Ir a portada

                                                     La crisis en espiral de Puerto Rico

>Dennis J Bernstein

 

Aunque el presidente Trump se jactó de la cifra relativamente baja de muertes causadas por el huracán María - 16 en el momento de su visita el martes - el número pronto saltó a 34 y se espera que aumente mucho más cuando los hospitales aislados puedan finalmente informar.

Muchos de los 59 hospitales de la isla están sin energía eléctrica y la mitad de los 3,4 millones de habitantes de la isla carecían de agua potable. La crisis continua mistrando una respuesta lenta del gobierno federal.

La escritora, poeta y activista feminista judía puertorriqueña Aurora Levins Morales es una activista nacionalmente conocida en Puerto Rico. En la siguiente entrevista, Morales expresó su indignación por la respuesta racista de Trump al desastre del huracán puertorriqueño.

Morales es autora de "Historias de Medicina", "Remedios: Historias de Tierra y Hierro", "Historias de Portorriqueñas", "Escritos sobre el Cuerpo", y coautora de dos libros con su madre, Rosario Morales.

Creó el proyecto "Vehículo para el Cambio" para investigar, diseñar, financiar y construir casas móviles químicamente sustentables, y actualmente está viajando por los Estados Unidos escribiendo sobre la confluencia de la ecología, la salud y las luchas de justicia social, y por su blog de radio " Cartas de la Tierra," en Flashpoints en Pacifica Radio. Escribe y se desempeña con Sins Invalid, un proyecto de la justicia para discapacitados del área de la Bahía. Hablé con Morales el 2 de octubre.

Dennis Bernstein: Aurora Levins Morales, has estado observando la situación muy de cerca. Esta es tu patria y debes tener el corazón roto.

Aurora Levins Morales: Estoy devastada. Todos estamos desesperados por información y hay muy poco. La mayor parte de la isla sigue sin comunicación. Mi hogar está en una remota zona montañosa en el oeste de la isla que no ha recibido ayuda en absoluto. Hoy escribí un poema, que para mí es la manera más clara de expresar lo que está sucediendo ahora mismo. Se llama Rumores.:

Rumores: Alguien envió un mensaje sobre las abejas, cómo buscan, frenéticamente, en todas partes, por las flores que se han ido. Me dijeron que les pusieran tazones de agua con azúcar para que las abejas no murieran, pero nadie tiene azúcar y nadie tiene agua.

Alguien me envió un mensaje de Carrizales, que es sólo a diez cuadras enterradas de mi casa. Dijo: "Los caminos de la ciudad están rotos. No podemos llegar a las tiendas. No tenemos comida". Eso fue hace días.

Hay siete manantiales en la tierra de mi familia. Espero que algunas personas con machetes puedan abrir un camino para que todos puedan beber. Espero que todavía haya manantiales.

Alguien publicó un artículo que dice que las morgues están tan llenas, que no hay espacio para un cuerpo más, que la gente entierra a sus muertos ellos mismos, y el gobernador todavía está diciendo que hay solamente diecisiete muertos.

Alguien escribió sobre el padre de un ex alcalde que murió porque no todas sus conexiones podían conseguirle el oxígeno que necesitaba.

Alguien dijo que la gente estaba comiendo el alimento podrido de sus refrigeradores muertos porque no había nada más, y pensé en el olor, tener que aguantar la nariz para tragarlo, y de tener intoxicación alimentaria, tener diarrea y vómitos, sin agua para beber o lavar.

Recuerdo lo que don Luis escuchó de su padre después de San Ciriaco, 1899, cómo la gente desenterró las raíces de las plantas de banano porque no había nada más que comer, que no debían probar más que agua y suciedad. Recuerdo hace cincuenta años, cómo la gente más pobre se deslizó sobre la tierra de otras personas para desenterrar malanga. Susurro: Excavar. No te rindas. Sigue cavando.

Alguien publicó fotos, diez cuadras enterradas en la otra dirección desde mi casa, y parecía noviembre en Nueva Inglaterra, ramas desnudas, hojas marrones quemadas por el viento. Parecía una zona de guerra, con enormes agujeros de tamaño de bombas en edificios de hormigón, y las paredes faltaban. La gente que tomó las fotos sólo podía llegar tan lejos por ese camino. No llegaron a donde está mi gente.

Alguien dijo que los almacenes están llenos y nuestras manos están vacías. Alguien publicó que están dividiendo cada paquete mínimo de alimentos de FEMA en cuatro. Un paquete de salsa de manzana. Una galleta. Un sorbo de agua. Pronto sólo entregarán imágenes de comida. Déjelos comer etiquetas.

