Ir a portada

                                                       La esclavitud en los orígenes del capitalismo
  >Louis Proyect

Tenía muchas esperanzas en "EL APOCALIPSIS DEL COLONIALISMO Y LOS COLONOS: Las raíces de la esclavitud, la supremacía blanca y el capitalismo en el siglo XVII en América del Norte y el Caribe" de Gerald Horne, por un par de razones. 

Podría ayudarme a desarrollar una comprensión más profunda de las tendencias genocidas del colonialismo holandés y británico que revisé en un artículo de CounterPunch sobre la limpieza étnica de indios Munsee del estado de Nueva York en el siglo XVII. Mientras que la historia de Horne se centra en la esclavitud, hay frecuentes alusiones a lo que él llama los "indígenas" o pueblos originarios.

Igualmente importante, esperaba que fuera acorde con su ensayo provocativamente titulado "La contrarrevolución de 1776: la resistencia de los esclavos y los orígenes de los Estados Unidos de América", que fue una refutación oportuna de los mitos de nuestros "Padres Fundadores". Dando la vuelta al reloj de los siglos, esta vez alrededor de Horne, mostró que la Gloriosa  Revolución de 1688 fue gloriosa sólo para los mercaderes de esclavos de Inglaterra y sus cohortes coloniales. Para los indígenas o esclavos que fueron víctimas en todo el siglo XVII, no había más gloria que ser abatido por un mosquete.

Mis esperanzas no solo se cumplieron, fueron excedidas. Horne ha escrito un tratado académico enriquecido por fuentes primarias extraídas de archivos de hace trescientos años, pero también de una feroz polémica que se remonta a las de CLR James y E. Dubois. Las notas finales de "El Apocalipsis del colonialismo y los colonos" respaldan algunas ideas asombrosas sobre la realidad social de la naciente Norteamérica "revolucionaria".

Por ejemplo, en el penúltimo capítulo titulado "La 'Revolución Gloriosa' de 1688" (con espantosas citas que nunca fueron más apropiadas), Horne se refiere a un exiliado protestante francés que comentó en 1687 que "no hay una casa en Boston por pequeña que sea que no tenga uno o dos africanos esclavizados, e incluso algunos que tienen cinco o seis". La nota al final revela que este informe se originó en el Cuadro 19 de las transcripciones de Daniel Parrish Slavery en la Sociedad Histórica de Nueva York. Hay cientos de tales anotaciones en el libro de Horne, que dan fe de la perseverancia palpable de la crueldad del siglo XVII.

Parafraseando a Thomas Edison, la erudición es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración. Cientos de horas sudor es probable que se acumulasen en innumerables bibliotecas y museos en los años que tomó armar este texto innovador.

La desaprobación de Horne de la revolución democrático-burguesa va en contra de los 175 años de pensamiento marxista. Para muchos teóricos excesivamente influenciados por los historiadores burgueses que precedieron a Marx y Engels, hay una tendencia a repetir las concepciones "etapiistas" que vieron la historia humana como una escalera mecánica que conduce hacia arriba a las civilizaciones avanzadas. Para Hegel, éste era el estado prusiano.

Para los marxistas, especialmente aquellos que leen demasiado a Darwin, las etapas de la historia pasada siempre dieron paso a una sociedad más "ilustrada", con el feudalismo dando paso al capitalismo y al capitalismo dando paso al socialismo. Naturalmente, Gran Bretaña y los Estados Unidos fueron considerados ejemplos de tal progreso sin trabas, hasta el punto de que el líder del Partido Comunista, Earl Browder, proclamó que el comunismo era "el americanismo del siglo XX". Le cupo a Howard Zinn y otros historiadores revisionistas de la década de 1960 examinar críticamente tal afirmación, y a Gerald Horne poner el último clavo en su ataúd.

