Ir a portada
 

                          Žižek y el populismo. Los chalecos amarillos y un intelectual lacaniano

enero 11, 2019
   Boris Kagarlitsky

El movimiento de los "chalecos amarillos" desconcertó no solo a los círculos gobernantes de Francia, sino también a los intelectuales de izquierda en toda Europa. Esto, sin embargo, eso mismo le ha sucedido a todos los movimientos revolucionarios serios en más de cien años. No hay una sola revolución exitosa que dejara conformes a los intelectuales. Y el hecho de que lo mismo esté sucediendo ahora con los "chalecos amarillos" puede considerarse una prueba seria de que se trata realmente de eventos significativos que realmente cambian la vida de la sociedad. No solo en Francia, sino en toda Europa.

Los intelectuales reaccionaron ante los "chalecos amarillos" con simpatía y, al mismo tiempo, escépticos, condescendientes o indulgentemente irónicos. Dicen que los ciudadanos, por supuesto, tienen razón para protestar, pero sus demandas son ambiguas, las perspectivas de su victoria no son obvias y sus opiniones son contradictorias. Y lo más importante, casi todos los analistas declaran unánimemente que el programa, formulado espontáneamente por el movimiento, es impracticable.

Un ejemplo típico de esta crítica es el artículo de Slavoj Zižek, publicado por Russia Toda y. Zizek ve en los discursos de las masas francesas un síntoma incondicional de una crisis sistémica, pero luego repite todas las tesis sobre el fracaso del programa del movimiento presentado por los ideólogos de la clase dominante. El intelectual esloveno ve la solución al problema en el surgimiento de una burocracia socialista salvadora (¿del tipo soviético o escandinavo?). Sin embargo, no está claro quién creará esta burocracia, cómo y por qué expresará los intereses de la sociedad y los trabajadores.

Inmediatamente llama la atención que al acusar a los "chalecos amarillos" de incoherecia e inconsistencia, el filósofo mismo se contradice a cada paso, literalmente. El argumento de que las demandas de los manifestantes son impracticables "dentro del marco de este sistema" es una abstracción muy típica para los intelectuales. Ve el sistema como algo completamente integral e inmutable, y por lo tanto cualquier requisito que contradiga su estado actual se declara deliberadamente poco realista. En su condena habla de populismo, por lo tanto pone en tela de juicio cualquier demanda y necesidad elemental de las masas.

Incluso si aceptamos la tesis de Zizek sobre la impracticabilidad de las demandas de los manifestantes "dentro del sistema", la pregunta sigue siendo: ¿quién y cómo reemplazará este sistema? ¿Esa misma burocracia ilustrada que, según la propia admisión del filósofo, todavía existe solo en su imaginación?

La tesis de la necesidad de cambiar el sistema, todo a la vez, parece extremadamente radical, pero es políticamente nula. Después de todo, cualquier cambio en el sistema consiste en docenas, y tal vez incluso cientos de pasos y medidas concretas que simplemente no se pueden llevar a cabo de forma simultánea. Además, casi todas las transformaciones serias se hacen en varios pasos. La transición de una etapa a otra en las condiciones de una revolución puede ser extremadamente corta, pero sin embargo, sin dar el primer paso, es imposible dar el segundo. Por lo tanto, la creación de un sistema integrado de planificación democrática es imposible sin establecer el control sobre las "alturas dominantes" en la economía, ni realizar inversiones sociales a gran escala sin reformar las instituciones estatales y transformar la legislación financiera. O mejor dicho, Algunos pasos en esta dirección también pueden tomarse a un "ritmo acelerado", pero debemos entender que no serán muy efectivos hasta que se acumule una masa crítica de cambios institucionales (es por eso que las reformas y revoluciones, incluso si en última instancia hacen avanzar a la sociedad, al principio, van acompañados de una carga de costos, resultados ambiguos y, a menudo, un deterioro objetivo de la situación). Lo principal es que cualquier medida transformadora, cualquier paso para cambiar la sociedad y el estado pueden (y serán) considerados al principio como parciales, insuficientes, reformistas, etc. Una verdadera comprensión de su significado es posible solo en el contexto de todo el proceso.

