Ir a portada


                                                                    El 18 Brumario de Macho Camacho:


noviembre 18, 2019
Ashley Smith
Jeffery R. Webber y Forrest Hylton sobre el golpe de estado en Bolivia
18 DE NOVIEMBRE DE 2019

                                                                                  

¿Qué tipo de golpe ha tenido lugar en Bolivia y cuáles son los riesgos de etiquetarlo como un golpe?

Lo primero a destacar es que un golpe es un evento que se entiende mejor como parte de un proceso histórico más amplio; el truco es comprender el evento y el proceso en relación uno con el otro. En una perspectiva regional, podríamos situar el golpe de Estado boliviano más o menos a medio camino entre el golpe militar "duro" en Honduras en 2009 y los golpes parlamentarios "suaves" contra Fernando Lugo en Paraguay en 2012 y Dilma Rousseff en Brasil en 2016 , con una diferencia crucial: en Bolivia, la extrema derecha cooptó y secuestró la protesta centrista de masas de las clases medias urbanas que precedieron al golpe, empujándolo en una dirección violenta. El punto es que actualmente no existe un modelo único para todos los golpes de estado en América Latina, sino más bien un amplio espectro de enfoques que conducen a cambios de régimen destinados a restaurar el Consenso de Washington.

Lo que está en juego en etiquetar lo que sucedió en Bolivia como un golpe de estado es nada menos que legitimidad política. Los ex presidentes Dilma Rousseff y Luis Ignacio da Silva en Brasil; la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente electo Alberto Fernández en Argentina; y los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y Tabaré Vásquez en Uruguay lo calificaron de golpe, mientras que los gobiernos de Brasil, Argentina y Colombia, por nombrar solo algunos de los países de la órbita estadounidense, se negaron a hacerlo. Brasil, quizás el gobierno menos legítimo en el hemisferio hoy, fue el primer país en reconocer al gobierno posterior al golpe.

¿Qué pasó que condujo al golpe?

El domingo 20 de octubre de 2019. Evo Morales, líder del Movimiento Hacia el Socialismo (MAS) buscó un cuarto mandato, habiendo sido presidente desde principios de 2006. Morales llegó al Palacio Quemado o al Palacio Quemado como se conoce la residencia presidencial, con el 54 por ciento del voto popular, montando un ciclo indígena de izquierda de proporciones cuasi insurreccionales entre 2000 y 2005. Desde entonces, ganó varias elecciones y plebiscitos, todos con más del 60 por ciento del voto popular, y con dramática distancia entre él y sus principales oponentes.

Pero este año fue diferente, y previsiblemente. Por primera vez, la votación estaría relativamente polarizada, dibujando lo que había sido durante años un espectro opositor de derecha regionalmente fragmentado y desafortunado detrás de Carlos Mesa, ex vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada, o Goni, y presidente entre 2003 y 2005 tras la expulsión de Goni a raíz de las manifestaciones populares masivas. Mesa lidera la coalición Comunidad Cuidadana y personifica lo que Tariq Ali ha llamado el centro extremo. Congénitamente ineficaz, después del 20 de octubre, fue barrido a un lado con una velocidad impresionante por una figura absurdamente extrema derecha, Luis Fernando Camacho, el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, quien se identifica a sí mismo como Macho Camacho.

Crucialmente, la popularidad de Morales había sufrido desde que perdió un referéndum popular el 21 de febrero de 2016: el 51 por ciento de los votantes dijo "no" a raíz de los escándalos y las denuncias de corrupción, sobre si la constitución debería enmendarse para permitirle postularse para un cuarto período en las elecciones de octubre de 2019. A través de una serie de maniobras legalmente dudosas que muchos analistas anticiparon correctamente, ignoró estos resultados y fue aprobado por la autoridad estatal pertinente; esto fue incontestado en ese momento por Luis Almagro, secretario general de Organización de los Estados Americanos (OEA). El referéndum se convirtió en el grito de guerra de las clases medias urbanas y los comités cívicos regionales con la esperanza de derrocar a Morales, pero incapaz de hacerlo electoralmente.

Según el sistema electoral de Bolivia, para evitar una segunda vuelta, el candidato principal debe obtener más del 50 por ciento de los votos, o más del 40 por ciento de los votos y una ventaja del 10 por ciento sobre el candidato en segundo lugar. En la noche del 20 de octubre, el recuento de "conteo rápido", o la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), que no es legalmente vinculante, se actualizó regularmente en el sitio web del Tribunal Supremo Electoral (TSE) )

Con el 83.8 por ciento de los votos de conteo rápido, el sitio web del TSE indicó que Morales lideraba con el 45.3 por ciento, con Mesa en segundo lugar con el 38.2 por ciento. Parecía que habría una segunda ronda. En este punto, el TSE inexplicablemente cerró la transmisión en vivo de la tabulación de conteo rápido de las boletas electorales después del conteo del 83 por ciento de los votos, lo que llevó a Mesa a reclamar fraude.

