Ir a portada

Estado español pondría fin al autogobierno catalán luego del resultado del referéndum de independencia

>Dick Nichols

¿Es posible tener un referéndum exitoso cuando tu país esté efectivamente ocupado por 10.000 policías y paramilitares con órdenesde impedirlo?

La celebración del referéndum de independencia de Cataluña el 1 de octubre muestra que lo que se necesita para ello es un pueblo movilizado con una visión clara de hacia dónde se dirigen, el movimiento social más poderoso y persistente de Europa para guiarlo y un gobierno comprometido con sus promesas.

Añade a esos ingredientes, ya raros, la impermeabilidad ante la provocación y la violencia, la capacidad de improvisar cuando la logística es saboteada. y la determinación de prevalecer a pesar de un mar de dificultades (incluyendo tensiones severas dentro de tu propio campo. Entonces habás descubierto la receta para la victoria.

El pueblo de Cataluña lo demostró el 1 de octubre cuando, a pesar de más de 90 ataques a las mesas de votación por miles de la Policía Nacional Española y la Guardia Civil paramilitar, y un sinfín de fallas logísticas, más de tres millones (57% del padrón electoral) votaron y 2,26 millones lograron hacerlo y tener su voto contado.

Las otras 770.000 personas o bien encontraron su oficina de votación cerrada o su voto fue llevado en una urna confiscada por las "fuerzas del orden" que se habían abierto camino a través de piquetes de defensa pacífica para apoderarse del material electoral aparentemente más peligroso que cualquier sospechoso terrorista.

A pesar de esta operación brutal, cuyas 900 víctimas heridas dieron a millones de personas conmocionadas en todo el mundo su primera vislumbre del corazón autoritario y neo-franquista del Estado español, la organización del referéndum se mantuvo a pesar de la presión. Su supervivencia permitió a 2.044 millones de catalanes votar a favor de la independencia (90.18% del voto contado), 177.500 a oponerse (7.83%) y 64.632 a votar en blanco (2.83%).

En términos absolutos, el Sí de 2.044 millones a la pregunta "¿Debería Cataluña convertirse en un Estado independiente en forma de república?" Fue un incremento de 182.000 desde el "proceso participativo" no vinculante del 9 de septiembre de 2014. Obviamente, el apoyo a la independencia habría sido mayor si el referéndum se hubiera celebrado en circunstancias normales.

Además, para que el voto en contra de la independencia hubiera igualado el voto a favor, habrían de haber participado en la consulta 1.866 millones adicionales, y todos habrían tenido que votar NO. Este escenario completamente hipotético habría requerido una participación de 4.153 millones, El 78,15% del padrón electoral, más alto que en cualquiera de los cinco referendos anteriores en los que los catalanes han votado desde el final de la dictadura franquista.

Un referéndum ... y un movimiento de masas

El éxito del 1 de octubre contra toda la violencia, la agresión judicial, los trucos sucios y la propaganda negra del Estado español ha dado un enorme impulso de autoconfianza a los catalanes (80% de la población) que apoyan el derecho de su país a determinar su relación al Estado español.

Prueba dramática y sorprendente fue la adhesión abrumadora a un "paro civil" del 3 de octubre - en realidad huelga general - contra la violencia policial el 1 de octubre, así como el tamaño de las manifestaciones que lo acompañaron. El paro fue convocado por la Mesa para la Democracia, representando a las organizaciones de masas pro independencia de Cataluña, sus principales confederaciones sindicales, pequeñas y medianas empresas y organizaciones sociales, culturales y deportivas.

En muchos centros, las manifestaciones, oficialmente convocadas para las 6 de la tarde, pero ya en marcha desde las 11 de la mañana, fueron las más importantes desde el final de la dictadura franquista. Probablemente la participación más asombrosa fue en la capital de Girona, en el norte de la provincia, donde los ataques policiales habían sido generalizados y agresivos (hasta el punto de que la policía utilizó gases lacrimógenos para desalojar una mesa de votación en la localidad de Aiguaviva).

Según cifras de la policía municipal, el 3 de octubre 60.000 de la población de 100.000 habitantes de Girona desbordaron el centro de la ciudad para protestar por la violencia policial que había traído recuerdos de la dictadura franquista, pero también para celebrar el triunfo del referéndum.

