Ir a portada

                                           Essal y las huellas de un desastre ecológico que se repite

Al derrame de 1.100 litros de combustible que tuvo los casi 200.000 habitantes de Osorno sin agua casi dos semanas, se suman otros episodios de contaminación que la compañía se ha visto involucrada, una practica frecuente y sistemática.

Alonso de Ovalle

Martes 23 de julio

El episodio de derrame masivo de petroleo en Osorno, por parte de Essal no es el único conflicto que ha desatado esta empresa. De hecho, tiene una historial de denuncias en su contra.

Fecas flotando por la ribera de los lagos, malos olores, mortandad de especies nativas, alejamiento de aves, focos infecciosos. Esos son los relatos que se repiten.

Un informe de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), denuncio que desde 2014 se han abierto 85 procesos sancionatorios contra la empresa Essal, que superarían los $3 mil millones.

 

Te puede intesar: Essal: Osorno paga los costos del millonario negocio de las sanitarias

 

Estas multas tiene que ver principalmente con el no cumplimiento de la calidad de servicio. La mayoría de las sanciones se acumulan en Panguipulli, La Unión, Ancud y Osorno.

Un informe por parte de la Seremi de Salud confirmo lo que era un secreto a voces: hay presencia de coliformes fecales en la bahía de Ancud, los que serían responsables del fuerte hedor que afectó a parte importante del radio urbano de esa ciudad por varios días en marzo del 2019, y que incluso tuvo a varios menores con síntomas de intoxicación.

En paralelo, la firma está a la espera del fallo que debe emitir el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia producto de una demanda interpuesta por la Municipalidad de Puerto Varas por la responsabilidad de Essal en la contaminación con aguas servidas en el lago Llanquihue, vertidas de manera clandestina. Hecho ocurrido en 2017 y que provocó el colapso de la red sanitaria de dicha comuna.

Te puede interesar: Altos niveles de contaminación por minerales pesados en Antofagasta

De hecho, en junio de 2018, Essal fue multada por la SISS por $400 millones por reiteradas descargas de aguas servidas sin tratamiento al Lago Llanquihue durante 2017, mismo hecho que impulsó la demanda ambiental de Puerto Varas.

Incluso, uno de esos casos, llegó hasta instancias penales, y el año pasado, el ex gerente general de la sanitaria, Hernán König, y la ejecutiva Paula Hormazábal, fueron formalizados por la contaminación del río Clavito, ubicado en la comuna de Los Muermos, lo que, según la fiscalía, ha significado la muerte de animales que bebían de sus aguas, además de calificar de "imposible" el aprovechamiento del afluente para el consumo humano.

«En el caso de Panguipulli durante varios años Essal vertió desechos en el Lago, no obstante el 2004 colapsó el sistema de tratamiento de aguas servidas y la bahía se repletó de fecas. Todo eso llegó hasta el lago.»

La purificación del agua servida forma parte del contrato de Essal, el cual es pagado con un recargo a los usuarios. El constante incumplimiento de esta empresa de la normativa, forma parte de un robo sistemático al pueblo trabajador. Las irrisorias multas, son una burla frente a las superganancias que genera esta empresa, que el 2018 alcanzaron solo en utilidades los $10 mil millones de pesos.

Te puede interesar: Compañía Minera contamina con derrame de petróleo y responsabiliza a trabajador

La impunidad de los grandes grupos económicos para aumentar sus ganancias a costa del medio ambiente y de la calidad de vida del pueblo trabajador a llevado a la creación de zonas de sacrificio. Ya no se trata de un mero problema ambiental, sino de una abierta discriminación contra aquellas personas que tienen que soportar la contaminación de estas empresas. Ese es el común denominador de Ventanas, Tocopilla, Mejillones, Huasco y Coronel, entre otras localidades.

Nada podemos esperar de una casta política que administra y crea leyes en beneficios de la clase empresarial. Es necesario un gobierno de los trabajadores que avance a la nacionalización de los servicios básicos, como el agua y la electricidad y sean administrados en beneficio del pueblo trabajador y en equilibrio con el medio ambiente.

Fuente: https://www.laizquierdadiario.cl/

 

                                

 

     Si se caduca la concesión, ¿qué? Las siete preguntas que deja la crisis de Essal en Osorno

Autor: Leonardo Cárdenas

Mar 23 Jul 2019

Un grupo de afectados por la interrupción de suministro en Osorno protestó frente a las oficinas de Essal.

Entre los riesgos que trae aparejado la eventual caducación de la concesión de la sanitaria está que podría demorar al menos tres años por la negativa de la compañía afectada. Desde la judicialización del tema hasta los problemas que puede enfrentar un administrador provisional a cargo de la concesión de Essal, los escenarios son múltiples y son los que se barajan en La Moneda.