En los días siguientes habría cuatro explicaciones distintas y contradictorias para el cierre del TSE y los representantes del gobierno: (1) que no querían superponer la cuenta rápida en la cuenta oficial, que ya se había iniciado; (2) que hubo una alerta con respecto a un ataque cibernético, por lo que se cerró por razones de seguridad; (3) que siempre lo cierran en alrededor del 80% del conteo rápido; y (4) que no tenían el 17% de los votos porque las áreas rurales no tenían suficiente acceso a Internet para enviar las fotos correspondientes de las papeletas.

Para empeorar las cosas, el vicepresidente del TSE, Antonio Costas, renunció, indicando que no había sido informado de la orden de detener el TREP, que "no fue una buena decisión". Sin embargo, su renuncia fue enigmática: dijo que él lo había hecho por principio, pero no había habido ninguna alteración de los resultados. Esto no constituye evidencia, incluso circunstancial, de fraude.

Veintidós horas más tarde, en la noche del 21 de octubre, se reinició la transmisión de los resultados del conteo rápido, y el sitio web ahora indica el 95,63 por ciento de los votos contados. La distancia entre Morales y Mesa había aumentado durante el período intermedio. Ahora se decía que la diferencia que separaba a los dos candidatos era del 10,12 por ciento según el conteo rápido. Morales ya había anunciado que una vez que se contaran los votos rurales, estaba seguro de que no habría necesidad de una segunda vuelta. Una vez más, las afirmaciones de Mesa de fraude electoral no tenían más evidencia que el cierre sospechosamente sospechoso de los resultados del conteo rápido.

Las violentas protestas de la oposición dirigidas por Mesa comenzaron ese lunes por la noche en todo el país e incluyeron la quema de varias oficinas departamentales del tribunal electoral, incluso cuando simpatizantes del MAS salieron a las calles en celebración. El conteo oficial de votos se concluyó varios días después, con los resultados de Morales con 47.08 por ciento y Carlos Mesa con 36.51 por ciento, una diferencia de 10.54 por ciento, lo que la convierte en una victoria de primera ronda para Morales. A pesar de una disminución en el apoyo, los resultados oficiales también indican que MAS obtuvo una mayoría en las elecciones legislativas, con 68 escaños de 130 en la cámara de diputados y 21 de 36 en el Senado.

¿Qué explica el desastre político del cierre? Un informe de analistas del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR) sugiere que el TSE solo estuvo obligado a contar rápidamente el 80 por ciento de los votos, y que esto había sido una práctica regular en elecciones pasadas. Sugieren que la reapertura del conteo de conteo rápido casi 24 horas después se realizó a pedido de la OEA, y que la diferencia creciente en el conteo rápido entre Morales y Mesa durante el período de bloqueo intermedio es consistente con los votos rurales que llegan más tarde. por una variedad de razones predecibles.

Morales siempre disfrutó de más apoyo en las periferias, casi el doble de votos en elecciones pasadas en ciudades pequeñas y en el campo que en los principales centros urbanos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. El informe del CEPR argumenta además que la OEA no ha proporcionado ninguna evidencia que sugiera inconsistencias en la tabulación del recuento oficial, el único recuento de votos legalmente vinculante, a pesar de cuestionar la validez de los resultados electorales. La auditoría de los resultados electorales de la OEA, publicada el 9 de noviembre, calificó los cambios en el porcentaje de votos para Morales como "improbables", pero no citó evidencia de fraude real.

¿Cómo respondieron los opositores de Morales en el centro extremo y en la extrema derecha a esta situación?

El tinte había sido emitido incluso antes de la auditoría de la OEA y la oposición rechazó la auditoría cuando fue propuesta por primera vez por la OEA y acordada por el gobierno. La oposición, aún liderada nominalmente por Mesa, duplicó las denuncias de fraude electoral, pero rechazó un recuento, llamando a una campaña intensificada de protestas (violentas) y manifestaciones para derrocar a Morales. Dado este maximalismo, era previsible que Mesa se vería abrumado por las fuerzas oscuras que ayudó a desatar.

Especialmente entre la clase media urbana, que creció considerablemente bajo su gobierno, Morales perdió considerable legitimidad después de febrero de 2016 cuando simplemente ignoró los resultados negativos del referéndum. La situación de su gobierno tampoco mejoró por el extraño comportamiento del TSE y los funcionarios del gobierno con respecto al cierre de la transmisión de conteo rápido el 20 de octubre.

Predeciblemente, la radicalización de la derecha de las tierras bajas en las tierras bajas orientales, ligada a la extracción agropecuaria y de gas y petróleo, así como a grupos juveniles paramilitares racistas, se produjo inmediatamente. Luis Fernando Camacho, hasta ahora poco conocido fuera del departamento de tierras bajas del este de Santa Cruz, capturó y se convirtió en la figura principal de una revuelta nacional y predominantemente de clase media urbana.

Camacho proviene de una rica familia de Santa Cruz con intereses en los agronegocios y las finanzas. Dirigió el grupo juvenil neofascista Unión Juvenil Cruceñista (UJC), que dirigió la violencia callejera contra los vendedores ambulantes informales indígenas en la ciudad de Santa Cruz durante una fallida campaña de desestabilización contra Morales en 2008. La UJC ha hecho uso frecuente de la esvástica símbolo en el pasado y comprometido en acciones junto con la falange fascista socialista boliviana.

