Ir a portada
 

                                                                            Brasil: Una semana decisiva
Juan Luis Berterretche
Reparto de privilegios en Diputados

Hasta muy pocos días antes de la paralización de la enseñanza parecía que todo marchaba a las mil maravillas en el gobierno Bolsonaro. Pero no era tan así...

En esos días La Cámara de Diputados brasileña dedicó una de sus reuniones, como siempre infructuosas para el país, a repartir pasaportes diplomáticos a hijos y esposas de los integrantes de la institución. En un clima de fiesta desvergonzada se entregaron pasaportes diplomáticos con múltiples beneficios para familiares que viajarían -mayoritariamente de paseo- al extranjero. El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM-RJ) obtuvo la mayor cantidad de pasaportes diplomáticos, (7 para su familia). El total de los favorecidos fueron 513 familiares de representantes. Bueno, quizá no todos lo fueran.


Repudio a Bolsonaro en N.York

Originalmente, un "homenaje" a Bolsonaro se realizaría el 14 de mayo en el Museo de Historia Natural en N. York pero cuando la Cámara de Comercio Brasil-USA (los auspiciantes) anunció que Bolsonaro había sido elegido como "Personalidad del Año", las autoridades del Museo se negaron a ser sede del evento por que las políticas del nuevo presidente brasileño -un negador del cambio climático- atentan contra la conservación de la selva amazónica. Tras protestas de grupos ambientalistas y defensores de los derechos de los homosexuales, así como del rechazo de varios sponsors del evento y hasta críticas del mismísimo alcalde de Nueva York, que catalogó a Jair Bolsonaro como "Sujeto Peligroso" el presidente brasileño se quedó sin su "homenaje" en N. York.

Como "premio consuelo" sus amigos de USA le organizaron un homenaje en Dalas (Texas) la ciudad que es centro insolente del racismo estadounidense. Sin lugar a dudas era el lugar indicado para él.


El 15 de mayo, sorpresivamente, Brasil se paralizó en una huelga nacional de la Educación.

Las calles de las principales ciudades del país, ese día fueron tomadas por millares de manifestantes. Estudiantes, profesores, investigadores, funcionarios de la enseñanza, federales, estaduales y hasta de colegios particulares de incontables escuelas de renombre, manifestaron en todo el país en defensa de la educación. Nadie todavía ha tentado poner un número a la multitudinaria manifestación. Se comprobó que abarcó 70 universidades e institutos en todos los estados brasileños, pero la sorpresa con que tomó a los medios de comunicación fue total.

La enorme huelga se realizó en repudio al recorte presupuestario de un 30% a las universidades e institutos federales de educación. Mientras se revocaban 3.000 bolsas de investigación estudiantiles en funcionamiento.

La primera intimidación a la enseñanza provino de Arthur Weintraub, ministro de Educación que anunció que los inmediatos perjudicados serían quienes promoviesen desórdenes ("balburdia") en las instituciones educacionales. Este personaje sustituyó a Ricardo Vélez Rodríguez que luego de tres meses de inutilidad demostrada, sin intentar elaborar ningún plan, renunció por inservible.

Arthur Weintraub es un personaje que en sus exposiciones más profundas se declara enemigo del "marxismo cultural", pasó por el mercado financiero (Banco Votoramtim y Quest Corretora, que casualidad) y antes de asumir la cartera de educación nunca había dirigido nada en el área educacional.

Sin lugar a dudas la enmienda constitucional que estableció un techo máximo de gastos públicos en los primeros momentos del gobierno Bolsonaro, es antecedente directa de estos recortes.

La huelga ocupó las plazas urbanas con clases públicas para explicar el papel social de la educación y los desastres que promueve la reforma de jubilaciones que aumenta la edad mínima de los profesores y funcionarios para poder jubilarse.

Quizá las universidades públicas son los sectores más amenazados por los recortes presupuestarios y sin ningún lugar a dudas son el centro de los ataques de Bolsonaro. Que desde Dalas denominó como "Idiotas Útiles" a los manifestantes.

Pero también la enseñanza primaria está amenazada por los impulsos de la privatización. La educación secundaria asimismo pretende ser reformada, Y está claro que existen en el gobierno intenciones nefastas de eliminar ciertas asignaturas como historia, filosofía y sociología y todas las disciplinas que podrían desarrollar el pensamiento crítico.

Para los apoyadores directos del gobierno, -el empresariado "nacional" y extranjero-, el objetivo de la enseñanza debe ser preferiblemente neutral y dirigido a favorecer el mercado de trabajo. Y sobre todo sin incentivos a la reflexión.

Es importante remarcar que la investigación científica de la Universidad ha mejorado mucho en todo sentido -el 90% de la investigación se realiza en universidades públicas y esto es reconocido por varios medios internacionales educativos.

En los gobiernos del PT se apoyó una expansión de las universidades públicas y ante todo se mejoró la participación de sectores sociales excluidos hasta entonces de la actividad universitaria

Era uno de los pocos espacios plurales y democráticos en la sociedad brasileña que restaban, exactamente porque había esa limitada- convivencia entre hijos de familias de orígenes sociales diferentes, y entre negros y blancos, que es algo difícil en la sociedad brasileña. En Brasil, las escuelas o los hospitales que los ricos y pobres frecuentan son diferentes. Porque en Brasil el racismo es estructural e institucional (según ONU - 2013). Pero en las universidades aún existe, en parte, todavía, esa democratización que es absolutamente necesaria para crear un nuevo modelo de desarrollo.