Trotsky personificó esta fácil comprensión de la historia del siglo XVII cuando escribió: "Si Lenin puede ser comparado con alguien, no es Napoleón, ni mucho menos Mussolini, sino Cromwell y Robespierre. Puede decirse con justicia que Lenin es el Cromwell proletario del siglo XX. Tal definición sería al mismo tiempo el mayor cumplido al Cromwell pequeño burgués del siglo XVII".

La opinión de Horne sobre Cromwell es mucho más negativa. 

Al derrocar la corona, ayudó a fomentar el crecimiento de la esclavitud y el colonialismo. 

Mientras que muchos historiadores han señalado la guerra de tierra quemada en Irlanda llevada a cabo por los Roundheads de Cromwell, "El Apocalipsis del colonialismo y los colonos" arroja luz sobre las depravaciones lanzadas sobre los esclavos africanos que nunca tuvieron derecho a la "blancura". Este fue un regalo para los irlandeses en un mundo donde la raza reemplazaría a la religión como línea divisoria entre los benditos y los condenados.

Bajo Cromwell, Inglaterra se involucró en una guerra tras otra para desalojar a los españoles y los holandeses del Caribe. Si Barbados y Jamaica evocan hoy en día los cruceros y el comercio oceánico, estas islas eran las fuentes del capital en el siglo XVII, especialmente por medio las plantaciones de azúcar que tenían una relación simbiótica con las colonias inglesas en el norte. Al igual que el papel de algodón en la revolución industrial cien años más tarde, el azúcar era esencial para el capitalismo mercantil del siglo XVII. En la era de Cromwell, que duró de 1640 a 1660, los barcos británicos ingresaron a los puertos de Barbados y Jamaica para entregar esclavos mientras que la caña de azúcar que cosechaban se convertía en productos básicos, incluido el ron, comercializables en Boston, Nueva York y Londres. .

Para explotar las riquezas de las colonias de azúcar y el comercio de esclavos que lo hizo posible, se formó un monopolio comercial llamado (sin ninguna ironía) los Aventureros Reales de Inglaterra. Lo que la Compañía de las Indias Orientales fue al saqueo de Asia, también fue la intención de arrasar África como buitres. A pesar de la "revolución" de los Roundhead contra la Corona, los mercaderes realistas estaban ansiosos por depender del ejército de Cromwell para deshacerse de los rivales holandeses y españoles en el Caribe.

Después de la muerte de Cromwell, la monarquía fue restaurada y totalmente comprometida con la agenda capitalista mercantil de los políticos que una vez consideró enemigos mortales. En una sociedad con los Aventureros Reales, el Rey Carlos II prometió treinta acres a cualquier aspirante a colono para ayudar a "establecer" Barbados y Jamaica, una promesa que nunca se dio a los esclavos liberados en el sur doscientos años después. Los habitantes de Nueva Inglaterra acudieron en masa a Barbados y Jamaica para aprovechar la oferta. Entre las dos islas, Jamaica era mucho más atractiva ya que Barbados había sido sacudida por levantamientos de esclavos durante décadas. Algunos blancos huyeron de Barbados en busca de la guarnición más reforzada de Jamaica, mientras que otros viajaron a tierra firme, especialmente a Carolina del Sur.

Carolina del Sur resume las contradicciones del siglo XVII en el que por ejemplo la República Democrática capitalista considera la esclavitud como un derecho de propiedadganada por medio de la "revolución" de Cromwell. Los Royal Adventurers of England se habían transformado en la Royal African Company que conservaba sus peores características. Fue dirigido por el Duque de York, cuyo nombre fue legado a la isla llamada Nueva Amsterdam tomada de los holandeses a principios de siglo. Entre los principales inversores en este monopolio comercial se encontraba John Locke, que se desempeñaba como secretario de la junta de gobernadores de Carolina del Sur.

