Ir a portada
 ARTE & CULTURA   coordinadora de la rúbrica :   

           Resistencia en Concepción: arte y política en dictadura

Año 1982 y un grupo de mujeres y hombres se paseaban por los alrededores del foro de la Universidad de Concepción vestidos y pintados de azul mientras dejaban una huella del mismo color sobre el espacio que recorrían. La intervención se llamó simplemente "Azul" y fue ideada por el estudiante de Artes Plásticas Patricio Zamora, quien solicitó la ayuda del Teatro Urbano Experimental (TUE) para "devolverle el color" a una universidad que, durante la dictadura, se había sumergido en un gris absoluto. 

Así mismo, opaco, represivo, político e intranquilo era el contexto de un Concepción que en esos años vio en manifestaciones como "Azul" un arma para resistir las múltiples injusticias del país. Sin embargo, la intervención de Zamora fue solamente uno de los tantos trabajos artísticos donde la ciudad era escenario. Artistas visuales, trabajadores culturales, organizaciones sociales y el compromiso entre arte y política se mezclan en una historia que, casi 30 años después, intenta ser contada por un equipo de investigación local. 

"Concepción, te devuelvo tu imagen. Arte y política 1972-1991" puede entenderse como una exposición, una muestra construida a partir de archivos, testimonios y obras de la época, que fue inaugurada el viernes 6 de diciembre la Sala David Stitchkin (Galería Universitaria). También es una publicación impresa, un libro como idea inicial del proyecto y el cual tendrá fecha de lanzamiento para enero de 2020. Pero sobre todo es un acto político-pedagógico que hoy cobra más sentido e importancia que nunca. 

                                                     Acción PIDEE, frontis Catedral de Concepción en 1986.

Armar el puzzle

Llevaban tiempo postulando al fondo que les permitió financiar el trabajo, cuentan y afirman casi sincronizados Leslie Fernández Barrera (artista visual, investigadora y académica Universidad de Concepción), Carolina Lara Bahamondes (curadora, gestora e investigadora) y Gonzalo Medina Parra (comunicador, investigador y trabajador cultural), los integrantes del equipo de investigación. Días después de la inauguración de la muestra, los tres gestores se reúnen en un departamento de la calle Cochrane para ahondar en esta historia que toma como referencias temporales la apertura del Departamento de Artes Plásticas de la UdeC (1972) y el comienzo de la Transición Democrática (1991).

¿Cuál fue la causa o el detonante que les llevó a querer ejecutar este proyecto? ¿Con qué antecedentes iniciaron la investigación?

Leslie: Siendo profesora de Artes Visuales en la Universidad de Concepción, junto con una colega, Claudia Ortiz, que es del área de la historia, siempre hablamos de arte y sobre arte en historias locales, ya que siempre se ha difundido el arte que ocurrió en dictadura y lo que se habla es lo de Santiago, entonces fue como bueno, si esta ciudad fue tan activa en los años 50, las escuelas de verano, que había un movimiento político tan fuerte, entonces qué pasó en dictadura, algo tiene que haber pasado y de verdad que había muy poca información. Teníamos como algunos relatos muy superficiales de hechos que nos impulsaron a profundizar y empezar a buscar esa información. No tiene mucho sentido que hablemos sobre lo que está pasando afuera teniendo una historia local, reciente, que tenemos que abordar, entonces ahí apareció esa idea. 

Carolina: Claro, nosotros advertíamos que habían lecturas, publicaciones. Había conocimiento sobre lo que había sido el arte en Concepción antes del 73, año 60 más bien, con ciertos hitos como el muralismo que se fue instalando en los años 40 y la Casa del Arte, la Sociedad de Arte. Nombres claves como Eduardo Meissner, Albino Echeverría, Tole Peralta y después saltamos hasta los años 90 con la preeminencia de la pintura en esa época… Entonces, claro, había toda una nebulosa con lo que había pasado en periodos de dictadura y también recuerdo que cuando estábamos muy al comienzo salió una publicación sobre la historia del Calaucán que recuperan partes también de esta historia. Creo que es la primera publicación que de algún modo visualiza lo que pasó en dictadura y donde aparece la labor de ciertas agrupaciones que nosotros también tomamos en el libro, como el mismo Calaucán, el Taller Pucalán, la Agrupación Democrática de Artistas (ADA) y el Teatro Urbano Experimental, el TUE, y había una imagen tremenda de una obra que hizo el TUE en la época, el año 82, que es "Azul", entonces había fotos de eso, habían registros. Son imágenes potentisimas, entonces nos dimos cuenta, o sea, cómo ocurrió esto en Concepción, en dictadura, o sea, eso fue como la punta del iceberg y empezamos a investigar y, claro, empezaron a salir cada vez más más entrevistados, más acciones, más experiencias, más agrupaciones. 