Cada vez que pueden, las personas publican una foto tras otra de sí mismas, acarreando árboles rotos, despejando escombros, llevándose sobre sus espaldas, flotando entre ellas a través de las aguas contaminadas de las inundaciones a tierra seca, compartiendo el último de los alimentos.

Aquí, en lo lejano, todos estamos inclinados, desequilibrados, inclinados con todo nuestro ser hacia lo que amamos. Publicamos foto tras foto de todas las cajas que hemos embalado para ellos, todo el dinero que enviamos, toda la ropa, pañales, medicamentos, comida que pasó a sentarse en los almacenes. Seguimos publicando los nombres de nuestros silencios, todos los lugares en los que hemos dejado nuestros mensajes sin respuesta.

Sin electricidad, tal vez no saben que el hombre que se llama a sí mismo presidente piensa que los puertorriqueños esperan, quieren que todo se haga por nosotros, que piensa que somos perezosos. Si supieran, tal vez su ira encienda la noche y arranque los generadores.

Se anunció que los teléfonos por satélite se conectarían a los alcaldes, pero no fue así. Nadie sabe lo que está pasando. Los periodistas llegan a las ciudades empapadas de barro y son los primeros en llegarí. La gente se reúne alrededor de ellos preguntando: ¿Eres FEMA? Once días y nadie más ha venido. No hay helicópteros. Ni camiones. Sólo viento.

Había un rumor de que la Guardia Nacional acababa de irse a Maricao aquella tarde, a abrir las carreteras y llevar provisiones, pero seguía siendo colocada en días diferentes, y no había ni una sola imagen de una guardia nacional que diera una botella de agua o un sándwich a cualquiera en Maricao,

Hay personas mirando por el horizonte en la próxima semana o la semana después y diciendo las palabras hambre y epidemia. Un experto dijo que el agua a través de la cual las personas caminan, donde los niños sin casas juegan, está llena de aguas residuales. Creo que cólera y tratar de no inhalar.

La alcaldesa de San Juan, que ha vadeado a pecho a lo largo de sus inundadas calles, vadeó a través del vertido oficial de aguas residuales de la boca presidencial, dice que esto equivale a un genocidio.

Alguien dijo, ya no estamos muriendo de huracán. Estamos muriendo de colonia.

Había un rumor de que nadie podía dormir más, que todos estábamos despiertos, finalmente despiertos.Había un rumor de que estaba por terminar. Había un rumor de que toda aquella agua marrón llenó las bóvedas de los bancos y convirtió sus contratos en pasta, esa resignación se estaba desintegrando por todas partes. He oído que las inundaciones de agua corriente contaminada químicamente borraron sus discos duros e hicieron que la tinta fluyera sobre los artículos de subyugación. Había un rumor de que la gente se niega a poner un solo bloque de ceniza sobre otro para reconstruir nuestra miseria. Hubo un rumor, acabo de oírlo, que ya basta. Oí que la gente está mirando por encima del horizonte en la próxima semana, o la semana después, y diciendo las palabras libre, libre, libre y soberana.

Dennis Bernstein: Puerto Rico es el caso por excelencia del racismo ambiental. Durante medio siglo se lo utilizó como objetivo de prueba de bombardeo del ejército estadounidense. Ahora tenemos a los militares diciendo que esta es una tarea difícil y no sabemos qué hacer en esta isla que hemos estado ocupando para siempre. Hable acerca de la respuesta militar y también sobre el alcalde que está contra Trump.

Aurora Levins Morales: ¿Cómo pueden los militares estadounidenses, los más poderosos  del mundo, tener la cobardía de decir que se enfrentan a dificultades para el transporte aéreo de gasolina para generadores de los hospitales, donde la gente se está muriendo porque no pueden refrigerar la insulina, diálisis, no pueden manejar respiradores?

Carmen Yulin tiene razón cuando dice que es genocida. Pocos días después del huracán estaba diciendo que tal vez no podamos llegar a todos, y ahora está diciendo que ni siquiera sabemos cómo empezar a contar los muertos. La incapacidad de la ayuda para llegar a la gente es cínica.

Y luego tener a los llamados acreedores de esta deuda totalmente fraudulenta diciendo: "Bueno, tienen algunas facturas que pagar antes de que podamos ayudarles". Dejemos de lado todo el saqueo colonial de nuestro país durante 119 años por parte de Estados Unidos y basta con echar un vistazo a la Ley Jones, que restringe a Puerto Rico a recibir mercancías sólo en barcos que enarbolan una bandera de los Estados Unidos, y al doble del costo. Eso es millones y millones de dólares que se han sobrecargado desde 1920, lo que fácilmente paga la llamada deuda en un minuto. 

