Ir a portada


    El golpe de estado en Bolivia tiene mucho que ver con la pantalla que estás usando para leer esto.

 

                                                       


noviembre 22, 2019
Vijay Prashad

Las dos mayores reservas de indio   ( El indio es un elemento químico de número atómico 49 situado en el grupo 13 de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es In. Es un metal poco abundante, maleable, fácilmente fundible, químicamente similar al aluminio y al galio, pero más parecido al zinc -de hecho, la principal fuente de obtención de este metal es a partir de los minerales de zinc-. Su principal aplicación está en las pantallas táctiles, en forma de óxido de indio y de estaño. Wikipedia )    se pueden encontrar en el este de Canadá (Mount Pleasant) y en Bolivia (Malku Khota). Los depósitos de Canadá tienen el potencial de producir 38.5 toneladas de indio por año, mientras que las minas considerables de Bolivia podrían producir 80 toneladas por año.

La Corporación Sudamericana de Plata de Canadá, ahora TriMetals Mining, había firmado una concesión para explorar y finalmente explotar Malku Khota. El trabajo comenzó en 2003, dos años antes de que Evo Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS) ganaran su primera elección presidencial en Bolivia. South American Silver realizó varios estudios de la región, todos los cuales encontraron depósitos sustanciales que estaban listos para hacer de esta firma canadiense uno de los principales actores en la industria minera.

Un estudio realizado por Allan Armitage y otros para South American Silver, y entregado a la compañía en 2011, mostró que la mina Malku Khota produciría cantidades sustanciales de plata, indio, plomo, zinc, cobre y galio. "El indio y el galio", señaló el estudio , "se consideran metales estratégicos que le dan al proyecto potencial de crecimiento futuro". El galio se usa para termómetros y barómetros, así como en el lado de las pruebas de la industria farmacéutica. Hay un tesoro de nivel Fort Knox que se hará con estos minerales.
Nacionalización de recursos
Evo Morales llegó a la victoria en 2006 con la promesa de un nuevo día para Bolivia. La clave de su agenda fue tomar el control de los recursos del país y utilizarlos para mejorar la calidad de vida de las poblaciones carenciadas de Bolivia. Una de las grandes tragedias de Bolivia ha sido que desde mediados del siglo XVI, las poblaciones indígenas han tenido que trabajar para sacar la riqueza preciosa de debajo de sus tierras y enviar esa riqueza para enriquecer a los pueblos de Europa y más tarde de América del Norte. No se beneficiaron de esas riquezas.

Millones murieron en las minas de Potosí para sacar la plata, y luego el estaño, del suelo. Para los indígenas que viven junto a y en los cerros, todo e al revés: una de los cerros más lucrativos se conoce como Cerro Rico mientras que en español hay una frase que dice que riqueza es equivalente de Potosí ( vale un Potosí ). El mensaje de Morales durante su campaña se enmarcó en torno al concepto de nacionalización de recursos: utilicemos nuestros recursos para mejorar las vidas de quienes viven en la privación y la indignidad.

Morales fue primero por la industria del petróleo y el gas. Es importante recordar que su oponente en las elecciones de este año, Carlos Mesa, era el presidente justo antes de que Morales ganara las elecciones en diciembre de 2005. Mesa había llegado al poder cuando su predecesor Sánchez de Lozada renunció en desgracia por las manifestaciones masivas en 2003 cuando los bolivianos exigieron más control sobre sus reservas de gas (la represión estatal fue severa, con al menos 70 personas muertas en las manifestaciones). En mayo de 2006, poco más de tres meses después de haber jurado la presidencia, Morales anunció que la industria del petróleo y el gas había sido nacionalizada. Es importante recordar que su índice de aprobación fue muy superior al 80 por ciento.

La nacionalización no fue fácil, ya que el gobierno boliviano no podía expropiar activos sino aumentar los impuestos y renegociar los contratos. Incluso aquí, el gobierno enfrentó problemas ya que carecía de suficientes habilidades técnicas para comprender el opaco sector energético. Además, el problema con el sector energético es que incluso el petróleo y el gas nacionalizados deben venderse a las empresas transnacionales que luego los procesan y comercializan; permanecen en control de la cadena de valor. Lo que el gobierno de Morales pudo hacer fue garantizar que el Estado controlara el 51 por ciento de todas las empresas privadas de energía que operaban en Bolivia, lo que permitió que las arcas del Estado se llenaran rápidamente. Fue este dinero el que se invirtió para perseguir la pobreza, el hambre y el analfabetismo.
La venganza de las compañías mineras
El Instituto Fraser de Canadá, un grupo de expertos liberales fuertemente financiado por el sector de la energía y la minería, publica una encuesta anual de compañías mineras. Esta encuesta se lleva a cabo preguntando a los ejecutivos de minería sus opiniones sobre una variedad de temas. La encuesta de 2007-08 dijo que Bolivia es el segundo peor país para la inversión; el peor fue Ecuador. En 2010, el Índice de Facilidad para Hacer Negocios del Banco Mundial calificó a Bolivia en 161 de 183 países. Los jefes de las empresas mineras, desde Peter Munk de Barrick hasta Antonio Brufau de Repsol, hicieron comentarios despectivos sobre el programa de nacionalización. "Si Bolivia sigue este camino", me dijo un banquero de Wall Street en ese momento, "estas compañías se asegurarán de que el gas natural boliviano permanezca bajo tierra". Bolivia podría ser embargada; Morales podría ser asesinado.