                                        Programa de mano obra "Auschwitz Carretera" del Teatro Urbano Experimental, dirigido por Alexis Figueroa. Fotografía: Teatro y Memoria Concepción.

Y el equipo de trabajo, ¿lo conformaron a medida que ya estaban investigando?

Carolina: O sea, las primeras conversaciones comenzaron entre Leslie y Claudia, después me convocaron a mí y después al Gonzalo. Igual, yo ya venía trabajando en investigación en arte contemporáneo 

¿Dónde generaron mayoritariamente el trabajo de investigación? ¿Tuvieron que recurrir a otros lugares fuera de Concepción?

Leslie: En relación de ir a otras ciudades… lo que pasa es que ya nos empezamos a meter como con los posibles entrevistados y ya hay algunos que no están viviendo acá, entonces coincidian que teníamos que viajar y los contactábamos para poder entrevistarlos. Hicimos dos entrevistas en Santiago, otra en Alemania que hicimos por Skype.

Carolina: Es importante resaltar que en cuanto a investigación de archivo tampoco es mucho porque es una historia no escrita y una época donde se sacaba poca foto, donde no publicaban catálogo, entonces, más bien es una investigación a partir del relato, en donde las entrevistas son fundamentales y además archivo de prensa.

Gonzalo: No había ninguna investigación como exploratoria anterior a la nuestra. Lamentablemente porque, como decía la Carola, podría haber sido como un piso teórico o histórico para poder generar trabajo, pero en general estábamos trabajando sobre invisibilización de archivo o lo que la Claudia mencionaba de que no había olvido había silencio, como que estaba todo ahí pero nadie hablaba de ello y nadie había desempolvado los archivos para generar un mapa que estaba totalmente disgregado en Chile. Nosotros entrevistamos gente de Santiago, Alemania, Puerto Varas, Tomé, en todas partes. 

La calle como museo

Respecto a los resultados, y ahondando en aquellos años, ¿cuál era la manifestación artística que más se habituaba en la época? 

Gonzalo: Yo no sé si hay un lenguaje predominante. Si hay prácticas de activismo artístico quizá pueden ser un paragua conceptual o más bien un marco conceptual de acción, de producción. Los artistas se situaban desde la pregunta de si es posible la separación entre arte y vida y obviamente decían que no y generaban una integración del arte en todas las esferas de la vida y a la vez la vida también en todas las esferas de la producción artística. Entonces por eso se habla de activismo artístico, porque generalmente ellos estaban tan alineados con su contexto, tanto en su propio quehacer artístico, que sí eran performance, intervención urbana, acciones gráficas, que es como llevar la producción gráfica a la calle, acciones relámpago también, que quizá no es una acción artística propiamente tal, pero tiene que ver con, por ejemplo, ilustrar un afiche o un lienzo y difundirlo en la calle por, no sé, dos o cinco minutos porque llegaban los pacos y había que esconderlo y los que lo vieron lo vieron y listo chao. 

Leslie: Y muchos sin registros… 

Gonzalo: Y muchos sin registros más que el testimonio como de las personas que lo hicieron o que lo vieron. Como que de eso se trata un poco la producción de esos años, pero así como un lenguaje predominante, quizá…

Carolina: Yo diría que hay como tres ejes importantes. Uno el uso del cuerpo, del artista, de los artistas del colectivo, del público, o sea, el cuerpo individual o colectivo. Lo otro el uso del espacio público, la calle, lugares emblemáticos de Concepción como el frontis de la Catedral. Y lo otro, los desplazamientos de la gráfica, porque hay trabajos, como decía el Gonzalo, las intervenciones gráficas o acciones gráficas.

El 1 de diciembre de 1991, día internacional de la acción contra el sida, el colectivo "Las Yeguas el Apocalipsis" (integrado por Pedro Lemebel y Francisco Casas) realizan en un aula facilitada por el Centro de Alumnos de la Facultad de Periodismo de la UdeC, "Homenaje a Sebastián Acevedo". Fotografía: HACIENDA-GLAMOROSA.

¿Cómo era la relación y recepción de la gente frente a estos acontecimientos artísticos? 

Leslie: En cosas que recogimos de "Azul" mucha gente habla de eso, incluso hay personas que les impactó tanto que después siguieron un camino vinculado con el arte siendo estudiantes de colegio, de liceo. Fue algo así muy impactante ver esa acción en el Foro UdeC. Entonces, claro, hay algunas fotos por ejemplo de Roberto Pable que se ve mucha gente en la calle, en el paseo peatonal, viendo todo eso. 

