotros, en nuestro medio, acostumbramos a llamar a la clase de los proletarios, porque comprende otras formas de trabajo explotado además del trabajo industrial, presentes en nuestra formación social.Ese es el significado que tiene ese término entre nosotros. La clase trabajadora es la todos esos trabajadores, los explotados que producen bienes que cubren las necesidades sociales. Hay otros.

¿Un gerente en una empresa capitalista? Trabaja por un sueldo. Su trabajo consiste en organizar (de una forma u otra) el trabajo de quienes producen el valor en esa empresa capitalista, es un servicio que presta al capitalista, que éste necesita para explotar la fuerza de trabajo. Recibe un pago por su trabajo, pero no el mismo pago que los demás, no la simple cobertura de las necesidades de subsistencia, hay un plus que le permite acceder a bienes suntuarios, y eventualmente acumular dinero que puede permitirle convertirse en capitalista, o participar de las ganancias. ¿De dónde sale esa paga? Del plusvalor que obtiene el capitalista de explotar a los otros trabajadores. Es una fracción de ese plusvalor. Es un trabajador a sueldo pero no es parte de la clase trabajadora. Por eso decimos que es la lucha de clases la que define las clases, porque es lo que define el sentido de las relaciones de producción.

¿Y el soldado? Obviamente gana -como el proletario- el monto para cubrir los bienes para su subsistencia (y la subsistencia de su "prole") y nada más, e incluso menos, ya que el ejército lo provee de cierta parte de los bienes de subsistencia en tanto esté en servicio, incluso para su familia. Pero ¿qué produce el soldado?

Hay trabajadores que no producen valores de cambio, cosas que se compran y se vendan como mercancías, pero si valores de uso, bienes y servicios socialmente necesarios (aunque en ese caso no se venden ni se compran). No hay que buscar mucho, el recolector de residuos que a veces es sustituido por el soldado haciendo de rompehuelgas, produce con su trabajo un servicio socialmente necesario. Nadie lo compra como mercancía porque el Estado (en este caso la Intendencia) lo brinda gratuitamente a los habitantes. No por eso carece de valor social. El recolector de residuos forma parte de la clase trabajadora. Si el Estado brindase gratuitamente energía eléctrica a todos, la condición de los trabajadores de UTE sería la misma; la masa de trabajadores (diversificada en varias categorías) produce un bien que cubre una necesidad social, y una elite gerencial organiza la explotación de los demás.

¿Y el soldado que sale a recoger residuos durante una huelga de recolectores? El rompehuelgas profesional es un trabajador, pero no es parte de la clase trabajadora sino parte de sus enemigos. Por eso decimos que es la lucha de clases, en el contexto de las relaciones de producción, lo que define las clases, y no las relaciones de producción como hecho económico "puro". Por eso Marx habla de economía política.

Pero aún desde un chato economicismo es evidente que el soldado no produce un "bien de uso" que cubra necesidades sociales. 

La economista Joan Robinson hizo un esquema muy simple para explicar el concepto de Marx. Supongamos que el capitalista le pague al trabajador, no en dinero que se corresponda con bienes de uso, sino directamente con una parte de los bienes de uso que el trabajador produce (en su ejemplo, granos de trigo cultivados en esa hacienda de los cuales el trabajador come), y se queda con la otra parte de ese producto. De ella saca el propietario una parte para pagar (y son palabras de Joan Robinson, no mías) "al soldado, al cura y la prostituta". Desde que se escribió esto (1941) las cosas han cambiado y hay quienes piensan que hay que sacar a la prostituta de tan denigrante compañía, consideran que produce algo que atiende una necesidad. Pero los otros, los encargados de disciplinar al trabajador por las buenas o por las malas, siguen allí. ¿Para qué existe el trabajo del soldado? ¿Qué función cumple?

"Defender la Patria" es lo que dicen. Podemos considerar eso de dos maneras.

A nivel general tenemos que decir que la "Patria" es el Estado capitalista que organiza la explotación de los trabajadores, lo demás es cuento chino, o mejor dicho cuento burgués. El cuento es que el ejército defiende a los trabajadores de ese país de la agresión de burgueses de otros países que construyeron sus ejércitos reclutando soldados de "su" clase trabajadora (haciéndoles el mismo cuento). Lo inconcebible es que haya gente de izquierda y "marxistas" que repitan ese cuento, algo modificado. Después veremos eso, pero hay algo muy claro: en una sociedad de clases todo ejército es siempre un ejército de clase. El ejército de la burguesía lo es aun teniendo en filas "hijos" del proletariado, todos los ejércitos burgueses son así, según el formato inaugurado por Cayo Mario. Si hay un ejército proletario será para destruir el Estado burgués, no para defenderlo.