En Barcelona, ??todo el centro de la ciudad quedó paralizado por la presencia de una multitud de 700.000 habitantes (cifras de policía municipal): su epicentro fue la ocupación estudiantil de la Universidad de Barcelona, ??importante punto de organización en vísperas del 1 de octubre.

El 3 de octubre también se registraron 60 cierres de carreteras y autopistas, que a menudo bloqueaban los condados, y la movilización de 5000 tractores para ayudar a realizarlos (cifras de la Unión de Agricultores). La adheresión del sector rural al paro fue de entre el 70% y el 90%, dependiendo de la región.

Una característica común de las marchas de la jornada fue un acto de reconocimiento a los bomberos de Cataluña. Estos habían desempeñado un papel crítico el 1 de octubre, ayudando a organizar la defensa y asegurando que los electores conmocionados y enfurecidos no cayesen en las provocaciones de la policía y la Guardia Civil. Como resultado, uno de los cantos más populares de la última quincena de protesta masiva ("Las calles siempre serán nuestras") dio lugar a una variante igualmente popular ("Los bomberos siempre serán los nuestros").

La movilización del 3 de octubre fue mucho más allá del campo de la independencia de Cataluña, atrayendo a decenas de miles de partidarios de continuar la unión con España que estaban indignados ante la violencia desatada contra los votantes pacíficos. Esta reacción ya había sido visible el 1 de octubre. Al ver los ataques de la policía por televisión muchas personas que estaban indecisos sobre la votación expresaron su disgusto saliendo a votar

La gente salva su referéndum

El 1 de octubre, se suponía que el referéndum que nunca sería: su desaparición fue anunciada una y otra vez por los medios de comunicación. Hoy, titulares como "La Ley Desmantela el Referéndum" (La Voz de Galicia, 21 de septiembre) y "El Primer Ministro Mariano Rajoy Desmantela el Plan B del Gobierno Catalán" (El Español, 30 de septiembre) parecen muy estúpidos.

Tampoco esta esta vergonzosa realidad desanimó a Rajoy, a pesar de su interminable afirmación confiada de que "este referéndum no se realizará", y a pesar de que personalmente les aseguró a los dirigentes del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de que no habría urnas, ni necesidad de policiales para requisarlas).

En la noche del 1 de octubre, el escurridizo Primer Ministro español declaró simplemente que lo que lo que había ocurrido en Cataluña ese día no era un referéndum. Más bien, fue "una mera demostración escénica, un episodio más en una estrategia contra la armonía social democrática y la legalidad".

¿Cómo se logró el referéndum? Básicamente, porque todos los ataques del sistema legal y de las fuerzas policiales del Estado español fueron enfrentados por un contraataque dirigido por el gobierno catalán, pero con un papel cada vez más importante de las organizaciones de masas independentistas -la Asamblea Nacional de Cataluña ( ANC), la organización catalana de cultura y defensa del idioma Omnium Cultural y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

El pueblo catalán respondió en cientos y miles a la convocatoria de ayuda logística y de movilización, creando redes informales y formales de organización (Comisiones de Defensa del Referéndum) y una presencia callejera que superó las expectativas y hoy proovoca escalofríos al poder español establecido.

Los hechos más insignificantes de este patrón de golpe y contra-golpe eran:

 El 14 de septiembre, la Corte Constitucional española ordenó a la comisión electoral del referéndum suspender su trabajo, y el 21 de septiembre ordenó multas de entre 6.000 y 12.000 euros diarias contra sus 22 miembros. El 22 de septiembre, el gobierno catalán aceptó la dimisión de la comisión y entregó su trabajo a observadores internacionales;

 El 15 de septiembre, el gobierno central español asumió el control de las finanzas del gobierno catalán y comenzó a controlar los gastos relacionados con el referéndum;

 El 15 de septiembre, la Guardia Civil confiscó 1,5 millones de carteles oficiales de referéndum y millones de papeletas. Un día más tarde se creó un sitio web desde el cual se descargaron carteles para pegar, por equipos comunitarios;

 El 15 de septiembre, la Guardia Civil comenzó a cerrar los sitios web relacionados con el referéndum. El gobierno catalán los reabrió de inmediato dentro de servidores proxy, comenzando un juego de gato y ratón en el que los sitios relacionados con el referéndum cerrados por la Guardia Civil fueron resucitados bajo el cuidado de entusiastas adictos a Internet;