Gonzalo: Eso quería resaltar, sobre lo de hacer resistencia con el arte, porque igual había un tema de resistir a la dictadura, pero cómo. Esta resistencia a la dictadura no era con un mensaje literal ni mimético, sino que tenía que ver más bien con lo alegórico y con experimentar un poco con ese tipo de cosas y generar preguntas más que respuestas, entonces por eso también tiene que ver con que los artistas hayan abordado otros lenguajes, más contemporáneos, más que, por ejemplo, la pintura o la escultura o el grabado dentro de una sala, sino que trasladaban esos espacios y los llevaban a la calle, que la calle era el museo en ese tiempo.

Carolina: Lo otro, en relación al público con estos artistas, es importante señalar que ellos más allá de las obras, que se disolvían estas fronteras, trabajaron en articular tejido social, porque formaron agrupaciones, o sea, el ADA o la AUT (Agrupación Universitaria Tomecina), finalmente colaboraban en jornadas, colaboraban estrechamente con otras organizaciones políticas, de derechos humanos, sindicales, estudiantiles, poblacionales, entonces había un trabajo de volver a restablecer el tejido social. 

                                        

                                      Obra "Neruda" del TUE en 1983. Fotografía: Teatro y Memoria Concepción.

Hoy igual que ayer

Solo una cosa con respecto a la exposición en la Sala David Stitchkin, me llamó la atención la integración de material audiovisual, el tipo de imágenes, ¿cuál fue la intención? 

Leslie: Las imágenes que están en ese documental fueron presentadas cuando se lanzó el libro Memorias del Pizarrón y ahí lo presentó la Valentina Palma, que hizo la edición a partir de imágenes de Cantero. Entonces, cuando vimos ese documental empezamos a darle vuelta que sería bueno tener imágenes, video, y lo único que estaba disponible era eso y era un material bastante más largo, pero lo que queríamos era que se vieran las calles, que se viera cómo la gente andaba vestida, los gritos, los carteles, etc. Entonces, le pedimos a Valentina que hiciera una nueva edición para que entraran como un contexto, o sea, que se pudieran entender. 

Gonzalo: Lo que pasa es que a nivel como de guión curatorial igual era importante visualizar el contexto, que era lo que envolvían todas estas prácticas de activismo artístico y teníamos ciertos archivos de prensa pero quedaba la necesidad de palpar un poco, visualmente, la calle, escuchar qué sucedía ahí y bueno en la exposición está al medio, entonces genera este encuadre que da contexto y envuelve la experiencia. 

¿Cómo ven el actual movimiento social y la respuesta de los artistas en comparación a aquella época? ¿Cuál es la relación de este trabajo con el hoy?

Carolina: Todo lo que está ocurriendo ahora es producto de la dictadura que en el fondo su herencia continua, entonces esa historia que es como circular, que conecta, que no ha acabado, entonces, hay guiños también en la exposición que activan esa relación obligada. 

Leslie: Yo pensaría que estamos viviendo un proceso que es super reciente. Partió con tanta fuerza y como que ya el lunes estábamos todos en la calle y no tuvimos miedo de salir a la calle. En realidad es super distinto porque cuando nosotros partimos esta investigación del 72, recién en el 80 la gente se atrevió a hacer muchas más cosas. O sea, estuvo muy guardada y con mucho miedo antes, entonces ahora es distinto, creo que han habido muchas más posibilidades de organización. 

                Los investigadores Carolina Lara, Gonzalo Medina y Leslie Fernández en la inauguración de la exposición el viernes 6 de diciembre. Fotografía: Facebook Universidad de Concepción .

La exposición "Concepción, te devuelvo tu imagen. Arte y política 1972-1991" estará abierta de lunes a sábado, de 10:30 a 14:00 horas, hasta el 30 de enero de 2020 en la Sala David Stitchkin, lugar que cobra especial relevancia ya que 40 años atrás fue censurada no necesariamente por los trabajos que se mostraban, sino por ser simplemente un espacio de cultura y alternativo. 

La muestra incluye registros de instalaciones, performances, acciones de arte y acciones gráficas, que registran lenguajes contemporáneos y experimentales. Se incluye el aporte de artistas y escritores como Pedro Millar, Manuel Fuentes, Pilar Hernández, Iván Díaz, Iván Cárdenas, Ricardo Pérez, Arinda Ojeda, Ricardo "Chepo" Sepúlveda, Roberto Pablo, Paola Aste, Rodrigo Andrade, Miguel Parra, Francisco Albarrán, Egor Mardones y Juan Bustos "Pisan" (de Tomé), entre otros, que también formaron colectivos, y agrupaciones, como el ColectivArte80, Teatro Urbano Experimental (TUE), Calaucán, Taller Marca, el Taller de Video Independiente de Concepción (TAVIC), la Agrupación Democrática de Artistas (ADA), y la Agrupación Universitaria de Tomé (AUT).

Fuente:  https://radioleufu.cl/resistencia-en-concepcion-arte-y-politica-en-dictadura/

 

 

 

 

                                       

 

 

                         

     n° 518

31/12 /2019

Frida Khalo