Ir a portada

                                                              Que la historia no se repita !


Regresamos con algunas reflexiones, acerca de  una realidad que estamos viviendo y que algunos se esfuerzan en no mirarla de frente.
El continente latinoamericano se desangra; desplazados , miles de migrantes en las rutas reprimidos, atacados por otros pobres de los países a donde llegan,  intentan huir de sus países de origen. Muertos, desaparecidos, encarcelamientos y secuestros. Se instala la barbarie nacionalista y xenófoba  . La confrontación es en algunos casos cuerpo a cuerpo de pobres contra pobres , un brote generalizado de odio baja a las calles.
El Uruguay festeja la llegada de la primavera, se prepara para el carnaval , es pera la llegada de los cruceros de turistas, sigue en su cotidiana rutina. Mientras tanto los militares provocan una y otra vez, re surgen voces golpistas. El gobierno sigue entregando la tierra a los inversionistas de las transnacionales del  gran capital.
En las calles de la ciudad es visible la fractura social. Gente empobrecida, cuerpos a  la intemperie , así podríamos seguir enumerando las cosas que no se quieren ver. El gobierne con su presidente ausente es  un barco  a la deriva. La compaña pre electoral ya está en curso y la derecha tradicional afila sus garras. Hace  ya un buen rato que se ha instalado la cultura de la impunidad habilitada por la propia izquierda y sus pactos.
No parece pero vivimos una situación de extremo peligro, mismo si no hay en nuestro país   una situación como la de otros países del continente, estamos bajo el mismo fuego y la misma estrategia de saqueo ; paulatinamente el continente se va militarizando . Parte de nuestro pueblo está librando algunas luchas de resistencia, como la campaña de firmas contra la ley de riego, regresan las marchas en defensa del agua, la tierra y los  bienes naturales. En materia de DDHH, asistimos a una pulseada entre posturas militaristas de corte golpista y sectores importantes  del pueblo que nunca han abandonado , la lucha por verdad y justicia , contra los crímenes cometidos en la última dictadura cívico militar.
No hay recetas, pero se hace urgente organizarse desde todo el espectro social  para ofrecer resistencia  a las fuerzas retrógradas que pretenden volver a los años más oscuros de nuestra historia. Sin embrago  no serán las elecciones que cambiaran la actual situación si no una construcción desde abajo, horizontal, sin  jerarquías  de otros espacios de resistencias y autonomías. No es la restauración democrática  que abre el camino a los nuevos paradigmas, si no el abandono por completo de nuestros modos de existencia.
Estos cambios deben darse en el ámbito familiar, laboral, barrial, y estudiantil. Pero también se deberá rodear particularmente en estos momentos a las organizaciones sociales que alzan su voz contra el golpismo y el revanchismo en nuestro país.
Sandra P.  Gómez para alternativas
20/ 10/ 2018

 

     n° 504

26/10/2018

Frida Khalo