Cristiano evangélico nacido de nuevo, el "Macho Camacho" de 40 años comparte más que un poco en común con Jair Bolsonaro de Brasil: ambos cimentaron una alianza con evangélicos, paramilitares y ganaderos. Después de años de ineficaz, la oposición tradicional de la derecha de personas como Samuel Quiroga, Samuel Doria Medina y Mesa, a partir de 2019, Camacho intervino para llenar un vacío que surgió de una disputa de poder dentro del Comité Cívico de Santa Cruz, durante mucho tiempo la institución responsable de agregar los intereses de las élites reaccionarias de las tierras bajas y varias secciones de capital agrario, financiero, comercial, industrial y narco en esa parte del país, que fue sistemáticamente favorecido por las dictaduras militares en los años 60 y 70, así como la posterior partidocracia neoliberal en los años ochenta y noventa.

Camacho logró amalgamar los hilos dispares de la oposición, incluida la forja de pactos con sectores populares que se habían alejado del gobierno de Morales durante los últimos cuatro o cinco años. Estos incluyeron a los Ponchos Rojos, un grupo indígena disidente aymara de las tierras altas occidentales, campesinos productores de coca de la región de Yungas, secciones de los sindicatos mineros de propiedad estatal y sindicatos de transporte. Crucialmente, también forjó una alianza con el presidente del Comité Cívico de Potosí, Marco Pumari, un hijo indígena de un minero y líder de la disputa regional de Potosí con el gobierno nacional sobre la distribución de la riqueza futura que se generará por la extracción de litio. depósitos en esa parte del país.

¿Qué pasa con las fuerzas de la izquierda y en el movimiento popular? ¿Cómo respondieron ellos?

Otros sectores populares también se alinearon de forma independiente contra el gobierno, ya sea por descontento espontáneo sobre el fraude electoral percibido o por agravios de larga data, muchos de ellos legítimos pero ignorados. Los ejemplos incluyen la intervención del gobierno y la interrupción de los auténticos liderazgos de la organización indígena de las tierras altas, el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ), y la organización de las tierras bajas, Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), en disputa abierta con el gobierno desde la decisión de Morales en 2011, así como más recientemente, de la oposición ferroviaria a la construcción de carreteras en un territorio indígena y un parque nacional llamado TIPNIS.

La organización feminista Mujeres Creando también se ha movilizado contra el gobierno por su incapacidad para acelerar la violencia de género y una de las tasas proporcionales más altas de feminicidio en el continente. Otras organizaciones indígenas con base territorial en las tierras bajas han estado en primera línea de disputas con el gobierno por no haber consultado adecuadamente a las comunidades indígenas antes de iniciar proyectos de desarrollo, en asociación con capital multinacional, para industrias extractivas como la minería y la extracción de gas natural. Ninguna de estas quejas es menor. Ninguno fue escuchado.

Sin embargo, y esto es crucial, no podemos perder el bosque por los árboles. La oposición independiente de izquierda e indígena a Morales y MAS fue incidental en el curso de los acontecimientos postelectorales. Al igual que Brasil en 2013 y posteriormente, incluso las movilizaciones que incluyeron sectores populares fueron rápidamente canalizadas y dirigidas por la extrema derecha. Esta fue la captura de movimiento con una venganza.

Al mismo tiempo, las organizaciones populares estrechamente alineadas con el gobierno -las seis federaciones sindicales de cocaleros, los campesinos indígenas de las tierras altas y altas de la CSUTCB, los mineros, el Movimiento de los Trabajadores sin Tierra y lo que queda del trabajo organizado- tienen ha tardado en reaccionar. Esto también era predecible, y debe explicarse en parte por su incorporación casi total a los aparatos del estado, su burocratización y pacificación en ese proceso, y las capacidades perdidas para la independencia, la autonomía y la movilización críticas. Nuevamente, me vienen a la mente los paralelismos con Brasil y el PT.

La derecha parece haberse aprovechado en estas circunstancias para presionar sus demandas con creciente violencia. ¿Qué han hecho?

Las demandas clave de la derecha pasaron rápidamente de las nuevas elecciones a la renuncia de Morales al encarcelamiento del presidente, el vicepresidente y todo el gabinete. Violentos mobs lumpen incendiaron la casa de Morales, así como las de su hermana, Esther, el ex presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, y el ex ministro de minas, César Navarro. En un momento que marcó el cambio del centro a la extrema derecha, el 6 de noviembre, estudiantes de las principales universidades públicas y privadas se enfrentaron a la policía y los mineros que apoyaban a Morales gritando: "¡Todos somos Camacho!"

Los días 7 y 8 de noviembre, las fuerzas policiales se amotinaron en apoyo de la oposición, primero en Cochabamba y luego en Sucre, Santa Cruz, Potosí, Oruro y La Paz. Según el director del Instituto de Investigación Forense (IDIF), Andrés Flores, seis personas han sido asesinadas violentamente en los 23 días posteriores a las elecciones del 20 de octubre: dos en Santa Cruz, dos en Cochabamba y dos en La Paz. Cinco eran civiles, uno era un oficial de policía.

