Ir a portada

      CASO ASSANGE: Los reclusos de Belmarsh demuestran ser más éticos que todo el imperio occidental


enero 28, 2020
   Caitlin Johnstone

 

En algunas noticias buenas y refrescantes sobre Julian Assange, WikiLeaks informa que su fundador finalmente fue trasladado de su confinamiento solitario a un ala diferente en la prisión de Belmarsh, donde puede tener interacciones sociales normales con otros 40 reclusos.

Esta fantástica noticia levanta un gran peso de las reservas de aquellos de nosotros que hemos estado protestando por el trato cruel e inusual de Assange a manos de una alianza internacional de gobiernos empeñados en hacer un ejemplo público draconiano de un periodista cuyas publicaciones expusieron crímenes de guerra estadounidenses. El confinamiento solitario es una forma de tortura, y un relator especial de la ONU ha confirmado que Assange muestra síntomas claros de que es víctima de tortura psicológica causada por su persecución por los esfuerzos coordinados de Washington, Londres, Estocolmo, Canberra y Quito .

Entonces, ¿qué causó este cambio en el tratamiento de Assange? ¿La poderosa alianza tipo imperio débilmente centralizada alrededor de los Estados Unidos, repentinamente volvió a sus cabales y se dio cuenta de que torturar a los periodistas por decir la verdad es el tipo de abuso tiránico a los que acusa de perpetrar a otros gobiernos? ¿Reaccionaron los funcionarios del gobierno británico ante la presión pública de las manifestaciones pro-Assange que se han estado llevando a cabo en Londres mes tras mes, y tienen algunos débiles parpadeos de conciencia? ¿Las autoridades de la prisión de Belmarsh volvieron a sus cabales después de que más de cien médicos advirtieron que su crueldad estaba matando al premiado editor?

Protestas de reclusos

Pues no. Lo que ocurrió es que Assange fue de hecho rescatado de la crueldad de este imperio en expansión por las protestas concertadas de los reclusos de alta seguridad.
"En un dramático afloje, las autoridades de la prisión de Belmarsh sacaron a Julian Assange del confinamiento solitario en el ala médica y lo trasladaron a un área con otros reclusos", dijo el embajador de WikiLeaks Joseph Farrell en un comunicado . "La medida es una gran victoria para el equipo legal de Assange y para los activistas que han estado insistiendo durante semanas en que las autoridades penitenciarias deben poner fin al tratamiento punitivo de Assange".

"Pero la decisión de reubicar a Assange también es una victoria masiva de los prisioneros en Belmarsh", agregó Farrell. "Un grupo de reclusos solicitó al gobernador de la prisión en tres ocasiones, insistiendo en que el tratamiento de Assange era injusto e injustificado. Después de reuniones entre prisioneros, abogados y las autoridades de Belmarsh, Assange fue trasladado a un ala de prisión diferente, aunque sólo con 40 reclusos".
Belmarsh es una prisión de máxima seguridad notoriamente dura, llena de delincuentes violentos y prisioneros condenados por las leyes antiterroristas, y es esa una de las muchas razones por las que los partidarios de Assange se han opuesto tan enérgicamente a su confinamiento allí. ¿Qué le dice acerca de la sociedad en la que vivimos que esta población tenga una brújula moral superior a la de las personas que realmente manejan las cosas?

Infinitamente más ético

Durante años he estado discutiendo con los liberales alineados con el Partido Demócrata que dicen que Assange es un agente ruso que merece ser torturado, y un grupo de extremos derechistas alineados con Trump que en el otro lado dicen que su presidente está extraditando a Assange por el bien del mundo Estas son las dos opiniones principales sobre Assange dentro del imperio occidental de hoy. Y un grupo de prisioneros de Belmarsh demostró ser infinitamente más ético que cualquiera de ellos. Tienen un mejor sentido de lo correcto y lo incorrecto que los que dirigen el imperio, y tienen un mejor sentido de lo correcto y lo incorrecto que los apologistas propagandísticos de ese imperio.

No es que esto nos sorprenda; el imperio centralizado en los Estados Unidos es espectacularmente malvado, y este grupo de prisioneros de Belmarsh tenía un punto de vista único sobre la difícil situación de Assange. Los prisioneros demostraron su superioridad moral al público en general, no porque estos reclusos sean en promedio personas inherentemente mejores que los de afuera, sino porque se enfrentaron con la realidad concreta de la situación de Assange, en lugar de manejarse con la propaganda de los medios de comunicación sobre él. Trataban con la realidad en lugar de la narrativa, por lo que abordaron esa realidad. Y lo hicieron admirablemente.

La campaña de desprestigio llevada a cabo contra Assange por la clase política / mediática ha distorsionado la percepción pública de su situación tan severamente que hay muchas más personas que ven su caso a través de una comprensión distorsionada, que personas que realmente entiendan lo que le está sucediendo. Vimos esto muy claramente ilustrado cuando el mencionado Relator Especial de la ONU para la Tortura, Nils Melzer, admitió francamente que antes de investigar el caso de Assange por sí mismo, también había sido mentalizado por esta misma campaña de desprestigio.

"Cuando su equipo de defensa se me acercó por primera vez buscando la protección de mi mandato en diciembre del año pasado, era reacio a hacerlo, porque a mí también me había afectado este prejuicio que había absorbido a través de todas estas narrativas públicas difundidas en los medios a lo largo de los años", dijo Melzer a Democracy Now en una entrevista el año pasado . "Y solo cuando rasqué un poco la superficie, vi cuán poca base había para respaldar esto y cuánta fabricación y manipulación hay en este caso. Por lo tanto, animo a todos a mirar realmente por debajo de la superficie en este caso".

Los reclusos de la prisión de Belmarsh tenían una comprensión superior de la difícil situación de Assange porque no se habrían visto afectados por estas narrativas. Simplemente habrían visto lo que es injusto delante de ellos, con sus propios ojos: un prisionero no violento encerrado en confinamiento solitario 23 horas al día sin razón aparente.

No podría pedir un ejemplo más claro que este de la diferencia entre hechos y narrativa. Quien controla la narrativa controla el mundo. Quien puede ver más allá de la narrativa puede ver la verdad. Todos debemos luchar por esto.
--------------------

Caitlin Johnstone es una periodista "pícara", poeta y alentadora de utopías que publica regularmente en Medium . Tiene un podcast y un libro, "Despertar: una guía en el terreno para alentadores de utopía ".

Fuente: Consortium News

Tomado de: https://n0estandificil.blogspot.com/2020/01/caso-assange-los-reclusos-de-belmarsh.html

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 519

31/01/2020

Frida Khalo