Ahora, de vuelta a los "chalecos amarillos" ¿Qué es la "irrealidad" de sus requerimientos? Sí, Zizek hace una importante reserva de que estos requisitos no se pueden realizar solo en el marco de este sistema. Pero incluso aquí está absolutamente equivocado. La mayor parte de lo que demandan los insurgentes ya se había implementado en el marco del capitalismo occidental, pero luego se canceló después de la victoria de los neoliberales. En otras palabras, solo están tratando de recuperar las posiciones y conquistas de la clase trabajadora que se han perdido en los últimos 30 años. No hace falta decir que no será posible regresar en los años 60-70 del siglo XX, y el trabajo práctico sobre la restauración del estado de bienestar tendrá éxito solo en la medida en que genere nuevas formas y nuevas oportunidades de desarrollo. Pero en este caso estamos hablando de otra cosa: la tesis sobre la imposibilidad fundamental de las reformas sociales bajo el capitalismo simplemente no corresponde a la realidad.

El único ejemplo que Zizek da en apoyo de su tesis sobre reclamos contradictorios de los "chalecos amarillos" es que es imposible bajar los impuestos  de los trabajadores y a la vez aumentar el presupuesto en educación, salud, servicios sociales, etc. Es característico que esta tesis haya sido presentada por los expertos neoliberales, y en última instancia, se reduce a la famosa fórmula "no hay dinero, y hay que aguantar".

De hecho, hay muchas maneras de obtener dinero para las necesidades sociales sin quitar el dinero a los trabajadores con impuestos. Se pueden crear empresas estatales efectivas y recibir y dirigir sus ganancias al presupuesto, se puede imponer impuestos adicionales a las corporaciones más grandes, o eliminar al menos algunos de los muchos beneficios que se les han otorgado en casi todos los países durante la última década. Se pueden reducir los privilegios de la alta burocracia y dejar de gastar recursos en proyectos "prestigiosos" sin sentido, pueden reducirse los costos de mantener un aparato represivo, o tomar medidas contra la corrupción. Es posible estimular el crecimiento económico y aumentar los salarios de tal manera que incluso con una disminución en el nivel de impuestos, la cantidad total de ingresos recaudados por el presupuesto aumentará. En definitiva, se puede.

Repitiendo detrás de los apologistas de la clase dominante las mismas palabras sobre la impracticabilidad de las demandas de los trabajadores, Zizek no se da cuenta de que lo peor, lo más peligroso en el levantamiento de los "chalecos amarillos" para la élite, es simplemente que todos estos requisitos están perfectamente al alcance y son técnicamente factibles ahora, incluso dentro de la economía capitalista actual. Simplemente contradicen los intereses de la élite gobernante. En otras palabras, la cuestión no es la viabilidad del programa de la revuelta, sino las contradicciones de clase orgánicamente propias del capitalismo. Y cualquier progreso social dentro del marco de este sistema siempre se ha logrado precisamente debido a la presión masiva de las clases más bajas sobre los líderes gobernantes, quienes una y otra vez se vieron obligados a hacer concesiones a las gentes indignadas.

Lo mismo se aplica a la supuesta ", yinconsistencia" del programa "chalecos amarillos". Sí, por supuesto, sus requisitos son algo contradictorios. Pero esto no solo no significa que sean impracticables, sino que más bien sugiere lo contrario. Un programa socioeconómico y político completamente consistente y absolutamente no contradictorio puede existir solo en la mente de un ideólogo, y aún así, si éste no está consciente de la existencia de contradicciones objetivas dentro del proceso socio-histórico o estructura social. Por lo tanto, el movimiento de masas que es capaz de movilizar a la abrumadora mayoría de la gente, incluye varios grupos sociales y de una forma u otra toman en cuenta sus intereses, que están lejos de ser homogéneos. Todos los movimientos que realmente cambiaron la sociedad fueron populistas.

