Ir a portada

                                                         Cuánto cuesta un soldado

EE.UU. gasta hasta 17.000 dólares por cada marine o infante

Llevan hasta setenta kilos encima y cada cosa cuesta una fortuna: armaduras de 1600 dólares, cascos de más de 300, mochilas de mil dólares. 

 La evidencia está en los noticieros en blanco y negro, en las obras maestras del reportaje de guerra, en las toneladas lineales de imágenes de lugares como Kursk, Anzio, Iwo Jima o Berlín. Ahí se ve, jóvenes para siempre, a soldados ingleses, alemanes, rusos, americanos, franceses, japoneses y varios, varios etcéteras, peleando la mayor guerra jamás vista. Van con un uniforme de brin, un casco de metal, un cinturón y botas de cuero, un arma en la mano. A lo sumo, se molestan en colgar de la cintura una cantimplora, alguna granada, cargadores, un puñal. Si se los ve con una mochila, es chiquita como las que usan hoy los chicos, o una bolsa con tres piolines, a la rusa. Esa era gente que ganaba sus guerras sin accesorios, durmiendo en el suelo, comiendo lo que hubiera.          

                                 

                                              

                                                   

 

                                                                            

Entrevista a Raúl Zibechi

"Los movimientos sociales son los únicos que pueden impedir la barbarización a la que nos conduce el sistema capitalista"

Raúl Zibechi es un periodista y activista uruguayo, y un prolífico ensayista al que cuesta seguir el ritmo: veinte libros publicados, unos treinta y cinco capítulos en libros colectivos, gran cantidad de artículos, así como charlas y clases grabadas en video y subidas a las redes sociales... Ha colaborado en diversas publicaciones latinoamericanas como el diario mexicano La Jornada o el semanario uruguayo Brecha, y su militancia en los Tupamaros en los setenta le obligó a exiliarse. Asimismo, el alcance de su pensamiento ha motivado la aparición de libros y escritos de análisis sobre su obra o apoyados en ella. A pesar de todo, no le gusta definirse como un intelectual, pero está claro que Zibechi es un referente en el análisis de los movimientos sociales en América Latina y sus contextos sociales y culturales.     

 

                                                

 

 

Develando el caso Huawei: EE.UU., China y la necesidad de la no alineación digital

                                                                         cables_300x388_-_constanza_figueroa_cc_by_4.0.jpg  

A medida que avanza la era digital, la reciente inclusión de Huawei en la lista negra de los Estados Unidos puede resultar un acontecimiento de importancia histórica.

Durante la última década, aproximadamente, unas pocas empresas de Internet con sede en los Estados Unidos fueron más allá de la captura de nuestros sistemas de información y comunicación para empezar a dominar sectores físicos como el comercio minorista y el transporte, y avanzar hacia otros como la salud y la educación. Así como la mecanización no dejó ningún proceso o sector sin tocar durante la revolución industrial, con la economía digital, la inteligencia digital basada en datos está reconfigurando radicalmente todas o la mayoría de las áreas y sectores de la actividad económica.          

 

                                                     

 

                                                             Contra la razón populista

La vía muerta de Ernesto Laclau
23/07/2019 | Stathis Kouvelakis

[Los trabajos de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, muy discutidos en el ámbito académico desde hace varios años, se han extendido al ámbito político y han generado debates en el seno de la izquierda latinoamericana y europea.

En este texto, Stathis Kouvelakis se dedica a deconstruir la racionalidad de la política teorizada por Laclau bajo el término populismo. Con ese objetivo, propone discutir tres tesis:

* La democracia radical propuesta por Laclau se base en el principio de una autolimitación que excluye cualquier idea de ruptura con el orden socio-económico capitalista y con los principios de la democracia liberal, que asimila a una empresa de tipo totalitario..

* Contrariamente a lo que afirma Laclau es la lucha de clases la que actúa como agente de dereificación del sujeto político y no la razón populista.       * La lógica hegemónica que alienta la razón populista no se corresponde con el objeto de la misma por dos razones: a) dado su estricto formalismo, adolece de una indeterminación de principio frente a cualquier movimiento real; b) No puede informar de sus propios efectos; por ej., de su transformación en posición hegemónica de poder. CT]      

 

                                              

 

Las promesas incumplibles del libre comercio


A propósito de la firma del tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), discutimos el rol que ha tenido la apertura comercial en el orden mundial capitalista, y las imposibles ilusiones de "abrirse al mundo" como vía para la prosperidad que venden Macri y los liberales.  

Los liberales y neoliberales −desde Milei hasta Macri− sostienen que el libre comercio es la piedra de toque para alcanzar el esquivo desarrollo nacional. La decadencia argentina se explicaría en una medida no menor por haberse "cerrado" del mundo. Para muestra, destacan que las exportaciones argentinas apenas representa un 0,3 % del total mundial, cuando hace 50 años llegan al 0,8 %, y a mediados del siglo pasado equivalían al 1 %. Las naciones más prósperas, nos dicen, son las que han abrazado el libre comercio.

Hace ya más de 20 años Ha-Joon Chang analizó en Retirar la escalera cómo los países que llegaron a hacerse ricos −las potencias imperialistas- lo hicieron a través de políticas muy distintas de ese libre comercio. Tras haberlo conseguido, concentraron sus esfuerzos en imponer al resto del mundo las políticas contrarias a las que le permitieron llegar a su posición. Una realidad bien distinta a estos planteos realizados en la Argentina por quienes quieren reducir el panorama que se viene después del tratado con la UE (que todavía tiene un largo trecho hasta concretarse) a una grieta entre sectores "viables" e "inviables", en la cual, como afirmó el rey de la soja Gustavo Grobocopatel, "hay que dejar que algunos sectores desaparezcan". Que perezcan los sectores menos competitivos sería el precio a pagar para tener una economía más productiva de conjunto. Si desaparecen algunos ganamos todos.       

 

 

 

 

 

 

 

 

                                           

 

                                                

 

 

                                             

 

 

 

 

 

 

RESPONSABLE DE LA SECCIÓN ECONOMIA:  Gervais Constant   

31/07/2019

 n° 513

Frida Khalo