El domingo por la noche, 10 de noviembre, Camacho fue desfilado en la parte superior de un automóvil policial por las calles de La Paz, escoltado por la policía amotinada y acompañado por vítores partidarios de la oposición. Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera huyeron a la región de Chapare del departamento de Cochabamba, la región productora de coca que produjo a Morales y MAS, para evitar el destino de Gualberto Villaroel, que fue colgado de una farola en 1946.

Camacho entró en el Palacio Quemado, colocó una biblia encima de una bandera boliviana doblada en el suelo y se arrodilló sobre una rodilla doblada, anunciando que "Dios volverá al Palacio": "Dios regresa al palacio presidencial". La bandera indígena partidista de Wiphala fue arrancada de los edificios e incendiada por los partidarios de Camacho, ya que anunciaron la derrota del comunismo. La policía de Santa Cruz retiró a Wiphala de sus uniformes.

El sentimiento abiertamente racista, domesticado en un grado notable durante el período de Morales por primera vez en la historia boliviana, ahora se ha elevado con fuerza por encima del suelo, al igual que las ideologías reaccionarias contra las mujeres (nunca bajo tierra, a pesar de los importantes avances políticos y legislativos para las mujeres durante la era de Morales), y LGBTQ +. Junto a la política callejera facho-macho-blanco de Camacho (antifeminista, supremacista blanca y fascista), otra expresión fue el aumento electoral a casi el 10 por ciento, y la tercera posición, del médico y pastor evangélico, Chi Hyung Chang, quien habló de la presencia de Satanás en el gobierno de Morales, y su pecado de idolatrar la concepción indígena de Pachamama, o madre tierra. Una vez más, el ejemplo brasileño se avecina.

Luego de varias renuncias de los ministros del gabinete, el jefe de comando de las Fuerzas Armadas de Bolivia "sugirió" que Morales renunciara. El domingo 10 de noviembre, Morales y García Linera renunciaron, dejando el exilio en México dos días después, mientras denunciaban el golpe de estado en proceso y prometían que seguiría la resistencia. Adriana Salvatierra, presidenta masista de la cámara alta del congreso, y Víctor Borda, presidente masista de la cámara baja, también renunciaron - constitucionalmente, en orden, cada uno habría estado en la siguiente posición para reemplazar a Morales como presidente interino.

El martes 12 de noviembre, sin quórum legislativo, dado que MAS, que tiene mayoría en ambas cámaras, estuvo ausente, Jeanine Áñez fue declarada nueva presidenta de Bolivia. El senador de derecha del departamento de tierras bajas del este de Beni, miembro del partido Unidad Democrática (Unidad Democrática, UD), había sido el vicepresidente del Senado. Cuando se le preguntó si aceptaría la presidencia, dijo: "Le debemos a las personas darles certeza. Por lo tanto, si hay acompañamiento de organizaciones cívicas, lo aceptaré, pero si se elige algún otro camino, también lo aceptaré ".

En otras palabras, aceptó sin condiciones. Luego fue nombrada presidenta del Senado e inmediatamente declarada presidenta de la república. Prometió "convocar elecciones lo antes posible", pero su primer acto fue hacer una aparición en el balcón desde el segundo piso del Palacio Quemado, con la Biblia en la mano, y Camacho y Marcos Pumari, el líder del Comité Cívico de Potosí, a cada lado. Aparte de Pumari, no había rostros indígenas en la foto.

La primera reunión formal que convocó como presidenta fue con los comandantes de la Policía y las Fuerzas Armadas de Bolivia. En esa reunión, William Kalimán, comandante en jefe de las fuerzas armadas, y Yuri Calderón, jefe de la policía nacional, prometieron su lealtad al nuevo presidente. Esto fue seguido por un tweet de felicitación de Carlos Mesa. Añez también le escribió a Jair Bolsonaro, agradeciéndole el apoyo de su gobierno, y, el día en que las tropas de choque fascistas asaltaron la embajada venezolana en Brasilia, invitó al autoproclamado presidente interino Juan Guaidó a nombrar un embajador venezolano en Bolivia.

Para resumir: los dos catalizadores a corto plazo para el golpe fueron la percepción de fraude en las elecciones del 20 de octubre, una percepción que Mesa ayudó a crear antes de las elecciones y luego se reforzó sistemáticamente después, y el telón de fondo del referéndum de febrero de 2016. Las movilizaciones estaban compuestas predominantemente por una clase media urbana alienada, aunque incluían sectores populares y el lumpenproletariado, es decir, las fuerzas de la clase trabajadora organizadas por el capital (principalmente las finanzas de las tierras bajas y las empresas agrícolas) para la violencia fascista.

Aunque secciones de la izquierda independiente y los movimientos indígenas tenían quejas legítimas con el gobierno, esto no dio forma a la dinámica política postelectoral. El descontento centrista fue canalizado y dirigido por la extrema derecha, bajo la figura de Camacho, en última instancia con el apoyo de la policía y los militares, lo que resultó decisivo.