 El 20 de septiembre, la Guardia Civil allanó 11 edificios del gobierno catalán y del gobierno, y detuvo a 13 funcionarios de alto nivel del gobierno catalán. El ANC y Omnium Cultural instaron a la gente a movilizarse fuera del Ministerio de Economía en el centro de Barcelona y 40.000 respondieron;

 El 21 de septiembre, los trece comenzaron a comparecer ante el tribunal, apoyados por una manifestación de 20.000. El primer ministro catalán Puigdemont anunció que el referéndum seguía adelante;

 El 24 de septiembre, el ANC y Omnium Cultural anunciaron su "maratón de movilización" en 500 encuentros en toda Cataluña;

 El 25 de septiembre, el Ministerio Público ordenó que la policía catalana quedara bajo el control del Ministerio del Interior español. El gobierno catalán se negó;

 El 26 de septiembre la Fiscalía exigió que los directores de todas las escuelas y centros de salud de la comunidad entreguen a la policía claves y códigos de seguridad. Los ministros catalanes de la salud y de la educación asumieron la responsabilidad colectiva de poner estos locales a disposición y los directores de escuela entregaron las llaves a Puigdemont en una ceremonia simbólica;

 El 26 de septiembre, la fiscalía española de Cataluña ordenó que todas las mesas de votación se cerraran a partir del 29 de septiembre y que estuvieran rodeadas por una zona de exclusión de 100 metros. El juez encargado del caso contra el referéndum lo rechazó, diciendo que las mesas de votación sólo podrían cerrarse el 1 de octubre;

 El 27 de septiembre, los sindicatos de enseñanza y las asociaciones educativas lanzaron el sitio web "Escuelas Abiertas" a través del cual las personas podían ofrecerse voluntariamente a dormir en las escuelas del 29 de septiembre al 1 de octubre - 70.000 personas se ofrecieron voluntariamente en menos de dos días;

 El 29 de septiembre, la Guardia Civil invadió el centro informático y de comunicaciones del gobierno catalán en busca de software relacionado con el referéndum. A pesar de esto, el gobierno logró elaborar un software que permitía que los votantes pudiesen votar en cualquier mesa de votación el 1 de octubre.

El pueblo frente al Estado español

A lo largo de este período de creciente tensión, incluso los más optimistas tuvieron momentos de duda sobre si el referéndum podría ir adelante. Que se pudiese finalmente se debió a tres factores clave que el Estado español no pudo controlar.

La primera fue la ocupación disciplinada y organizada y la defensa de las mesas electorales. Más de 2000 de las 2243 mesas fueron ocupadas desde el viernes 29 de septiembre, por padres y maestros haciendo programas imaginativos de actividades para niños y para ellos mismos.

Este control físico de los colegios electorales,organizado por las CDR, significó que la policía (catalana y española) y la Guardia Civil tuvieran que decidir qué nivel de violencia utilizar para hacerse del material de votación "ilegal" . La policía catalana optó por no recurrir a ninguna presión física; las agencias españolas -como se desprende de las imágenes que el mundo ha visto- desataron la violencia indiscriminada tanto en jóvenes como en ancianos.

Como resultado del esfuerzo de la policía, no violento y violento, más de 400 estaciones fueron cerradas permanentemente o temporalmente, lo suficiente como para destruir el derecho al voto de alrededor del 14,5% del electorado. Sin embargo, esto fue insuficiente para invalidar el referéndum (como observaron los observadores internacionales). También tuvo un enorme costo político para la imagen del Estado español como "democracia europea moderna".

El segundo factor que escapó al control de los aparatos policiales españoles fue el de organización: el gobierno catalán logró que se fabricaran y entregaran las urnas a todos los colegios electorales. Se trataba de una operación de estilo Resistencia de la Segunda Guerra Mundial, que consistía en almacenar las cajas al otro lado de la frontera francesa y luego distribuirlas a través de hogares privados en Cataluña.

Los involucrados estarán hablando de esta operación durante años. Las diez mil urnas de la empresa china Smart Dragon Ballot Expert fueron importadas a Francia por el puerto de Marsella y luego almacenadas cerca de Elna, sitio de un famoso hospital de maternidad para mujeres refugiadas españolas de la Guerra Civil (1936-1939). Los gestores de la red informal que organizaba el referéndum ocultaron las cajas en los lugares más seguros que pudieron concebir, entre ellos en los bosques remotos, en la parte superior de los ascensores, o en los pozos. El resultado fue que ni la Guardia Civil ni el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) encontraron ni una caja antes del 1 de octubre.

