Ir a portada

               

                                                El doble estigma de ser joven y pobre

Una lógica comunicacional que contribuye a crear la figura de un sujeto despersonalizado y peligroso

Por Mauro Brissio y Antonio Colicigno 

 Vivimos en una época en la que los medios bombardean de forma sistemática a la sociedad con información de todo tipo. La que nos quita el sueño a nosotros es aquella que asocia a los jóvenes con el delito, con la delincuencia, destruyendo ―muchas veces― la esperanza de construir proyectos de vida como consecuencia de esta asociación.

En este sentido, el Observatorio de Jóvenes de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata nos dice que los jóvenes aparecen situados ―en la representación que hacen de ellos los medios― en un 52% en el territorio de la calle, configurando un escenario en el que solo se expresan cuando son víctimas o victimarios, con una ruptura total de los lazos que los unen a la comunidad de la que forman parte y construyendo la figura de un sujeto despersonalizado y peligroso.      

 

                                                   

    

                      Denuncian el fallecimiento de niños de la comunidad wichí de Salta por desnutrición

Rodolfo Franco, médico de la comunidad wichí de la Misión Chaqueña, Salta, escribió un texto publicado en la Garganta Poderosa en el cual se refleja la situación crítica que viven los pueblos originarios en la provincia norteña. "En lo que va de este año hemos sabido de seis niños wichíes fallecidos por desnutrición. Para que tomen noción de cual es la situación y el nivel de abandono, entre Misión Chaqueña y Misión Carboncito, a 50 kilómetros de Embarcación suman 6000 habitantes y yo soy el único médico. Eso es diez veces peor de lo que la Organización Mundial de la Salud recomienda: un doctor cada 600 personas", denunció el trabajador de la salud.

                                                 

              

                                                       El macrismo creó 85 cargos jerárquicos  

         Vialidad: gerentes con sueldos enormes atornillados a las sillas y rutas que no se hicieron   

De 2.800 kilómetros prometidos de autopistas se hicieron 365, apenas el 13 por ciento. Y de 4.000 kilómetros de rutas seguras no se construyó ni un sólo kilómetro.  Algunos gerentes pretenden una indemización, otros dejaron oficinas cerradas con llave y no entregaron las pertenencias del estado: auto, computadora y celular.
Por Raúl Kollmann
                                                                       Los trabajadores de Vialidad pusieron cajas en la puerta para invitar a los gerentes a depositar sus cosas e irse. 
Los trabajadores de Vialidad pusieron cajas en la puerta para invitar a los gerentes a depositar sus cosas e irse.  

Los gerentes ejecutivos de Vialidad Nacional pasaron de ser 49 en 2015 a 134 en 2019: el sueldo que se llevaron esos 85 nuevos jerárquicos, que no hicieron su carrera en Vialidad sino en empresas contratistas, fue de 230.000 pesos cada uno, en promedio. La trama no es solo de sueldos: el gerente de una empresa contratista pasó a ser gerente Ejecutivo de Licitaciones y Compras de Vialidad, con lo cual adjudicó licitaciones y obras la empresa a la que pertenecía. El modelo comandado por Javier Iguacel y Guillermo Dietrich se repitió una y otra vez. Pero hay más, los 85 gerentes ejecutivos nuevos, con sueldos gigantescos, no sirvieron para hacer más obras sino para hacer menos obras.      

 

                                                         

                             

         La escalofriante historia del represor Mario «Churrasco» Sandoval, un asesino entre nosotros

La intriga está compuesta por un triángulo: Argentina, Colombia, Francia. En la Argentina, Sandoval integró grupos de tareas durante la última dictadura militar, en Colombia se mezcló con los paramilitares y en Francia recicló sus dos experiencias para ascender social y profesionalmente sin que nadie le pusiera trabas en el camino.   No siempre se puede elegir el principio de un relato. El de el represor Mario Sandoval es una serpentina de posibilidades: asesinatos, crímenes de lesa humanidad, desapariciones, torturas en la Argentina, paramilitares en Colombia y, en el tramo final, una distinguida vida como profesor universitario y supuesto consejero presidencial en una de las democracias más prestigiosas del mundo, la francesa.           

      

                                                         

 

                       

                                             Apuntes sobre peronismo, Estado y lucha de clases

Juan Dal Maso

El discurso de unidad de los argentinos del nuevo presidente entusiasmó tanto como desorientó a diversos públicos. Más allá de las posiciones más conciliadoras o confrontativas, la notable baja de expectativas generada en amplios sectores de la población por la catástrofe social provocada por el saliente gobierno de Macri contribuye a un clima de esperanza en el nuevo gobierno. Al momento de cerrar este artículo se han ido conociendo algunas de las primeras medidas y se especula sobre otras que se conocerán en los próximos días.

Desde la óptica del nuevo oficialismo, la colaboración entre todos los sectores de la sociedad argentina es la única forma de resolver los acuciantes problemas que tenemos. Esto supone una organización de consensos que limite los conflictos –que en la retórica oficial se reconocen como pujas distributivas que hay que clasificar entre prioritarias y no prioritarias– para atacar el hambre como problema inmediato, a tono con la orientación de la Iglesia Católica y especialmente del Papa.             

 

 

 

 

 

       


 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                             

 

 

                                                                                               

                                                                                                                          
RESPONSABLE DE LA SECCIÓN Argentina:   Milo Garcia

31/01/2020

 n° 519

Frida Khalo