Un programa "no contradictorio" impecable, por definición, nunca se implementará, porque nunca obtendrá el apoyo de la mayoría. Incluso si un sabio dictador lo impone desde arriba, todavía tendrá que hacer concesiones a la realidad, dados los intereses públicos contradictorios y la necesidad de mantener el apoyo de una masa suficientemente grande de sus súbditos

Al mismo tiempo, la naturaleza contradictoria de las demandas de los "chalecos amarillos" también se exagera deliberadamente por la propaganda de los que están en el poder. Desde el punto de vista de la izquierda, la propuesta de dividir a los bancos líderes parece bastante dudosa. Los economistas de inclinación marxista o keynesiana de izquierda ciertamente dirán que, desde el punto de vista de los intereses de la sociedad, sería mucho más razonable nacionalizar las instituciones financieras más grandes y subordinarlas al control público. Pero en primer lugar, esta propuesta no solo es bastante factible, sino que de ninguna manera contradice la lógica del mercado. Y en segundo lugar, incluso si se implementa, no sucederá nada terrible. Además, la situación seguirá siendo sustancialmente mejor que ahora, ya que la desagregación de los bancos llevará a un debilitamiento de su poder político y socavará el control del capital financiero sobre las políticas gubernamentales.

¿Significa todo esto que Zizek se equivoca al hablar de una crisis sistémica? De ninguna manera. El movimiento de los "chalecos amarillos" realmente refleja el hecho de que el sistema ha llegado a un cierto punto crítico. Pero la transición de una sociedad a una nueva ocurre a través de discursos tan "contradictorios" de la gente, que los historiadores lo han llamado revolución durante trescientos años. Si los "chalecos amarillos" ganan, si sus demandas se cumplen en general (y nunca se ejecuta un solo programa al cien por ciento, especialmente todo al mismo tiempo), esto no conducirá a la abolición del capitalismo. Pero esto, por un lado, cambiará radicalmente el equilibrio de las fuerzas de clase en la sociedad, y por otro lado, generará nuevos intereses y demandas sociales, que crecerán a partir de la nueva situación y las oportunidades que se abren sobre esta base.

De hecho, estamos tratando con una especie de "programa de transición" (usando el término de León Trotsky), con la única diferencia de que no fue formulado por intelectuales y políticos, sino espontáneamente por las propias masas.

Uno puede ser crítico con los movimientos espontáneos, acompañados por inevitables excesos y errores, pero tenemos que admitir que en condiciones de completa bancarrota de la comunidad política e intelectual de izquierda, las masas simplemente no tienen otra opción que tomar su destino en sus propias manos. En otras palabras, la política espontánea de las masas es mejor que el oportunismo de los políticos y el narcisismo de los intelectuales.

No es sorprendente que para los intelectuales de izquierda, incluidos los mejores (incluido Slavoj Zizek), este desarrollo sea inesperado y desagradable. Los intelectuales pueden criticar arbitrariamente a los políticos, colocándose por encima de ellos, pero en cierto momento descubren que su integridad y la profundidad de sus declaraciones no les dan ninguna carta de triunfo ante a las masas. Y la posición de los intelectuales públicos resulta aún peor que la de los especialistas académicos. Estos últimos, al menos, no esperan que la gente acepte su punto de vista y los llame como nuevos líderes. Por el contrario, los intelectuales públicos confunden sinceramente el éxito en los medios y su popularidad, con la influencia pública. Y esto no solo es diferente, sino en algunos casos lo contrario.

Cualquier movimiento de masas progresivo necesita intelectuales. Son necesarios para los "chalecos amarillos". Pero no como maestros y mentores arrogantes, no como jueces exigentes que dan puntales a las acciones de otros, sino como camaradas iguales y útiles.

Para reclamar el liderazgo en el movimiento de masas, tal derecho debe ser ganado, con una presencia práctica en este movimiento. No por los logros pasados ​​y las publicaciones inteligentes, sino por la actividad constante, la participación directa en eventos y la voluntad de compartir con las personas, no solo la responsabilidad por los resultados de su lucha, sino también los riesgos (incluidos los morales) y los fracasos. Enfocarse no en la corrección teórica abstracta, sino en la eficiencia política y el éxito práctico aquí y ahora, pero la eficiencia está en los intereses de este movimiento en particular, el bloque social actual. Es necesario no juzgar y evaluar, sino participar, luchar, errar, corregir errores, y vencer.

Fuente: Rabkor.ru

                            

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 507

31/01/2019

Frida Khalo