En el momento en que los participantes sabían que el referéndum realmente iba a avanzar, era temprano en la mañana del 1 de octubre, cuando los coches llegaron a las mesas de votación y personas desconocidas metieron en carrera las urnas adentro en piquetes de defensa.

Además de esta brillante operación, el último programa de software de última hora que se había desarrollado para permitir que cualquier votante votara en cualquier mesa de votación, estuvo - con retrasos y vaivenes - en el día.

El tercer y más importante factor detrás del éxito del 1 de octubre fue el rechazo de los piquetes de masas que enfrentan a la Policía Nacional y la Guardia Civil, que los desbordaron sin abandonar el enfoque convenido de la resistencia pasiva pacífica. Esta táctica significaba que los pelotones de los policías atacantes tenían que gastar una cantidad excesiva de tiempo para disolver piquetes a menudo muy bien organizados, en muchos casos encabezados por bomberos.

En algunos casos -como cuando los habitantes de Mont-Roig del Camp expulsaron de la ciudad por sí solos a la Guardia Civil- las "fuerzas del orden" ni siquiera llegaron a la mesa electoral que se suponía que debían neutralizar.

La paciencia digna y la alegría de los que hacían cola para votar - a veces durante cinco horas - fue notable. El comportamiento de la gente mientras hacían cola - dejando pasar primero a los más viejos y frágiles, compartiendo comidas y paraguas bajo la llovizna, poniendo sus teléfonos móviles en modo avión para aliviar la carga en la red, animando a aquellos que habían votado a medida que salían la calle - era solidaridad en su mejor momento.

La cola en algunas mesas de votación fue incluso un privilegio. En Taialà, en Girona, la paciencia de la cola fue compensada por una porción de fideuà, que les sirvió un equipo de famosos cocineros premiados, los hermanos Roca.

Probablemente los momentos más emotivos involucraron a veteranos de la Guerra Civil - hombres y mujeres de al menos 95 años que habían sobrevivido a horrores como la Batalla del Ebro y los campos de concentración nazis. Cuando salieron luego de votar, todos dejaron de hablar y se pusieron de pie para aplaudir.

Las historias asombrosas de este día de dignidad e indignación seguirán llegando. Lo que ya está claro, sin embargo, es que la policía y el ataque de la Guardia Civil fueron puestos en la línea de una expedición punitiva romana contra una tribu rebelde de galos.

Los centros de votación más viigilados fueron aquellos en los que debían votar el primer ministro catalán, el viceprimer ministro y el presidente del parlamento catalán y los de las regiones donde el sentimiento de independencia es más fuerte. Entre ellos se encontraba Girona, incluida la escuela a la que asistían los hijos de Puigdemont y las Terres de l'Ebre, en el delta del río Ebro, donde una carga policial dejó 42 heridos en un colegio electoral de la localidad de Sant Carles de la Ràpita.

Por el contrario, con un par de excepciones, la policía y la Guardia Civil dejaron áreas solitarias gobernadas por el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), como el sur del Llobregat de Barcelona. (En un caso, fueron persuadidos a salir por una intervención del alcalde del PSC de L'Hospitalet, Nuria Marín.) Badalona industrial, de clase trabajadora y emigrante, donde el xenófobo y racista líder del PP Xavier García Albiol fue derrotado como alcalde por un candidato de izquierda en 2015, también quedó intacta.

En Barcelona, ??donde hubo por lo menos doce grandes confrontaciones, las valientes fuerzas de la ley decidieron evitar aquellas zonas donde se esperaban la mayor resistencia organizada, como los antiguos barrios populares de Poblenou y Poble Sec. Un bastión pro-independencia como Arenys de Munt, donde el primer referéndum municipal sobre la independencia se celebró en 2009, también tuvo libertad para votar durante todo el día.Sólo una semana más tarde, el 1 de octubre ya es un día en la historia de Cataluña, con algunos consejos que ya han empezado a cambiar los nombres de las plazas. Más concretamente, el día marca una línea divisoria política y psicológica fue el momento en que decenas de miles de catalanes que no habían sido partidarios de la independencia abandonaron definitivamente a España y empezaron a ver su futuro en el marco de una república catalana independiente .