Desde una eventual batalla en tribunales entre Aguas Andinas y el Consejo de Defensa del Estado hasta los problemas que enfrentaría un administrador provisional a cargo de la concesión de Essal. El abanico de escenarios abiertos que dejaría una eventual caducación es amplio y traería más de un problema a los usuarios, y ello es -precisamente- lo que por estos días ha sido objeto de análisis en La Moneda, tras el corte de agua de más de 10 días que afectó a Osorno y la fuerte presión política para que el Presidente Piñera cese la concesión de la filial de Aguas Andinas.

Académicos, ex autoridades y asesores de empresas sanitarias advirtieron a La Tercera PM los riesgos de un proceso de caducación que podría demorar al menos tres años por la negativa de la compañía afectada.

Las fuentes consultadas por este medio aseguraron que el historial de infracciones de Essal no serían prueba suficiente para decretar el fin de su operación en Los Lagos y Los Ríos. Según la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), la filial de Aguas Andinas acumula 85 procesos sancionatorios desde el año 2014.

1. ¿Cuánto tiempo puede tomar el proceso de caducación sanitaria?

El proceso de caducación comienza con un informe fundado que debe elaborar la SISS al Presidente de la República, lo cual puede demorar 15 días. Posteriormente, el mandatario tendría que dictar un decreto caducando la concesión, pero la empresa sanitaria tiene derecho a reclamar ante ese decreto y acudir a los tribunales. Ello por medio de un "recurso de reclamación de caducidad" que se ventila en primera instancia ante un juez de letras en lo civil. Esto puede ser apelado y luego la empresa puede acudir de casación a la Corte Suprema. Es decir, sólo la vía judicial que abriría el caso podría tomar al menos tres años.

"Hoy es muy populista la caducación, pero el remedio puede resultar peor que la enfermedad. Entrar en un proceso donde no está claro que se cumplan los requisitos para que proceda la caducación y vas a tener a un administrador provisional que de repente no tendrá las competencias necesarias. Se está entrando en un camino muy incierto de legalidad en muchos casos discutible y donde los principales afectados pueden terminar siendo los propios usuarios de Osorno", acotó José Ignacio Zaldívar, ex fiscal de EMOS (hoy Aguas Andinas) y académico de regulación de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI).

"La molestia es entendible, y parece existir evidencia de que hay fallas serias de parte de la empresa. Eso amerita que se inicie un proceso legal para determinar si corresponde o no quitar la concesión, pero todo el proceso, y las declaraciones de autoridades también, deben apegarse a la ley. Si no se hace de esta forma se daña la certeza jurídica, y se afecta la inversión. No se puede mandar el mensaje de que las reacciones de la autoridad están en función de las redes sociales", sostuvo Cecilia Cifuentes, Directora Ejecutiva del Centro de Estudios Financieros ESE Business School de la Universidad de Los Andes.

2. Una vez decretada la caducidad, ¿cuáles son los siguientes pasos?

Una vez que el Presidente de La República, por medio de un decreto supremo, declara caducada la concesión, la SISS tiene que designar a un administrador provisional de la lista que mantiene.

A la fecha, son catorce las personas naturales y jurídicas que conforman el Registro Público de Administradores Provisionales de la SISS.

3. ¿Cuáles serían las dificultades que enfrentaría un administrador provisional?

El artículo 26° del Decreto con Fuerza de Ley 382 de 1989 establece las condiciones y cómo se lleva cabo un proceso de este tipo. La caducidad en Chile en los 30 años de legislación que regula a las sanitarias se ha ocupado en tres ocasiones (Aguacor, Empresa de Agua Potable Los Molles S.A y Jardines de la Estación). Se trataba de empresas que enfrentaban una serie de complicaciones económicas y no contaban con capacidades técnicas para prestar el servicio y en ellas se nombró a un administrador provisional. Sin embargo, la situación de Essal es muy distinta a los incumplimientos que presentaron dichas compañías.

Actualmente Essal cubre una población de 700.490 habitantes y durante el año 2018 el territorio operacional se incrementó en 116,58 hectáreas, llegando a un total de 13.507,59 hectáreas, en las que se construirán 1.511 nuevas viviendas. Ello en 33 localidades de las regiones de Los Lagos y Los Ríos.

El administrador es un delegado del Estado y si bien cuenta con responsabilidad por la administración, los mayores problemas vienen porque al avanzar su trabajo se va enfrentando a una serie de juicios que hacen difícil su labor.

"Dejar una concesión como la de ciudad de Osorno en manos de un administrador provisional con todas las restricciones y dificultades que tendrá durante tanto tiempo, el riesgo para los usuarios es importante", concluyó Zaldívar.

4. ¿Cuánto tiempo podría estar la sanitaria en manos de un administrador?

