Ir a portada
 

Lo dicen ellos. La instalación de un Estado policial

Esto es La República del domingo 24, sobre la represión del viernes 22

Explicación del Ministerio del Interior

Poco después, el Ministerio del Interior emitió un comunicado a través del cual manifiesta que en ocasión de realizarse una concentración pacífica en la tarde del viernes -convocada en defensa del agua- desde el Centro de Comando Unificado se observó que "entre los manifestantes habían personas en actitud sospechosa, alguno de los cuales habría sido identificado como autor de disturbios y daños en manifestaciones anteriores".

En cierto momento, "uno de ellos se apartó de la manifestación cambiándose de ropa, tomando por la calle Florida", detalló la Policía.

Advertidos por los visualizadores, los efectivos policiales apostados en el lugar "procedieron a identificarlo, ya que estaría involucrado en daños provocados en ocasión de las manifestaciones contra el G-20".

En primera instancia "aportó una identidad falsa, por lo que la Mesa de Crisis solicitó se lo volviera a identificar, lo que se cumplió una vez finalizada la marcha y leída la proclama".

En ese momento "fue avistado junto a otras personas, y se procedió a verificar nuevamente la identidad del mismo, a lo cual se negó entrando en desacato junto al grupo que le acompañaba, entre quienes había personas filmando lo que allí ocurría".

A raíz de ello, fueron detenidas dos personas, "el primeramente buscado, y otro hombre que pretendió impedir la detención a los policías actuantes".

Con los detenidos en sede de Investigaciones, "el primero accedió a proporcionar sus datos filiatorios, dándose cuenta a la Fiscalía que dispuso identificación y libertad".  Mientras que el otro de los detenidos "fue liberado por orden de la Fiscalía de Flagrancia", informó el Ministerio del Interior.

La secretaría de Estado indicó, asimismo, que los detenidos fueron derivados al Centro de constatación de lesiones, donde a ambos se le diagnosticaron "lesiones agudas al examen en un hombro".

Por tal motivo, "se estableció comunicación con Fiscal de Flagrancia" a efectos de consultar si debían ser notificados para forense. La Fiscalía dispuso que dicha notificación procede solo cuando existe denuncia por lesiones, circunstancia que ninguno de los detenidos promovió hasta el momento.

COMENTARIOS QUE ME SURGEN: 

1) La marcha fue una demostración ciudadana pacífica. Lo afirman explícitamente.
2) En determinado momento las fuerzas policiales intervienen en forma violenta. También lo dicen, al informar que los dos detenidos sufrieron lesiones agudas en sus hombros, el mismo tipo de lesión en ambos casos lo que indica un prcedimiento estándar (retorcer el brazo, como surge de los audios de los participantes de la marcha) y en fuerza suficiente para lesionar . (Además, la violencia la muestran las filmaciones divulgadas).
3) Se infiltraron en la marcha con personal policial encubierto. Surge de su propio relato. (Y de las filmaciones, también).
4) Buscaban detener, para identificar, a una persona por presunta participación en otros hechos ocurridos hace casi cuatro meses, hechos sobre los cuales ya hubo intervención y resolución de la Justicia. Del relato de las propias fuentes policiales surge que esa personas en realidad ya estaba plenamente identificada desde tiempo antes, y la verificación de la identidad en ese momento, además, ya había podido hacerse; no tiene ningún sentido aducir la necesidad de identificar de nuevo a quien ya lo acababan de hacer aunque hubiese aportado una identidad falsa, porque si comprobaron que era falsa es porque ya tenían la verdadera.
5) En todos estos meses, la policía por supuesto que tuvo la más amplia posibilidad de cursar un citatorio judicial a esta persona (ellos mismos demuestran que estaba bajo vigilancia); es decir, seguir el procedimiento ajustado a derecho.
6) En vez de ello, decidieron hacer un procedimiento violento, ilegal, en un evento ciudadano pacífico por otro tema, que se desarrollaba con toda normalidad, desplegando además una fuerza policial totalmente despropocionada a la finalidad propuesta.
7) Y lo hicieron en forma planificada. Esto surge de la insistencia de repetir el mismo hecho hasta provocar una reacción. A esto se suma el desparpajo con el que admiten los hechos ilegales cometidos. La Fiscalía decide la libertad de ambos detenidos lo que significa que no tiene ningún elemento para imputarles nada, como ser que alguno estuviese involucrado en daños cometdos en otra oportunidad, y por lo tanto tampoco los tiene la policía porque de otra forma se los hubiese comunicado. La policía se desmiente a sí misma.

De esto se desprende fácilmente una conclusión.

Estos hechos están enmarcados en una práctica, y vemos ahora que también un propósito, de desarrollar e instalar un ESTADO POLICIAL, un régimen de vigilancia discrecional y represión rampante, al margen del mínimo respeto por la ley, los derechos de las personas y los procedimientos de orden. Elegir ese momento y lugar para confirmar la identidad de alguien que tenían fichado desde hace cuatro meses, el momento y lugar concreto de una manifestación pacífica y muy concurrida, sólo puede explicarse por el propósito de instalar una cultura de intimidación, violatoria de todo concepto de libertad de expresión, reunión, y protesta.

Esta es la definición que da Wikipedia de "estado policial".

"Un Estado policial es un Estado donde el gobierno mantiene un estricto control sobre la sociedad, particularmente a través de la supresión de las libertades civiles y a menudo mediante una fuerza de policía secreta y un gran despliegue e inversión en mecanismos de vigilancia".

Ese tipo de régimen no lo tenemos todavía totalmente instaurado, y el rechazo y la movilización del movimiento social, y las acciones legales que correspondan, pueden evitarlo aún. Para eso, es necesario tomar conciencia de lo que ocurre. Varios hechos de los últimos tiempos pueden ser vistos como parte de esta tendencia. Pero el del viernes 22 tiene una característica especial. 

Fue un acto de intimidación planificada contra una actividad totalmente pacífica, fue buscar y buscar insistentemente una excusa para una intervención violenta, desproporcionada, e ilegal, y de hacer deliberadamente notoria la vigilancia policial sobre actividades legales y pacíficas de la ciudadanía; lo que busca el mismo propósito intimidatorio.

Debemos hacer que el resultado real sea el opuesto.


  Fernando Moyano                          

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 509

31/03/2019

Frida Khalo