Pero hay otra manera de ver esto, en concreto, el caso particular de Uruguay y nuestras fuerzas armadas. Como bien se sabe la discusión sobre qué, cómo y cuándo defenderían un territorio estas fuerzas armadas es puramente teórica, no pueden defender nada. Tampoco lo pretenden, y nadie lo pretende de ellos. No vale la pena detenernos en eso.

El tema es ¿para qué sirven entonces estas fuerzas armadas, si no sirven para defender al país de agresiones de otros países? Esto es lo que dicen sobre el tema las mejores cabezas pensantes que el país ha tenido:

Son características estructurales de estas fuerzas armadas. No pueden suprimirse sin modificar la relación de clases de nuestra sociedad, que es su base.  Clases polares relativamente débiles es una característica de nuestra formación social, eso modela el modo de dominación y los roles de cada actor.

Pero la época de la cierta holgura para Uruguay en las relaciones de dependencia, se termina. La carga del aparato militar hipertrofiado es cada vez menos soportable, las vacas flacas aguantas menos que las gordas. Y surgen las tensiones políticas en el tema militar.

La incapacidad de todo el sistema político de encontrar una forma de hacer sostenible el sistema de jubilaciones militares surge de que el régimen de dominación no puede prescindir del aparato militar, y al mismo tiempo de las contradicciones estructurales de ese aparato. En esas condiciones tiende a ser muy difícil modificar nada.

Nuestro país no tiene servicio militar obligatorio. El que se mete a militar es porque quiere, por supuesto que eso puede ocurrir por situaciones difíciles. También lo pueden llevar al delito, la droga, la prostitución. Como dijimos antes, el caso de la prostituta es discutido pero ¿el narco, el sicario? ¿Son parte de la clase trabajadora? Volvamos al soldado.

Siendo menos atractiva la carrera militar hay menos reclutamiento, menos efectivos en actividad, menos recaudación de aportes, y mayor carga relativa de los pasivos. Por eso el déficit es creciente. Pero aumentar los sueldos de la tropa o el número de efectivos es imposible, por el contrario se habla de reducirlos, aunque la reducción lo acercaría  al punto crítico en que un ejército deja de tener sentido. Se habla (y se habla y se habla pero nada más) de modernizar, profesionalizar, etc, pero es imposible sin inversión, que sería una inversión sin rédito alguno. Por otro lado cortar las jubilaciones militares es aumentar el "ruido de sables" y con eso la inestabilidad política, justo en un momento de dificultades crecientes en la gestión del sistema. Extender la edad de retiro iguala con los otros trabajadores pero no canbia nada salvo el lugar formal del agujero, cobrar sueldo de los 20 a los 40 y jubilación de los 40  a los 80 sale lo mismo, casi, que trabajar de los 20 a los 60 y luego jubilación al 100% del sueldo. Baja el déficit de la caja y aumenta el presupuesto de "defensa". Esta estupidez sirve para  desnudar la gran estupidez ya que se jubila al soldado de joven porque el viejo no sirve para pelear una guerra, pero como se sabe que nunca vs a pelear nada...

Es como hallar la cuadratura del círculo

Se intentó un paliativo haciendo que estas fuerzas armadas prestasen servicios para un "socio" que compartiese los costos: Naciones Unidas. Duró un tiempo, y fracasó, el ejército mercenario va quedando sin clientes exteriores, y el problema se recrudece.

Una verdadera fuerza de izquierda debería plantear las cosas en sus justos términos. Las fuerzas armadas no le sirven para nada al pueblo. Y el trabajo político que se haga depende de las condiciones concretas. No se pueden trasplantar las condiciones del ejército de la Rusia zarista a éste. Pero se pueden aprender lecciones de las experiencias de Rusia, China, Cuba.

Decir que estas fuerzas armadas son una "herencia de la dictadura" es como decir que el huevo es una herencia de la gallina.

Fernando Moyano
                            

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 500

29/06/2018

Frida Khalo