Cataluña: una crisis para España y Europa

La reacción del gobierno de Rajoy a su humillación el 1 de octubre fue rápida y agresiva. En los días transcurridos desde el referéndum:

 La Audiencia Nacional, continuación del Tribunal Franquista de Orden Público, ha estado investigando a los jefes de la policía catalana, el ANC y Omnium Cultural por posibles actos de sedición (hasta 15 años de cárcel) por su papel el 20 de septiembre en "disturbios tumultuosos" (es decir protestas pacíficas) fuera del Ministerio de Economía en Barcelona;

 Dieciséis jueces comenzaron a investigar si la policía catalana era "pasiva" o "cómplice" el 1 de octubre;

 El ministro español de Interior, Juan Ignacio Zoido, ordenó que se mantuvieran allí durante el tiempo necesario los 10.000 efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil española en Cataluña; y

 Zoido también ordenó que los policías catalanes que había sido condecorados debína jurar lealtad a la constitución española si querían mantener sus medallas.

El 3 de octubre, el rey español Felipe VI apareció en televisión para denunciar al gobierno catalán como una institución proscrita contra la que se debía utilizar toda la fuerza de la ley y propagar más el mito de que la armonía social entre catalanes y españoles se quebraba por el Gobierno de Puigdemont.

Con esta intervención, que bien podría haber sido escrita para él por los escritores de discursos de los PP, el rey abandonó toda pretensión de representar un interés común español y ató su destino al del gobierno Rajoy: lanzaba una declaración de guerra al gobierno catalán y al movimiento.

En una respuesta, el 4 de octubre, el primer ministro catalán Puigdemont dijo:

"Somos una sociedad enormemente unida en su diversidad. Por eso no podemos compartir ni aceptar el mensaje que el Jefe del Estado quería dirigir a una parte de la población. El rey elogia el mensaje y las políticas del gobierno de Rajoy que han sido catastróficas en relación con Cataluña e ignora deliberadamente a los millones de catalanes que no piensan como Rajoy. Ignora deliberadamente a los catalanes que han sido víctimas de la violencia policial que ha horrorizado a la mitad del mundo".

"El rey ayer se perdió la oportunidad de dirigirse a todos los ciudadanos a quienes le debe su corona y a quienes le debe el respeto que le confiere la Constitución ... Ni durante esta crisis ha estado en ningún momento interesado en conocer la opinión y la perspectiva de el gobierno catalán. Ha aceptado un papel subordinado que sólo busca allanar el camino para las decisiones que el gobierno español ha estado estudiando desde hace mucho tiempo para liquidar las aspiraciones catalanas a la soberanía, aspiraciones que no duda en tratar como criminales e ilegítimas y contra las que utiliza infinitas recursos".

Las "decisiones que el gobierno español ha estado estudiando desde hace mucho tiempo" son si la revocación de la provincia catalana es mejor declarando el estado de emergencia (artículo 116 de la Constitución española) o suspendiendo el autogobierno catalán. Ambos cursos implicarán un conflicto directo con el movimiento de masas catalán: una operación policial del 1 de octubre multiplicado por diez.

El problema central para el gobierno de Rajoy es encontrar motivos para una brutal supresión de los derechos catalanes que sería mínimamente plausible a los ojos de la opinión pública, que ya ha visto a policías golpeando a las abuelas. La justificación del gobierno del PP hasta la fecha -que Madrid sólo ha respetado el imperio de la ley- es cada vez más poco convincente para la gente fuera de España. ¿Por qué, preguntan, se permitió que los asuntos llegaran a un punto en el que el gobierno catalán se vio obligado a violar la Constitución española para llevar a cabo un referéndum y Madrid pensaba que estaba bien enviar 10.000 policías para detenerlo?

Durante la semana posterior al 1 de octubre, los principales periódicos de Alemania, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos han pedido al gobierno de Rajoy que acepte la mediación, algo que Rajoy juró no hacer hasta que el gobierno de Puigdemont "vuelva a la normalidad"

Un pretexto más político para la intervención que el gobierno de Rajoy está tratando de fabricar es que se necesita hacerlo para prevenir el colapso de la armonía social en Cataluña. Y puesto que la armonía social no ha estado hasta ahora en peligro en Cataluña, se hace necesario trabajar para asegurarse de que lo está. Esto tiene que ser una operación real, no una intoxicación mediática.