Burocratizados y vaciados durante casi 14 años de gobierno del MAS, las organizaciones populares alineadas con el gobierno no pudieron responder de manera rápida e independiente, y con la fuerza suficiente para desafiar la marea reaccionaria que empujó al centro extremo bajo su dominio. Todavía existen como organizaciones con membresías masivas, y pronto veremos qué capacidad hay para una oposición sostenida. Nadie ha cuestionado el hecho de que Morales ganó una gran pluralidad de votos en la primera ronda.

Retrocediendo de la coyuntura inmediata de las elecciones y el golpe de estado, ¿cómo es la dinámica a mediano plazo?

No podemos dar sentido a los últimos acontecimientos a menos que tengamos en cuenta la reverberación de la crisis global del capitalismo en Bolivia y las contradicciones del modelo político-económico del neodesarrollo extractivo.

Primero, la popularidad en curso de Morales después de casi 14 años en el cargo, recordemos que obtuvo más del 45% de los votos, proviene del dinamismo del nuevo modelo político-económico en su apogeo. Según una encuesta previa a las elecciones de Ciesmori, el 36 por ciento de los bolivianos pensaba que la situación económica del país era "buena", y otro 27 por ciento "regular". El cuarenta por ciento pensaba que su situación personal y familiar sería "un poco mejor" dentro de el año; El 15 por ciento pensó "mucho mejor" y el 13 por ciento, "igual".

En el extremo inferior del orden social, esto no es sorprendente dado que la pobreza extrema de ingresos (medida por el indicador extremadamente inadecuado del Banco Mundial de menos de $ 2 por día) cayó del 38% al 18% durante el mandato de Morales, y ahora es aproximadamente 10 por ciento en las ciudades. Simultáneamente, Bolivia se convirtió en lo que el Banco Mundial considera un "país de ingresos medios", en el que "solo" el 30 por ciento de la población gana menos de $ 4 por día. En su primer discurso en el exilio en México, Morales enfatizó estos logros.

Al menos desde el giro conservador del segundo mandato de Morales (2010-2014), similar en algunos aspectos al cambio de Roussef de Dilma, ha sido evidente que el proyecto político en cuestión es un proyecto de modernización capitalista dirigido por el Estado desde arriba; Una nueva versión mejorada del Movimiento Revolucionario Nacional en el siglo XX. Las nociones de un "éxito socialista" son pura fantasía, ya que la revolución (pasiva) ha sido nacionalista. La estrategia económica del gobierno ha dependido de objetivos de baja inflación, conservadurismo fiscal y la enorme acumulación de reservas extranjeras durante el auge de las materias primas.

Desde 2010, si no antes, la política económica y las coaliciones políticas han dependido de acuerdos con finanzas, capital multinacional de hidrocarburos y capital agroindustrial extranjero y nacional en las tierras bajas orientales. En términos de finanzas, el período de Morales vio enormes ganancias para los bancos nacionales, cuyos activos aumentaron 3.6 veces entre 2008 y 2017, de $ 700 millones a $ 2.55 mil millones, y cuyas ganancias en el mismo período crecieron 2.7 veces, de $ 120 millones a $ 330 millones anuales . La base social central del gobierno de Morales a lo largo del tiempo se convirtió en una capa indígena pequeña burguesa de comerciantes, pequeños extractivistas (mineros), productores industriales de pequeña escala y productores de mediana escala involucrados en la agricultura comercial para la exportación, una capa que, en el contexto de la auge de las materias primas, creció de manera expansiva durante el primer mandato de Morales,

La lógica del capital extranjero a gran escala en los sectores extractivos corre junto con el creciente poder de una capa pequeño burguesa indígena y popular. Además de este núcleo, hay una capa más amplia de partidarios electorales pasivos de las clases dominadas. Cuanto más modesto sea el ingreso, más probabilidades tendrá de ser indígena y más probabilidades de apoyar a Morales en las elecciones.

Por debajo de un máximo reciente del 6,8 por ciento del PIB en 2013, la economía ha alcanzado un crecimiento promedio del 4,2 por ciento en los últimos tres años, una de las actuaciones más impresionantes de la región. Los efectos subsidiares de la renta extractiva distribuidos a diferentes circuitos de capital en otros sectores de la economía más intensivos en mano de obra (manufactura, agricultura, construcción, turismo, etc.), desempleo relativamente bajo y transferencias de efectivo dirigidas a los más pobres han significado mucho mejoras significativas en los niveles de pobreza, como se indicó anteriormente.

Todo esto es importante para explicar la popularidad duradera de Morales, como lo es el hecho de que es el primer presidente indígena en un país indígena mayoritario desde la fundación de la república en 1825. Al hablar de su gobierno en entrevistas y discursos, estos son los logros Morales promociona.

