Ir a portada

 

                                                             El caballo y la cruz

                                                     Misa en la Catedral / Foto: Mauricio Zina

 

    Los rituales en la asunción de Lacalle Pou.

Asumió el gobierno presidido por Luis Alberto Lacalle Pou. Fueron días de formalidades, ceremonias, visitas y mensajes simbólicos. El nuevo presidente se mostró acompañado de dirigentes de la derecha y la ultraderecha regionales, escoltado por jinetes y bendecido por sacerdotes, lo que dejó claras las afinidades de su gobierno y señaló el retorno de cierta idea de lo nacional.

Después de un discurso en el que habló sobre la libertad, Lacalle Pou salió del Palacio Legislativo y se subió, junto con la vicepresidenta, Beatriz Argimón, al viejo automóvil que perteneció a su bisabuelo Luis Alberto de Herrera, en el que su homónimo padre había hecho ya el mismo recorrido. Dio un rodeo por la Avenida de las Leyes y agarró por la avenida Libertador, seguido de nada menos que 3.300 caballos con sus jinetes.

Hico hico

La caballería estaba organizada por delegaciones de los 19 departamentos. Flameaban en manos de los hombres a caballo banderas de Uruguay y de numerosas organizaciones. Cabalgaban también muchas mujeres (a menudo con unas largas polleras que cubrían la totalidad del lomo del caballo) y niños. Abundaban los ponchos, los facones y los gritos de algarabía. Por las ropas y los cuerpos, se podía suponer la clase social de los jinetes. La clase altísima desfilaba mezclada con los sectores populares del campo. En el público se veían mucha gomina, muchos sombreros panamá y muchas personas vestidas de blanco, a veces de la cabeza a los pies.         

 

                                            

 

                                                                                           Ahora que vas a ser opositor

por Hoenir Sarthou

 

  Ahora que vas a ser opositor

por Hoenir Sarthou

Ahora que vas a ser opositor por Hoenir Sarthou

Escribo esta nota con un destinatario claro y a la vez impreciso. Les escribo a los tantos que fueron o se consideran hoy militantes de izquierda.  Muchos habrán votado al Frente Amplio el año pasado. Otros, como yo, no lo hicimos. Pero no es eso lo importante. La cuestión pasa por otro lado. Pasa por cómo se para uno frente a la realidad social cuando piensa el mundo desde determinando marco de ideas.

Para abreviar, diré que le escribo a gente que cree que el futuro sería mejor si más gente pudiera acceder a los bienes materiales, a la educación, y al poder. La última palabra es clave. Porque nadie admite en público ser partidario de la concentraciòn de la riqueza y del saber. En cambio, es admisible decir que el poder debe estar en manos, "de los que saben", "de los más eficientes", o "de quienes siempre lo han tenido".         

 

                                           

 

                                                             Coronavirus, cuarentena y derechos humanos

Óscar López Goldaracena
El derecho a la salud es un derecho humano fundamental que integra el grupo de los llamados derechos económicos, sociales y culturales.1 Mucho podríamos ahondar en todas las normas jurídicas que lo consagran, a nivel internacional, regional y nacional, y en la naturaleza de las obligaciones que implica, pero excedería la finalidad de esta presentación.2 
Sin perjuicio, en lo que sería medular para el caso, podemos afirmar que en virtud del derecho humano a la salud de todos los habitantes de Uruguay es una obligación jurídica del Estado adoptar las medidas inmediatas, necesarias y efectivas para prevenir la expansión del coronavirus.        

                                        

 

                                                 En situación de calle no hay cuarentena posible

En situación de calle no hay cuarentena posible

marzo, 2020
                                                              

El lunes pasado el Colectivo Ni Todo Está Perdido, que nuclea distintas realidades de personas en situación de calle, difundió una convocatoria titulada "¿Dónde cumpliremos con la cuarentena las personas en situación de calle?". En ese breve texto, el NITEP denunciaba la "ausencia de medidas reales" respecto de "un sector de la ciudadanía de alto riesgo", como son quienes además de vivir en la calle, son adultos mayores y/o tienen enfermedades crónicas. La situación, continúa el comunicado, se complejiza no solo con las nuevas medidas represivas que el gobierno reforzó para con ellos, sino también teniendo en cuenta la cantidad de espacios públicos donde pasaban el día y que, con las medidas de prevención, cerraron.   