El cuento de hadas de que los castellanos son ciudadanos de segunda clase y discriminados en Cataluña - equivalentes aproximados de la comunidad católica de Irlanda del Norte - se transmite incesantemente al resto del Estado español por la "caverna" mediática de Madrid. Sin embargo, no sobrevive al primer contacto con la realidad: cuando la gente viene de Cataluña de otras partes de España por primera vez, están gratamente sorprendidos, incluso sorprendidos, de que los lugareños no se comporten como se esperaba.

En lugar de responderles de manera agresiva en catalán y tratarlos con desdén, en la inmensa mayoría de los casos la tribu catalana cambia amablemente al español (Cataluña es bilingüe) y mantiene intercambios normales y amistosos. Amigos y familiares que han emigrado a Cataluña desde otras partes de España en el pasado, tienen que poner a los recién llegados a la desintoxicación informativa necesaria.

El ambiente social catalán se mantiene a años luz del escenario que el gobierno de Rajoy quisiera retratar y crear: el del País Vasco durante los años de las operaciones del grupo terrorista militar ETA y las contra operaciones de la Guardia Civil y la escuadra estatal de los Grupos Antiterroristas de Liberación. Rajoy y la viceprimer ministro Soraya Saenz de Santamaría, su comandante en jefe político para la operación del PP en Cataluña, estarían anhelando un escenario en el que "el enemigo" fuesen jóvenes encapuchados lanzando cócteles Molotov y el ambiente social de temor y desconfianz entre las comunidades independentista y unionista.

Un intento bastante patético de conseguir que las cosas se mueven por ese camino se produjo el 3 de octubre, cuando más de un centenar de automóviles encontraron sus neumáticos cortados en las ciudades de la provincia de Girona. La respuesta de los garajes de la región de neumáticos era ofrecer reemplazos gratuitos o a precio de costo.

Conclusión: hacia el enfrentamiento

Rajoy y su gobierno habrían sido alentados a moverse contra los rebeldes catalanes por un "debate" del 4 de octubre (sólo entre los líderes de los grupos políticos) en el parlamento europeo. En él, la mayoría de los conservadores, liberales y socialdemócratas estuvieron de acuerdo en que la Unión Europea no tuviese un papel mediador en el conflicto, incluso como un llamado al servicio del diálogo. La resolución de la Comisión Europea entregó dejó las manos libres al gobierno de Rajoy.

Para la corriente política europea y la Comisión, la independencia catalana es un dolor de cabeza del que bien se puede prescindir: no sólo ocurriría mientras Brexit todavía está siendo negociado, sino que sería un ejemplo de una lucha exitosa por la autodeterminación nacional que todos las otras naciones de Europa sin un estado podrían querer seguir. El eurodiputado del PP Esteban Gonález Pons trabajó este tema en suinterveción el 4 de octubre: "Si hoy se permite que España se rompa debido a Cataluña, una caída de dominó seguirá por todo el continente. la no-Europa de los mini-estados ".

En su entrevista con El País, Rajoy afirmó que la necesidad de contar con la policía y la Guardia Civil de reserva en Cataluña era necesaria como parte de la "batalla de los valores europeos" contra la amenaza del "populismo".

"En los últimos años, hemos sido testigos de un desafío desde varios puntos de vista a estos valores europeos que para mí y para la mayoría de los europeos son los valores correctos. El populismo está emergiendo por todas partes. Hemos visto lo que pasó con Brexit; hay figuras como Le Pen y Farage, y hay la extrema derecha en Alemania que desafía la supremacía de la ley y el respeto de los derechos de las personas".

"Estos fueron gravemente dañados en las sesiones parlamentarias que tuvieron lugar los días 6 y 7 de septiembre en el parlamento catalán, cuando se aprobaron la ley de referéndum y la ley de transición jurisdiccional en caso de victoria del SÏ. Por eso digo que esta es la batalla de Europa y que Europa tiene que ganarla de la misma manera que ganó la batalla del euro. Y animo a Europa a continuar con lo que está haciendo, que está defendiendo la unidad de sus naciones, la aplicación de la ley y las Constituciones de sus Estados miembros".