Sin embargo, la economía boliviana, por supuesto, es muy sensible a las tendencias más amplias en el mercado mundial y ha estado agotando sus reservas de divisas y apalancando la deuda para sostener el gasto público y disfrazar la realidad subyacente, especialmente en el último año más o menos. preparación preelectoral. Al igual que en Brasil, el modelo de neodesarrollo ha sufrido una dependencia exagerada de los productos básicos, una dependencia excesiva de las importaciones que se han vuelto más baratas con una moneda sobrevaluada y una disminución asociada en las exportaciones no tradicionales y manufactureras. El déficit comercial ha estado creciendo desde 2014, al igual que el déficit fiscal y el endeudamiento, mientras que las reservas extranjeras han disminuido a $ 2 mil millones anuales durante ese período.

No podemos enfatizar demasiado el hecho de que movimientos sociales y sindicatos anteriormente independientes fueron cooptados, divididos y absorbidos en el aparato estatal, o peor, como en el caso de los movimientos indígenas de tierras bajas, calumniados como agentes de la derecha y del imperio. . Para una economía cada vez más extractiva, la disminución de las condiciones del mercado no se traduce en una desaceleración de la actividad extractiva, sino más bien en una carrera para mejorar las condiciones rentables para el capital multinacional extractivo, como se indica en el pisoteo del derecho de consulta significativa para las comunidades indígenas por parte del gobierno de Morales. antes de proyectos de desarrollo extractivo en sus territorios.

La devastación socioecológica del impulso actual para la modernización capitalista se intensificará. Los incendios tropicales de este verano no se limitaron al Brasil de Bolsonaro, sino que incluyeron 500,000 hectáreas de territorio boliviano. Mientras los lazos del gobierno de Morales con los agronegocios en el este permanecieran intactos, las llamas continuarían extendiéndose.

Del mismo modo que celebramos la reciente liberación de Lula de la prisión como una ganancia democrática inequívoca, sin proyectar un radicalismo en sus años en el gobierno que nunca poseyó, no necesitamos reclamar un pedigrí socialista para Morales para condenar su destitución antidemocrática del cargo. De hecho, no podemos explicar el impulso de las fuerzas de derecha y el importante apoyo popular para el golpe de estado de 2016 que derrocó al Partido de los Trabajadores en Brasil y condujo al encarcelamiento de Lula, ni el golpe de estado algo más duro en Bolivia hoy a menos que comprendamos Las contradicciones de clase subyacentes de los experimentos de cada país con el capitalismo del neodesarrollo.

¿Cómo han respondido las diferentes clases, poblaciones y fuerzas políticas de izquierda y derecha?

El movimiento predominantemente urbano de clase media 21-F, que estalló en oposición a la respuesta de Morales al referéndum de febrero de 2016, es la base central de Mesa. Aunque el Movimiento 21-F disminuyó una vez que comenzaron las campañas electorales, y siete partidos opositores decidieron participar a pesar de cuestionar la legalidad de la candidatura de Morales, los sentimientos de la clase media se pusieron rápidamente en acción en los violentos disturbios postelectorales y antifraude, que fueron capturados, canalizados y radicalizados por lo que llamamos el efecto Facho Macho Camacho.

La infraestructura organizativa central fue proporcionada por los comités cívicos de las principales ciudades, además de Santa Cruz, Potosí, Tarija, Cochabamba, La Paz y Chuquisaca, que se reanimaron en los últimos años a partir de una latencia relativa y se alinearon directamente con las fuerzas de extrema derecha que Organizar la violencia juvenil racista y el caos. Antes de las elecciones, estas se organizaron contra una eventual victoria de Morales. También fue importante el hecho de que el Comité para la Defensa de la Democracia, liderado por Waldo Albarracín, Rector de la UMSA, la principal universidad pública de Bolivia, cuyos orígenes se encuentran en la resistencia popular a las dictaduras militares del pasado boliviano, renació bajo un régimen liberal. disfraz anti-Morales.

Similar a lo que sucedió en Brasil bajo el PT, debido a la promoción de los sectores populares e indígenas en Bolivia, las personas de clase media urbana percibieron que su estado había sido socavado durante el transcurso de los años de Morales. Hubo una nueva capa indígena pequeño burguesa, y las tradiciones indígenas del país se valorizaron recientemente en el sistema de escuelas públicas, incluso cuando la calidad de la educación pública siguió siendo grave.

Los pueblos indígenas se incorporaron a la burocracia estatal en números proporcionales por primera vez, cortando una ruta de empleo tradicional común para profesionales de clase media de piel más clara. La geografía de la vida social y los patrones de consumo cambiaron, ya que los espacios que alguna vez fueron exclusivos de las capas de clase media y alta mestiza blanca fueron relativamente democratizados: centros comerciales, aeropuertos, etc. El sistema subsidiado de transporte en góndola en La Paz, por ejemplo, hizo que la ruta desde el popular-indígena El Alto hasta el elegante extremo sur de la ciudad fuera un viaje más barato, fácil y rápido.

Mientras tanto, las diversas fracciones de capital nunca habían encontrado en Morales y el MAS un hogar político natural. En los primeros años del gobierno del MAS, organizaciones como CAINCO, la principal confederación de negocios comerciales e industriales de Santa Cruz, organizaron una campaña de desestabilización total para derrocar al gobierno. Sin embargo, una vez que fue derrotado en 2008-2010, entraron en un pacto con el gobierno, junto con los intereses de los agronegocios, así como con el capital extranjero de hidrocarburos y minería.