La presión aumentó a diario sobre el gobierno del MAS, que comenzó un proceso para redactar una nueva Constitución que protegería la naturaleza e insistiría en que la riqueza de los recursos se utilice para la gente. Aquí había una contradicción inmediata: si el gobierno del MAS iba a deshacer siglos de privación, tendría que extraer la tierra para sacar la riqueza. Una decisión trágica recayó en el gobierno: no podía conservar la naturaleza y transformar las condiciones miserables de la vida cotidiana al mismo nivel de prioridad. Al mismo tiempo, para llevar sus minerales y energía al mercado, tuvo que seguir negociando con estas empresas transnacionales; ninguna alternativa inmediata estuvo presente.
Nacionalización
A pesar de las limitaciones, el gobierno del MAS continuó nacionalizando los recursos e insistió en que las empresas estatales fueran socios en la extracción de recursos. Las empresas transnacionales llevaron inmediatamente a Bolivia al Centro Internacional de Solución de Controversias de Inversión (CIADI), una parte del sistema del Banco Mundial. El CIADI, formado en 1966, tiene su sede en Washington, DC, y comparte una perspectiva hacia los negocios que refleja la del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

El 29 de abril de 2007, los líderes de Bolivia (Evo Morales), Cuba (Carlos Lage), Nicaragua (Daniel Ortega) y Venezuela (Hugo Chávez) firmaron una declaración para crear una alternativa al sistema de gobierno inversor institucionalizado en el CIADI . Bolivia y Ecuador se retiraron formalmente de este sistema dominado por Estados Unidos, mientras que la Corte Suprema de Venezuela declaró que no tenía el poder de intervenir en los asuntos soberanos de Venezuela.

El 10 de julio de 2012, el gobierno de Morales nacionalizó la propiedad Malku Khota de South American Silver. El CEO de la compañía, Greg Johnson, dijo que estaba "realmente conmocionado" por la decisión. Las acciones de South American Silver cayeron inmediatamente; había estado cotizando a $ 1.02 el 6 de julio, y cayó a $ 0.37 el 11 de julio.

El estímulo inmediato para la nacionalización fue la protesta en torno a la mina por parte de mineros artesanales indígenas que no querían que este megaproyecto socavara su sustento. South American Silver había gastado una gran cantidad de dinero para convencer a 43 de las 46 comunidades vecinas de aceptar la mina; pero no pudieron convencer a los mineros artesanales. "La nacionalización es nuestra obligación", dijo Morales.

Todo ese indio no llegaría en cantidades significativas a las fábricas para producir pantallas LCD para televisores, monitores de computadora y teléfonos celulares.

South American Silver llevó al gobierno boliviano a la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya. En noviembre del año pasado, la Corte ordenó a Bolivia que pagara a South American Silver $ 27.7 millones en lugar de los $ 385.7 millones que TriMetals (el nuevo nombre para South American Silver) había exigido.
Golpe
En julio de 2007, el embajador estadounidense Philip Goldberg envió un cable a Washington en el que señaló que las empresas mineras estadounidenses se habían acercado a su embajada para preguntar sobre el clima de inversión en Bolivia. Goldberg sintió que la situación para las empresas mineras no era buena. Cuando se le preguntó si podía organizar una reunión con el vicepresidente Álvaro García Linera, dijo : "Lamentablemente, sin dinamita en las calles, no está claro si la Embajada o las compañías mineras internacionales podrán alcanzar incluso este objetivo mínimo".

"Sin dinamita en las calles" es una frase en la que vale la pena insistir. Un año después, Morales expulsó a Goldberg de Bolivia, acusándolo de ayudar a las protestas en el pueblo de Santa Cruz. Poco más de una década después, fue la "dinamita" la que retiró a Morales del poder.

La nacionalización de los recursos ya no está en la agenda en Bolivia. El destino de Malku Khota es desconocido. El destino de su pantalla está garantizado: será reemplazado por indio de los depósitos de Potosí. Y los beneficios de esa venta no se destinarán a mejorar el bienestar de la población indígena de Bolivia; enriquecerán las empresas transnacionales y la vieja oligarquía de Bolivia.

New Cold War

https://n0estandificil.blogspot.com/2019/11/el-golpe-de-estado-en-bolivia-tiene.html

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 517

30/11/2019

Frida Khalo