Aun cuando intenta recuperar el terreno perdido en la batalla por los corazones y las mentes, el gobierno de Rajoy está desplegando cada vez más artillería pesada contra los rebeldes catalanes. El más poderoso es el chantaje económico. El 4 de octubre, las dos instituciones importantes de Catalunya, Banc Sabadell y CaixaBank, anunciaron desde Madrid que trasladaban su sede (y localización de los ingresos fiscales) fuera de Cataluña. El ministro español de Hacienda, Luis de Guindos, modificó los reglamentos de la empresa para ayudarlos: el cambio podría ser realizado por sus consejos sin tener una reunión de accionistas.

Los dos bancos se unieron al gigantesco proveedor de energía Gas Natural y a la multinacional del agua Agbar, mientras que el gigante farmacéutico Bayer exigió un "marco económico, político y legal estable" para seguir invirtiendo en Cataluña. El 8 de octubre, la televisión pública catalana también informó que el jefe de Desarrollo del Trabajo Nacional, el paraguas de la gran empresa catalana, había advertido al primer ministro Puigdemont de graves consecuencias si se declaraba la independencia. El Fondo Monetario Internacional advirtió que la incertidumbre podría dañar la economía española.

El fin de semana del 7 al 8 de octubre se produjeron manifestaciones sindicales en toda España, con 50.000 exigiendo la cárcel de los líderes catalanes en Madrid y 350.000 (cifra de la policía municipal) a 950.000 (cifra de los organizadores) llegando a Barcelona de toda España el 8 de octubre para escuchar al novelista ganador del Premio Nobel Mario Vargas Llosa y el ex parlamentario del Parlamento Europeo, el socialista Josep Borrell, denunciando la amenaza catalana al valor más incuestionable y sagrado de todos: la unidad del Estado español.

Al mismo tiempo, en su entrevista del 8 de octubre El País primer ministro Rajoy dejó en claro que:

"Vamos a detener la independencia. Puedo decir con toda sinceridad que no va a suceder. Es evidente que tomaremos cualquiera de las decisiones que la ley permite de acuerdo a como progresen los acontecimientos. Quiero decir una cosa con toda claridad: mientras que la amenaza de una declaración de independencia no desaparece del panorama político, va a ser muy difícil para el gobierno no tomar decisiones".

Frente a esta determinación de ser aplastado por el conquistador, el gobierno catalán, los partidos y el movimiento independentista se encuentran actualmente en un intenso debate sobre si es más sabio proceder a una inmediata declaración de independencia (como lo exige la ley de referéndum). Sin embargo, dado que Rajoy ha exigido un retorno a la "normalidad" como condición para las negociaciones, la decisión final, aunque importante, no es la más crítica.

La cuestión más importante es fortalecer la capacidad de la sociedad catalana de resistir y hacer que el precio de la destrucción planificada de su autogobierno por el gobierno de Rajoy sea lo más alto posible. En palabras de Joan Josep Nuet, tercer diputado en el parlamento catalán y coordinador nacional de la Izquierda Unida y Alternativa (partido hermano de la Izquierda Unitaria Española):

"Necesitamos un frente democrático que va desde el pequeño y mediano empresario hasta el trabajador de SEAT; desde el CPS hasta la CUP [lista izquierda-nacionalista de la Unidad Popular]. Alguien podría decir que eso es imposible. No, no es imposible. Ese es el frente democrático que necesitamos para no nos aplasten, porque, cuando vengan, vendrán con todo ... Pero la represión tendrá un alto precio. Cuando hay de un lado decenas de miles de policías, tal vez miles de soldados, pero cientos de miles de personas del otro lado, bueno, ya sabemos cómo va a terminar".

Este es el ambiente previo a la guerra en el que el gobierno catalán debe decidir si hace y cuándo una declaración de independencia ante el parlamento. El 10 de octubre es el día que el primer ministro Puigdemont ha anunciado: podría ser un momento histórico en la lucha por los derechos democráticos en Cataluña, España y Europa

[Dick Nichols es el corresponsal europeo de Green Left Weekly, con sede en Barcelona. Una versión inicial de este artículo ha aparecido en su sitio web].

Fuente: http://links.org.au/spain-catalonia-self-rule-people-power-independence-referendum
Ler también en: https://n0estandificil.blogspot.com.uy/2017/10/estado-espanol-pondria-fin-al.html

 


CATALUÑA

        n° 474

13/10/2017
Frida Khalo