El capital financiero tenía una relación similar con el gobierno de Morales. Al igual que en Brasil bajo Lula, mientras la rentabilidad fuera alta y las alternativas políticas de derecha viables no estuvieran disponibles, aprendieron a vivir con el gobierno de Morales. Sin embargo, desde 2014, las condiciones económicas han empeorado, a pesar del crecimiento superficial. Las demandas de austeridad y reestructuración estaban aumentando desde los think tanks que representan estos intereses, y a diferencia de Dilma Rousseff, Morales no cambió la política económica hacia la austeridad para la base de MAS.

La reacción de Morales al referéndum de febrero de 2016, además, sugirió que el capital podría quedar bloqueado indefinidamente de la representación política directa. Bajo estas circunstancias, el capital comenzó a buscar una salida detrás de escena, y se ha quedado atrás de este golpe, apoyando al nuevo presidente no electo.

Como hemos sugerido, muchas de las infraestructuras sociales y organizativas centrales que sustentaron el extraordinario ciclo de contención izquierda-indígena en el período 2000-2005 se han debilitado a través de su incorporación subordinada al estado durante el período Morales. Sin embargo, debemos recordar que esta descomposición relativa de las capacidades populares autónomas no impide una recomposición rápida.

Ya hay signos incipientes de esto en El Alto y en la región de Chapare, en Cochabamba, pero es demasiado pronto para decir hasta dónde llegarán los esfuerzos para revertir el golpe. Aunque en circunstancias muy diferentes, la dinámica de la lucha popular en Argentina bajo Macri podría proporcionar una pista sobre qué esperar. Mientras que las administraciones peronistas de Néstor Kirchner y más tarde Cristina Fernández de Kirchner dividieron a la izquierda frente al estado, el enemigo común de la reestructuración neoliberal de Macri condujo a niveles muy altos de militancia, al menos durante los primeros años en el cargo de Macri.

Del mismo modo, la izquierda boliviana se ha dividido con respecto a la administración de Morales, especialmente desde que comenzó su segundo mandato en 2010. La instalación de un régimen de derecha no electo respaldado por las fuerzas armadas, especialmente si no puede celebrar elecciones abiertas en en el que el MAS puede participar, es probable que introduzca medidas de austeridad neoliberal y enfrente una oposición popular seria y creciente.

¿Qué papel jugaron la OEA, Estados Unidos y Canadá en la expulsión de Morales?

La OEA ha sido considerada durante mucho tiempo una rama del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que es parte de la razón por la cual los organismos regionales alternativos excluyeron a los Estados Unidos y Canadá: la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe ( CELAC), y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA) - se establecieron durante el apogeo de la era de la Marea Rosa (1998-2012). Fueron un esfuerzo por establecer una autonomía relativa para la región de los dictados de los Estados Unidos y, en menor medida, de Canadá, en la geopolítica del hemisferio. La OEA siempre ha sido vista, correctamente, como una expresión institucional del poder imperial.

En el caso de las elecciones del 20 de octubre, la OEA desempeñó su papel designado de socavar la soberanía boliviana. "En Bolivia hubo un golpe el 20 de octubre cuando Evo Morales cometió fraude electoral", dijo el secretario general, Luis Almagro, a los reunidos en una sesión especial del Consejo Permanente de la OEA en Washington, DC, el 12 de noviembre. Los militares deben actuar de acuerdo con su mandato. Nadie ha excedido ese poder hasta este punto ".
La OEA politizó el procedimiento del proceso electoral al hacer declaraciones engañosas sin evidencia sobre el conteo de conteo rápido, y al restringir su comentario al conteo de conteo rápido legalmente no vinculante, ignorando el hecho de que "es el conteo oficial lo que es legalmente vinculante ", como indica el informe del CEPR, y que" el recuento oficial nunca se interrumpió y se actualizó regularmente en línea sin ninguna interrupción significativa".

En otras palabras, sobre la base de la especulación en lugar de la evidencia, la OEA ayudó a polarizar aún más el entorno político, dando crédito a la política callejera violenta de la extrema derecha, con consecuencias predecibles. Ahora que la policía y los militares han intervenido en nombre de la extrema derecha e instalado un senador opositor no electo y desconocido como presidente, Almagro ha felicitado a las fuerzas armadas bolivianas por llevar a cabo su mandato. Esto es diplomacia como farsa.

Salvo otro gesto heroico desde el interior de los servicios de inteligencia en la escala de la filtración de Chelsea Manning, es poco probable que sepamos la profundidad y los detalles de la participación de Estados Unidos y Canadá en el futuro. Sin embargo, sabemos que la administración Trump estuvo involucrada en el inútil intento de golpe de Estado de Juan Guaidó en Venezuela en abril de este año, y que ha saludado el golpe en Bolivia con un placer incontrolable.

