Ir a portada
 ARTE & CULTURA   coordinadora de la rúbrica :   

  

Manifiesto de Camila Blanche: "Trabajo con lineamientos feministas, le moleste a quien le moleste"

MANIFIESTO A CAMILA BLANCHE, MUJER MURALISTA, TATUADORA E ILUSTRADORA, EN SU TALLER UBICADO DENTRO DE BALMACEDA ARTE JOVEN, EN QUINTA NORMAL15.ENERO.2020FOTO: VALENTINA MORA / LA TERCERA
MANIFIESTO A CAMILA BLANCHE, MUJER MURALISTA, TATUADORA E ILUSTRADORA, EN SU TALLER UBICADO DENTRO DE BALMACEDA ARTE JOVEN EN QUINTA NORMAL. 15.ENERO.2020 FOTO: VALENTINA MORA / LA TERCERA

Mi papá fue una persona temporal en mi vida. Por eso no uso su apellido (Farías) y sí el de mi mamá, quien me crió entre Renca y Maipú. Ahí fui al Liceo Experimental Artístico. Me gustaban todos los ramos relacionados al arte: expresión textil, pintura, escultura y cerámica. Luego estudié en un programa del Pedagógico que ya no existe: Licenciatura en Artes Visuales. Soy pintora, tatuadora e ilustradora

.

Desde que tengo recuerdos que hago esto y nunca quise nada más. Yo pintaba con lo que tuviera en el momento: rodillo, látex, pintura o spray. La primera vez que pinté en la calle hice letras y después empecé a hacer personajes. También tatúo, pero no es mi fuente de ingresos principal; cuando lo hago, le doy la vuelta a la estética de los diseños, los adapto a mi estilo y trato de que sean lo más personalizados posible. Mis ilustraciones tienen un valor alto, y como sé que no todos pueden acceder a ellas, hago duplicados y las vendo más baratas.

 

El arte es una forma de vida. Yo me acuesto preguntándome qué voy a pintar mañana o qué ilustración voy a hacer. Estoy todo el rato con la cabeza funcionando. Trabajo todo el año y no tengo vacaciones. Arriendo un taller con dos amigas en Quinta Normal y reparto mi tiempo entre ese lugar y mi casa. Lucho todos los días para ser fiel a mis principios.

 

Trabajo con lineamientos feministas, le moleste a quien le moleste. Soy la gestora y propulsora del proyecto Pintoras Callejeras. Es una plataforma virtual y de encuentro que creé en 2014 para levantar los trabajos artísticos, pictóricos e ilustrativos de artistas chilenas que trasladaron su labor a la calle. Solo participamos mujeres; es separatista. Históricamente, la pintura callejera es un espacio súper androcentrista, súper machista y súper misógino, entonces esto nace desde esa necesidad de darles un espacio seguro a las niñas que pintan.

 

Tuve sensaciones encontradas con mi último mural. Lo pinté en el Cementerio General, cuando estábamos en medio de la revuelta de octubre. Yo sentía que tenía que estar en las marchas, pero después me di cuenta de que yo desde el muro también estoy denunciando, resistiendo y luchando.

 

Nosotros intentamos democratizar el arte. Cuando intentan penalizar el trabajo callejero están tratando de volver a la cultura elitista y folclorizar lo que hacemos. Son proyectos de ley hechos por personas que nunca han pintado en la calle y que se sienten con el derecho de decir qué es y qué no es aceptable trazar en el espacio público.

 

Mi hijo Gaspar sigue mi ejemplo. Ahora, con siete años, asegura que es un ilustrador experto.

 

Fuente: https://www.latercera.com

                 

 

 

 

 

 

 

                                       

 

 

                         

     n° 520

29/02/2020

Frida Khalo