El Decreto con Fuerza de Ley N° 382 establece que el plazo máximo para que un administrador provisional esté a cargo de una empresa sanitaria es de un año. Sin embargo, en la práctica han estado desde dos a cuatro años, incluso encabezando las compañías. Ejemplo de ello es lo que ocurrió con la firma de Servicios Sanitarios de la Estación S.A. (Essesa), que administraba una concesión de 159 clientes en el sector "Jardines de la Estación", ubicado en Lampa, Región Metropolitana. La compañía suma cuatro años bajo un administrador provisional.

El mismo cuerpo legal ordena a la SISS llevar adelante la licitación en un plazo de un año, y en caso de no aparecer interesados el periodo de vigencia de su cargo se podría extender. De hecho, en el caso de la concesión de Jardines de la Estación acumula tres años de administración.

5. ¿Cuáles serían los alcances de un proceso de judicialización en caso de caducación?

Para el ex ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar, un proceso de caducación podría traer como consecuencia la apertura de una discusión mucho mayor sobre el derecho de propiedad e inseguridad jurídica. "En un momento en que la derecha te va a desviar la atención sobre el tema de la propiedad, expropiación e inseguridad jurídica. A ello se sumarán dudas sobre las inversiones extranjeras de instalarse en un país que no respeta las normas. Será un tema de preocupación política", sostuvo Bitar.

"Pero si te vas por la caducación, terminarás en una pelea en la que el Estado se enfrentará a un privado por la expropiación. La empresa exigirá que le paguen el valor. Aquí los privados pueden manejar bienes de uso público, siempre que el aparato público rediseñe y fortalezca su capacidad de conducción social", acotó.

En este proceso, la SISS podría defenderse ella misma en una eventual impugnación. Sin embargo, dada la complejidad del caso lo más probable es que solicite la representación del Consejo de Defensa del Estado (CDE). Aquí uno de los abogados expertos en la materia y concejero actual es Raúl Letelier, quien podría liderar la defensa de los intereses del fisco sobre el caso.

6. ¿Quiénes serían los interesados en la concesión de Essal?

Aguas Andinas es el mayor operador de las empresas sanitarias. Solo en la Región Metropolitana entrega agua potable y se hace cargo de las aguas servidas a una población de cinco millones de clientes. Pero en caso de llevarse adelante una caducación de la concesión que posee su filial en Los Ríos y Los Lagos -a través de Essal- según José Miguel Valdivia, profesor de derecho administrativo, que forma parte de investigadores del Centro REGCOM de la Facultad Derecho Universidad de Chile, muchos serían interesados.

"Si se caduca la licitación, Osorno es una ciudad muy grande. Entonces, cualquier grupo podría estar interesado. Dentro de ciertos límites, los grandes grupos de empresas sanitarias también pueden mostrarse interesados en ingresar a esta plaza. Puede resultar atractivo no sólo para una empresa que cuente con operaciones, sino que también para un recién llegado", explicó el académico.

Según fuentes del mercado, Marubeni, quien también estaría interesado en los activos de Aguas Antofagasta, sería uno de los potenciales candidatos a quedarse con la concesión de Essal. De igual manera, el Fondo de Pensiones Canadiense, Ontario Teacher's Pension Plan Board, controlador final de Essbio sería otro de los actores que pujaría en una eventual licitación de la concesión en Los Lagos y Los Ríos.

7. ¿Cuenta son suficientes recursos el regulador de las sanitarias?

La emergencia de Essal –filial de Aguas Andinas– ha dejado al descubierto una serie de carencias de la Superintendencia de Servicios Sanitarios. Actualmente el regulador es liderado por el ingeniero Jorge Rivas de manera interina tras la salida del titular Ronaldo Bruna, pues el pasado 21 de junio concluyó el plazo de tres años de su vigencia en el cargo y la Alta Dirección Pública (ADP) no renovó su contrato.

Pero no es el único regulador que no cuenta con el nombramiento de su titular en el cargo.: también ocurre algo similar en la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA). En el caso de la SISS, ayer lunes la Alta Dirección Pública cerró la convocatoria de los postulantes. Más adelantado en tanto se encuentra el proceso para la SMA, pues el Servicio Civil acaba de entregar una nómina de cuatro candidatos a la Presidencia de la República.

La SISS cuenta hoy con un presupuesto de poco más de $10.193 millones al año y se ubica entre las superintendencias con más bajos recursos. El organismo opera con un personal altamente calificado de menos de 198 funcionarios a nivel nacional. La mayor parte de ellos son ingenieros dedicados a estudios tarifarios y fiscalización.

Fuente: https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia

 

 

 

 

Noticias de Chile---RESPONSABLE : ROSSANA CÁRCAMO

          n° 513

      31/07/2019

Frida Khalo