"Después de casi 14 años y su reciente intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo", dice la declaración oficial de Trump, "la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano escuche sus voces". Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino también a la constitución de Bolivia ". Trump también dijo que la dinámica boliviana debería leerse como una advertencia por parte de los gobiernos de Nicaragua y Venezuela como la administración de Estados Unidos persigue un "hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre".

Como Thomas Walkom señala en el Toronto Star , encontramos ecos de Trump en la posición de Justin Trudeau. El 29 de octubre, la declaración oficial del gobierno canadiense señaló que reconocería al gobierno de Morales solo si hubiera una segunda vuelta electoral, lo que significa que rechazó el conteo oficial, a pesar de que la OEA nunca demostró fraude. En palabras de Ottawa, "no es posible aceptar el resultado".

Estas declaraciones contrastan con el tweet de Bernie Sanders que condena lo que "parece ser un golpe de estado en Bolivia", el único de los contendientes presidenciales estadounidenses de este año para que el partido demócrata lo haga, y Jeremy Corbyn del Partido Laborista Británico, que emitió un mensaje similar en términos más fuertes: "Condeno el golpe contra el pueblo boliviano y apoyo con ellos la democracia, la justicia social y la independencia".

¿Cómo debe responder la izquierda en Bolivia e internacionalmente al golpe? Y, específicamente, ¿qué postura debe tomar la izquierda hacia Morales y su depuesto gobierno?

Esas partes de la izquierda internacional con sede en países imperiales deben insistir en el derecho de los bolivianos a la libre determinación libre de intervención externa. En este caso, la demanda no es abstracta, y dentro de Bolivia, el gesto sería muy apreciado por todos, excepto por los golpistas . Esto no requiere que suspendamos la incredulidad, nos abstengamos de criticar a Morales o romanticemos su gobierno, como lo tendrían algunas de las interpretaciones más vulgares. Como Karl Marx bromeó con Engels en The Young Marx, "La ignorancia nunca ayudó a nadie". Hemos sido muy críticos con Morales desde la izquierda, al tratar de explicar tanto su apoyo duradero como su desaparición prematura.

En Bolivia, los críticos de la izquierda deberían reconocer que Morales ganó una pluralidad convincente en la primera ronda, que el MAS es evidentemente la entidad política más popular del país, y que efectivamente se ha producido un golpe de estado. Lo que ocurrió es un golpe de estado, y la presidencia de Áñez es ilegítima e ilegal.

Morales y MAS tendrán que ser parte de cualquier salida negociada a la crisis política actual, y su disposición y capacidad para negociar con la oposición nunca ha estado en duda, razón por la cual la oposición insistió en la renuncia de Morales, y ahora está persiguiendo activamente Figuras MAS clave. La izquierda en Bolivia y en el extranjero debe mostrarse muy escéptica ante los hallazgos de la OEA, que citan la probabilidad en lugar de evidencia de fraude, a pesar de que, a raíz del referéndum de febrero de 2016 y las extrañas explicaciones para el cese de la transmisión en vivo del voto de conteo rápido , comprensiblemente, muchos han perdido la fe en la transparencia democrática de la administración MAS.

Evitar una consolidación de la derecha del escenario posterior al golpe implicará una lucha extraparlamentaria militante masiva, que es exactamente lo que los cocaleros, mineros, sindicalistas y comunidades campesinas indígenas han pedido en los próximos días y semanas. Los procedimientos institucionales y las maniobras legales no serán el factor decisivo en el resultado de la competencia por el poder político.

Desafortunadamente, en el nuevo clima dictatorial, los medios de comunicación privados bolivianos no cubrirán estas movilizaciones excepto para estigmatizarlas, racializarlas y criminalizarlas, y los medios de comunicación gubernamentales y las estaciones de radio locales de mineros y campesinos han sido tomadas y cerradas. El apagón de los medios es una de las tácticas clave del régimen golpista y nos ha llevado a escribir a pesar de las considerables dudas.

Lo que hemos tratado de hacer aquí, para citar a Marx, es "mostrar cómo ... la lucha de clases ... creó circunstancias y condiciones que permitieron que un individuo mediocre y grotesco desempeñara el papel del héroe".

------------------------------------------------------------

Jeff Webber enseña economía política internacional en Goldsmiths, Universidad de Londres (a partir de enero estará en la Universidad de York, Toronto). Es autor de dos libros sobre Bolivia, Red October: Left-Indigenous Struggles in Modern Bolivia and From Rebellion to Reform in Bolivia: Class Struggle, Indigenous Liberation, and the Politics of Evo Morales.

Forrest Hylton enseña historia y política latinoamericana en la Universidad Nacional de Colombia-Sede Medellín, y con Sinclair Thomson, es autor de Revolutionary Horizons: Past and Present in Bolivian Politics .

Esta entrevista apareció por primera vez en el blog de Verso Books .

Ashley Smith es una escritora y activista socialista en Burlington, Vermont. Ha escrito para varias publicaciones, incluyendo Harper's, Truthout, Jacobin y New Politics.

 

https://n0estandificil.blogspot.com/2019/11/el-18-brumario-de-macho-camacho.html

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 517

30/11/2019

Frida Khalo