Es tan cínico describir esta situación como que Puerto Rico está en deuda con Wall Street. Han estado extrayendo y extrayendo sin pretensión de devolver, cualquier cosa desde adentro. Dondequiera que usted vaya hay muestras de las granjas del café puestas a la venta. La gente no puede ganarse la vida con la agricultura. Se les presiona económicamente y políticamente para que cultiven cosechas comerciales. Importamos el 80% de lo que comemos y sólo hay dos semanas de reservas en la isla. Así que la isla siempre está flotando al borde del hambre.

Dennis Bernstein: Esto es lo que dijo Trump sobre el alcalde de Puerto Rico: "Tales malas aptitudes de liderazgo por parte del alcalde de San Juan y otros en Puerto Rico, no son capaces de ayudar a sus trabajadores y quieren que todo se haga p ellos, donde debería ser un esfuerzo comunitario. 10.000 trabajadores federales están ahora en la isla haciendo un trabajo fantástico. El alcalde de San Juan, que fue muy elogioso hace sólo unos días, ha sido informado por los demócratas de que no debe mostrarse desagradecido con Trump."

Aurora Levins Morales: Esta es la historia que se cuenta sobre la gente colonizada y oprimida a través del tiempo. Esto es lo que dijeron los esclavistas sobre los esclavos: perezosos, ingratos, no pueden juntarse, por eso son esclavos. La gente está haciendo un trabajo asombroso en Puerto Rico para organizarse a nivel comunitario.

Activistas de toda la isla están allí asegurándose de que la gente esté bien. Sí, tenemos un racista llameante en la Casa Blanca, pero recuerde que la Ley PROMESA nació bajo Obama. Fue un gran regalo para Wall Street. Este fue el llamado "rescate" de Puerto Rico, el cual se apoderó de nuestra economía por completo y la puso en manos de un consejo nombrado de control fiscal que puede anular cualquier decisión de nuestro gobierno electo.

Básicamente están vendiendo todos nuestros activos públicos y destripando todos nuestros servicios gubernamentales para pagar una deuda fraudulenta a prestamistas depredadores en Wall Street.Es un robo a mano armada masiva de nuestro pueblo. Ahora la indignación del pueblo puertorriqueño ha llegado a un punto de fiebre. La gente está exigiendo que la Ley PROMESA así como la Ley Jones sean revocadas ahora mismo, que la deuda sea cancelada y que se nos dé un montón de dinero para reconstruirlo, o  nuestro país estará muerto. No hay manera de recuperarse sin eso.

La forma en que se cuenta la historia determina cómo responde la gente. Esto se está describiendo como un desastre natural cuando es realmente un resultado de la violencia climática. Nuestro país está siendo interpretado como incompetente cuando en realidad nos están negando activamente la ayuda.

Me recuerda a las diferencias en cómo el terremoto de Haití fue cubierto en los medios de comunicación estadounidenses y en los medios izquierdistas latinoamericanos. Los medios de comunicación estadounidenses hicieron que parezca que esos haitianos murieron porque simplemente no saben cómo construir buenas casas. No es que Haití haya estado bajo ataque económico en venganza por el levantamiento de esclavos hace doscientos años. Los países latinoamericanos de izquierda dicen que tenemos una deuda con Haití por lo que hicieron por todos nosotros.

Es la misma narrativa con Puerto Rico, que la gente está sentada esperando ser rescatada. Nadie está sentado, nadie está esperando nada.


                                   Puerto Rico debe más de 70 mil millones, por esto

>Mark Decambre

Puerto Rico, y las entidades en EEUU ligadas a él, deben a los acreedores más de 70 mil millones de dólares. Un doble golpe de huracanes devastadores en los últimos meses, María e Irma, solamente exacerbó lo previo, la difícil situación de la isla caribeña que se encuentra a unas 1.150 millas al sur de la Florida. 

Incluso antes de que se produjeran los desastres naturales, el ex gobernador Alejandro García Padilla (quien fue sucedido por Ricky Rosselló) declaró la situación como "crisis humanitaria". 

¿Por qué Puerto Rico está en tan mala situación económica?  

Más de una década de declive económico y déficit, amplificados por un éxodo de los mejores y más brillantes profesionales a EEUU, incluyendo médicos, han sido un duro golpe en la economía puertorriqueña, entrado en recesión, que se define por al menos dos períodos consecutivos de crecimiento negativo, y eso ocurre desde 2006.

¿Cómo se ha financiado Puerto Rico?