Bolsonaro pretende reducir la investigación, limitarla a una élite y sin ninguna diversidad entre el alumnado. Es un brutal ataque a lo poco que resta de la cultura educativa del país.

Referencias

-Tatiana Roque, profesora de matemáticas y filosofía en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y una de las principales organizadoras de la movilización del 15 de mayo de 2019.
-Luiz Roberto Serrano, do Jornal da USP
-Desacato.info, Juan Luis Berterretche, Ilha de Santa Catarina , Brasil

                                                                       -------------------------------------

 

                                           Defensa educación contra Bolsonaro. Huelga del millón

Fiona Edwards

Eyes on Latin America

Más de un millón de personas tomaron las calles de Brasil el 15 de mayo de 2019 en huelgas en todo el país que se oponían a los ataques masivos del gobierno a la educación. El presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, ha estado en el cargo por menos de cinco meses y ya enfrenta una gran resistencia a su agenda ultra neoliberal, y son los profesores y los estudiantes quienes están liderando el camino.

Según los organizadores , un cuarto de millón de personas protestaron en Sao Paulo y más de 200,000 en Río de Janeiro. Otras grandes manifestaciones se llevaron a cabo en todo el país con más de 50,000 educadores y estudiantes que protestaban en Brasilia, al mismo tiempo que 20,000 personas en Curitiba y 50,000 en Salvador. Las protestas en defensa de la educación se llevaron a cabo en más de 100 ciudades de todo Brasil.

La Confederación Nacional de Trabajadores en Educación describió el día de las huelgas educativas como un 'calentamiento' para nuevas movilizaciones contra este y otros aspectos de la ofensiva de austeridad de Bolsonaro que amenaza con empobrecer al pueblo brasileño y socavar el desarrollo nacional, económico y social de Brasil.

La próxima gran movilización contra la austeridad está prevista para el 14 de junio de 2019, con trabajadores que se preparan para una huelga general contra el ataque propuesto a Bolsonaro sobre las pensiones, que actualmente se está debatiendo en el Congreso.

El asalto de Bolsonaro a la educación y el futuro de Brasil.

El proyecto de Bolsonaro es desmantelar la educación superior pública a través de universidades privadas de fondos estatales como un primer paso antes de abrir la puerta para la privatización total del sector educativo.

La semana pasada, el Ministerio de Educación anunció que está recortando los fondos para todas las universidades públicas e institutos federales en un 30%. Hay planes para dejar de financiar los campos de la sociología y la filosofía por completo. Bolsonaro considera que estos campos son "comunistas". Las becas para 3.000 maestrías y doctorados ya se han cancelado.

Tras el anuncio de que el gobierno de Bolsonaro reducirá la educación pública, hubo un aumento en las acciones bursátiles de Kroton-Anhaguera, la compañía privada más grande del mundo en el campo de la educación. Brasil de Fato ha llamado la atención sobre el hecho de que la hermana de la ministra de Economía de Brasil, Elizabeth Guedes, es la Vicepresidenta de la Asociación Nacional de Universidades Privadas, que representa a varias empresas educativas privadas que se beneficiarán de la privatización de El sector de la educación pública de Brasil. El sitio web también informa que el propio Ministro de Economía, Paulo Guedes, tiene inversiones en el sector privado y de educación a distancia.

La privatización de la educación amenaza con disminuir la capacidad de Brasil para producir conocimiento científico, que es esencial para el desarrollo de Brasil. Según el informe "Investigación en Brasil" publicado en enero de 2018, la producción de conocimiento científico en Brasil depende exclusivamente de las universidades públicas.

El ataque de Bolsonaro a la educación se corresponde con el enfoque general del gobierno brasileño de disminuir el papel del estado en la economía y socavar las habilidades, el conocimiento y el desarrollo tecnológico del país. El gobierno de Bolsonaro está persiguiendo agresivamente una agenda de privatización , comenzando con un programa de liquidación o liquidación de aproximadamente 100 empresas estatales solo durante 2019.

El ataque de Bolsonaro al aprendizaje y la educación es un ataque al futuro de Brasil. Otras decisiones del gobierno de Bolsonaro también tienen el carácter de socavar la capacidad de desarrollo de Brasil. Por ejemplo, la única empresa grande, de alta tecnología y rentable de Brasil, Embraer, se está vendiendo a la corporación estadounidense Boeing. Al mismo tiempo, el gobierno de Bolsonaro ha congelado el 42% del presupuestopara el Ministerio de Ciencia y Comunicaciones del país.

La lucha para defender la educación en Brasil y detener el brutal ataque de Bolsonaro está en marcha. Es una lucha para defender las oportunidades educativas para que las futuras generaciones de brasileños aprendan y alcancen su máximo potencial. También es una lucha para defender la capacidad de Brasil de aportar al mundo ideas valiosas, conocimientos y descubrimientos científicos, así como para desarrollar su economía. En palabras del presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación, Heleno Araujo: "sin inversión en educación no hay desarrollo".

 

New Cold War

https://www.newcoldwar.org/resisting-bolsonaro-in-brazil-one-million-people-strike-to-defend-education/


                            

 

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 511

31/05/2019

Frida Khalo