Se le ha atribuido ser autor de la constitución de Carolina del Sur que estipulaba: "Todo hombre libre de Carolina tendrá poder y autoridad absolutos sobre sus esclavos negros, sea cual sea su opinión o religión". La mayoría de los eruditos creen que Locke solo sirvió como taquígrafo pero no cabe duda de que consideraba que la esclavitud es permisible a pesar de la objeción que hizo contra la esclavitud en el Segundo Tratado de Gobierno, que probablemente fuese contra los turcos otomanos que tenían la costumbre de esclavizar a los blancos. La difunta Ellen Meiksins Wood una vez describió a Locke como el filósofo por excelencia del capitalismo, un sistema que ella definió como basado en el trabajo asalariado libre en lugar del trabajo forzado. Las pruebas reunidas  en "El Apocalipsis de colonialismo" indica que el XVII no fue precisamente el gran salto hacia adelante en que se basará la versión de la escalera mecánica de la historia.

Para Horne, la "Revolución Gloriosa" de 1688 fue nada menos que la consolidación de un capitalismo mercantil que permitió al Reino Unido gobernar el mundo. Incluso si el Parlamento fuera preferible al gobierno absolutista de las dinastías familiares, los costos impuestos a los africanos hicieron que la noción de "progreso" pareciera vacía. En un siglo en el que el poder del estado oscilaba como un péndulo entre los comerciantes y la Corona, este era un momento en que el péndulo estaba anclado en el medio. William y Mary se convirtieron en los monarcas, pero solo como la primera de las monarquías constitucionales que han gobernado hasta nuestros días.

Desde 1688, los conflictos crecieron entre los propietarios de esclavos británicos en el Parlamento y sus contrapartes en el Nuevo Mundo hasta que estalló el año 1776. Los traficantes de esclavos en las colonias resentían el poder de la Royal African Company para dictar los términos de intercambio. Estos "librecambistas" eran para mercados abiertos, incluso si el producto que se compraba y vendía no estaba disponible. En su prosa característicamente mordaz, Horne describe las apuestas poco gloriosas que se disputan:

"Ambas partes estaban de acuerdo en la importancia de esclavizar a los africanos y la prosperidad (para algunos) generada de ese modo; sólo discutieron sobre quién debería tener el control. Un propagandista londinense en 1687 se regodeaba con la creciente grandeza de las colonias distantes; estos territorios que ya habían llegado a una estatura tan considerable que fácilmente podría atraer la emulación de potentados vecinos. El Oro del Perú, líder en alguna medida, apenas podía ofrecer un tesoro tan grande a la Corona Católica, que la de estas plantaciones más florecientes -Barbados y Jamaica en particular- producen para la Corona de Inglaterra".

"Es decir, Londres había tomado Jamaica en 1655 en un momento en que el azúcar comenzó a florecer, lo que significa una necesidad de más africanos. En 1672, la Royal African Company se había organizado para llenar esa brecha, pero en la década siguiente se consideró inadecuada para la tarea en cuestión. Esto significaba la desregulación de este odioso negocio, lo que significaba reducir los poderes de la Corona, que dominaba la RAC. Este descarado poder y el dinero arrebatado por los comerciantes se vistió con las galas de libertad, ya que la revolución burguesa se concibió en un acto grosero y crudo de asombrosa hipocresía, que sin embargo engañó a las generaciones siguientes, incluidos los que se autodenominaron radicales".

No estoy seguro de a quién se está refiriendo Horne como radicales engañados, pero señalaré que si lees "El Apocalipsis del colonialismo y los colonos: las raíces de la esclavitud, la supremacía blanca y el capitalismo en el siglo XVII en América del Norte y el Caribe", tendrás la seguridad de tomar el término "revolución democrático-burguesa" con el escepticismo que merece. 

A medida que nos sumergimos más profundamente en el inframundo del capitalismo en su agonía, quedará claro que la única revolución genuina en la historia humana será la que llevemos a cabo para terminar con la sociedad de clases y crear una nueva basada en el respeto genuino por todos los seres humanos cualquiera sea su color de piel, género, preferencia sexual o etnia. La alternativa es la ruina.



Fuente: Counterpunch

http://n0estandificil.blogspot.com/2018/08/la-esclavitud-en-los-origenes-del.html
                            

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 502

31/08/2018

Frida Khalo