 

                                 

 

Comunicado de Prensa

            Ante la emergencia sanitaria y económica suspender el contrato con UPM

30 de marzo, 2020

La Coordinación Nacional contra UPM apoya los llamados a suspender el contrato ROU-UPM en vista de la actual situación de emergencia sanitaria y económica que afecta al país y el resto del mundo. En esta situación en la que el país necesita tener fondos disponibles para responder a la crisis es urgente liberar al Uruguay de un compromiso que implica destinar una gran cantidad de fondos que no dan respuesta a la emergencia actual.
De acuerdo a lo estipulado en el numeral 7, cláusulas 7.1 a 7.5 del contrato entre ROU-UPM el 7 noviembre 2017, se entiende que si existe una "causa extraña no imputable" puede no darse continuidad al contrato. Es decir, entre las causales que impidan que se cumpla el contrato aparece listada una epidemia como el tipo de evento que constituye este tipo de "causa extraña".            

 

                                            

 

                                                                                                        Sólo Dios sabe

Trabajadoras domésticas extranjeras en Uruguay                                                        

                                                                             Ilustración: Dani Scharf

Las trabajadoras migrantes, muchas de ellas aterrizadas directamente en los barrios privados de sus nuevos "señores", ni se enteran del detalle de las ocho horas ni de nuestra legislación modelo si se la compara con las del resto del continente. Algunas madrugan en el cuarto junto con el lavarropas y se acuestan luego de que el último patrón haya terminado de cenar, pero igual se han hecho un tiempo para salir de esas cuatro paredes y contar su historia.

Sale de su habitación a las 8.30 de la mañana. Debería salir a las 9, pero ella lo hace antes. De 16 a 18, toma sus horas de descanso obligatorias, aunque la nueva patrona le ha pedido que por favor adelante ese horario para esperar con la merienda a los chicos, que llegan del colegio a las 16.30.

Carmen ‒peruana‒ conoce su horario de comienzo de jornada, pero jamás el de salida. Luego de que todos terminan de cenar y está lavado el último tenedor, después de disponer sobre la mesa la vajilla del desayuno para el día siguiente, recién ahí recalienta su plato de comida y se dirige a su cuarto. Nunca antes de las 23, a pesar de que "la señora" le prometió al principio que en la casa se cenaría siempre a las 20. Recién ahí Carmen se sienta en la cama con su plato, llama a sus hijos, que están en Perú, y mira la televisión diez minutos hasta que el sueño la vence. El despertador sonará puntual a la mañana siguiente para un nuevo servicio.      

                  

                            

 

  DÓLAR, TARIFAS E INFLACIÓN.

                                                       DÓLAR, TARIFAS E INFLACIÓN.

 

El desgaste del Encuentro Progresista, que en sus gobiernos, olvidó su pasado de izquierda y aplicó las recetas del Consenso de Washington, desbrozó el camino para la asunción del gobierno del Dr Luis Lacalle Pou, como abanderado del neo liberalismo más crudo.

Más allá de versos teóricos el objetivo real de la reducción del gasto público, de salarios reales y de propuestas privatizadoras, es la transferencia de ingresos desde los sectores populares para asegurar a los acreedores el cobro de sus créditos e intereses frente al Estado.

El costo de prebendas al capital requiere periódicos ajustes fiscales contra los trabajadores y el pueblo.

Agarrate Catalina.

Era previsible que las "fuerzas de mercado" empujarían el precio del billete verde al alza, en el marco de estrategias de impunidad financiera. A eso se suman incrementos de tarifas de entes del Estado y aumentos encubiertos del IVA, reduciendo descuentos por el uso de tarjetas de débito y crédito.

 

                                     

 

                       Luchas por el acceso a la vivienda.

Entrevista a Dahiana Rodriguez

 

 


Hemisferio Izquierdo TV

 

                             

           

                      

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                      

La casa de enfrente

                                        

URUGUAY - informacion y análisis      rcoordinador:  A. Gonzalez 

n° 521

 

1/03/2020

Frida Khalo