Puerto Rico perdió el acceso al tradicional mercado de bonos municipales en febrero de 2013, luego de que las calificadoras lo bajaron a la categoría de "basura".
Esto ha hecho más caro para el país financiarse, porque los prestamistas exigen un mayor retorno para prestar a los acreedores del peldaño más bajo según las firmas de calificación crediticia. En marzo de 2014, la isla vendió $ 3.5 mil millones en deuda al 8.5%, tan solo por fondos de cobertura.
Desde entonces, Puerto Rico ha estado empleando severas medidas deajusta , incluyendo el retraso en el pago de los reembolsos de impuestos, la liquidación de los fondos de pensiones y otros fondos de compensación y el aplazamiento de los pagos de una serie de otras obligaciones.
Un tercio del dinero se ha utilizado para pagar su deuda a partir de 2016. A fines de 2014, los fondos públicos de pensiones tenían sólo $ 2 mil millones en activos frente a un pasivo de $ 46 mil millones.

¿Es todo eso sostenible? No

Puerto Rico solicitó el equivalente a la quiebra el 3 de mayo, con el objetivo de reducir sus cargas por $ 123 mil millones, que incluyen una serie de bonos de obligación general.
Debido a que Puerto Rico  técnicamente no es una municipalidad, el Congreso invocó una ley que coloca al deudor y sus acreedores ante un juez federal en San Juan para pasar por un proceso de reestructuración conocido como Título III, una pseudo declaración de bancarrota, porque  para el territorio de los EEUU no se puede optar por la bancarrota como sí para los municipios de los Estados Unidos.

¿Qué debe Puerto Rico?


¿Cómo afectó el huracán María en esta fea situación?
Moody's Analytics estima que los daños causados ​​por el huracán María podrían resultar en un costo de hasta $ 95 mil millones. Por otra parte, los recursos para atender el servicio de deudas -la gente y la infraestructura- están devastados, o por lo menos severamente sometidos a tensión, a raíz de los huracanes. El huracán Irma también golpeó la isla, pero María dio el golpe más severo.

¿Quiénes son los acreedores de Puerto Rico?

Los titulares son una mezcla de fondos de cobertura, fondos mutuos e inversionistas minoristas, muchos de los cuales son residentes de Puerto Rico, Los grupos de fondos especulativos han sido atrapados en tensas negociaciones con funcionarios de Puerto Rico y el gobierno de Estados Unidos, quienes diseñaron un paquete de ayuda conocido como Promesa o la Ley de Supervisión, Manejo y Estabilidad Económica de Puerto Rico para ayudar a facilitar la salida del dilema de la isla. Promesa ofrece al territorio un proceso ampliamente extrajudicial, denominado Título VI, que se centra en la deuda financiera y "se basa en un mecanismo de acción colectiva para vincular a los acreedores en  un con el acuerdo del deudor y una mayoría de acreedores para reestructurar la deuda."

Muchos acreedores están preocupados de que cualquier acuerdo se traducirá en fuertes recortes en sus principales inversiones.

Cate Long, fundador de la firma de investigación Puerto Rico Clearinghouse, dijo a CNBC el miércoles que el 75% de la deuda del territorio está en manos de inversionistas minoristas. El resto está en poder de los fondos de cobertura, incluyendo Aurelius Capital Management y Autonomy Capital.

Otros accionistas incluyen a través de varias entidades, según Morningstar:

¿Qué sigue, luego quelTrump dijo que la deuda debería ser aniquilada?

"Vamos a tener que borrar eso. Ustedes pueden decirle adiós", dijo el presidente Donald Trump en respuesta a preguntas sobre el destino de las obligaciones de San Juan. Sin embargo, hay serias dudas sobre un camino hacia adelante para Puerto Rico y cuánto pueda hacer el gobierno para aliviar los problemas fiscales.
Pase lo que pase, es probable que sea un asunto muy complicado.

El secretario del Tesoro de Puerto Rico, Raúl Maldonado, dijo a Bloomberg que sin la financiación del Congreso el país enfrentará el 31 de octubre un cierre del gobierno. Pidió ayuda por entre $ 6 mil millones y $ 8 mil millones para mantener al gobierno "por unos meses". La falta de fondos significa que los esfuerzos de recuperación de huracanes de Puerto Rico también serían detenidos, dijo en una entrevista publicada el jueves.


Fuente: http://www.marketwatch.com/story/why-does-puerto-rico-have-more-than-70-billion-in-debt-2017-10-04?siteid=yhoof2&yptr=yahoo

Leer también en:
https://n0estandificil.blogspot.com.uy/2017/10/puerto-rico-debe-mas-de-70-mil-millones.html

 

 

 


PUERTO RICO

        n° 474

13/10/2017
Frida Khalo