Ir a portada
URUGUAY

                                n°501

27/07/2018
Frida Khalo
                

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

UPM2: MENTIRAS Y VERDADES

EL INSONDABLE MISTERIO DEL PBI Y EL EMPLEO

Autor: William Yohai

18 de julio de 2018

Abundan….un verdadero ¿quién da más? Las cifras que nos inundan compitiendo para decirnos la cantidad de empleos que generaría la eventual (ni dios permita) planta UPM2. Que 4.000, que 5, que 8 mil. Cualquier número parece insuficiente[1].

Cuando comenzamos a analizar el contrato ROU-UPM firmado en diciembre del año pasado uno de los puntos fuertes de la propaganda oficial era, precisamente el del empleo. Ya desde el vamos el documento revela su condición sui generis. A lo largo de mi vida comercial he visto decenas (tal vez cientos) de contratos. Ni  uno de ellos dedicaba páginas enteras a detallar los beneficios que la concreción del documento acarrearía a las partes. Todos se limitaban a establecer las obligaciones recíprocas, las multas por incumplimiento, las formas de notificación y otros detalles jurídicos.

No está demás resaltar que después de enumerar los "beneficios" para ROU una cláusula seca, escueta, contundente reza:

 "2.4         Beneficios Indicativos

ROU espera que los beneficios del Proyecto UPM podrían incluir los asuntos referidos en las Cláusulas 2.2. y 2.3. Dichos beneficios son únicamente indicativos y noconstituyen obligación o compromiso alguno para que UPM y el Proyecto UPM alcance   dichos beneficios o resultados"

Más claro, echale agua.

Otro elemento clave de los supuestos beneficios para "ROU" era el aumento del pbi. Al principio nos sonaba raro que éste pudiera alcanzar, tal cual se planteaba el 2%.

Revisamos entonces los informes de cuentas nacionales que publica el bcu. Comparando los años previos a la entrada en funcionamiento de las dos pasteras existentes (Montes del Plata y Botnia-UPM) constatamos que, efectivamene se producía dicho aumento. Equivalía, grosso modo, a un 1% por cada millón y algo más de toneladas de producción de celulosa.

El fundamento económico del fenómeno está en la cantidad de dinero (expresada en dólares) que se produce: si el conjunto del pbi en esos años rondaba los 50.000 millones, una variación en la producción y exportaciones de 500 millones implica un correlativo de 1% del pbi[2].

No encontramos datos de otros países que corroboraran si la producción de celulosa es tratada de igual forma. De todas maneras todo parece indicar que desde el punto de vista de la metodología que establece el FMI para el cálculo de cuentas nacionales lo que hace el bcu es correcto.

Pero hay algo que rechinaba: cuando investigamos la cantidad de gente que trabaja en las zonas francas celulósicas nos topamos con un obstáculo. El bps se negó a darnos la información con el pretexto de que la política es no divulgar datos sobre empresas en particular. Logramos, al fin, encontrar alguna información oficial. Un censo realizado en 2015 por la Dirección General de Zonas Francas (dgzf)[3] indicaba que en conjunto las dos celulósicas empleaban entre 1.100 y 1.200 personas. Reiteramos: datos proporcionados por las empresas, no verificados. A "ojo de buen cubero" sonaba raro que tan sólo esos pocos trabajadores generaran tanto pbi como 40.000 personas. O sea, se necesitan 2.000.000 de personas activas para generar el 100% del pbi. Siempre números gruesos; 20.000 personas (incluyendo todas las categorías del ine: empleados, cuentapropistas y patrones) por cada punto porcentual.

Aclaremos: cuando hablamos de personal empleado en las zonas francas estamos incluyendo a todas las personas implicadas en la producción: trabajadores directos en fábrica, administrativos, personal de seguridad, otros servicios, así como las operaciones colaterales como puertos e industrias químicas. Porque todo eso está dentro de dichas zonas.

Al comparar la cantidad de pbi (medido en pesos constantes 2005) que genera cada empleo en diversos sectores encontramos[4]:

 

el cuadro es contundente: mientras que la construcción genera 538 pesos por cada empleo, la agricultura y ganadería 226 y la silvicultura 654 la fabricación de celulosa (en el ramo está incluído el papel y cartón de mucha menor importancia) hace el milagro de generar 17.105 pesos por cada empleo.

Esto de por sí echa una sombra de duda sobre todos los números que sectores oficiales y empresariales difunden sobre el tema.

En efecto, la mecánica del análisis surge del siguiente razonamiento: por cada "x" unidades monetarias de valor agregado bruto (vab; concepto similar al de pbi) se genera un empleo; ergo, como la cadena celulósica genera "y" unidades monetarias de vab, entonces la nueva planta de celulosa generará "x" multiplicado "y" veces empleo.

Elegante….pero eminentemente incorrecto.

En su momento solicitamos a CPA Ferrere el informe sobre UPM2 en que presuntamente se basan las proyecciones de empleo divulgadas por medios de difusión y, para vergüenza nacional por la mismísima Presidencia de la República[5]   La amable respuesta fue que UPM era la propietaria del informe y que ellos no estaban autorizados a divulgarlo. Nos dirigimos a la empresa, nos respondieron adjuntando material propagandístico ya divulgado.

Como el tema del empleo es fundamental para evaluar los beneficios de la eventual instalación de UPM2 investigamos cuánto genera la cadena celulósica existente. Encontramos el cuadro siguiente[6]

  

 Utilizando el supuesto de que el 85% del empleo en las fases "silvicultura, extracción de madera y servicios de apoyo a la forestación" corresponden a la celulosa construimos el siguiente cuadro:

 

 Los montes ya están plantados, aunque UPM anuncia que necesitará entre 60 y 90 mil hectáreas más cuando funcione la planta. Los viveros están funcionando. La maquinaria y el personal para la extracción ya existen. Dicho sea de paso, ésta se mecaniza cada vez más. Es difícil prever que se necesiten muchos más trabajadores en las fases silvícola, de extracción de madera y servicios de apoyo que los que ya existen.

Resumiendo: cualquier proyección razonable permite concluir que los únicos (o casi) empleos nuevos que se crearán estarán en la fase industrial. Una planta más grande, altamente automatizada, que necesitará la misma (o incluso menos) trabajadores que las existentes; en el entorno de los 500.

Los estudios conocidos refieren a  empleos generados como "indirectos" e "inducidos". Estos últimos serían los "indirectos" de los "indirectos" o "indirectos al cuadrado". Resulta bien difícil cuantificar estas cosas. Me surgen algunas preguntas: ¿alguien vió cuando cerró FRIPUR que se informó que 900 personas habían perdido su trabajo que se dijera que se habían perdido "900 directos XX indirectos y YY inducidos"? ¿O cuando cerraron dos plantas productoras de lácteos en Colonia?. ¿O cuando se informa que se han perdido 30.000 empleos en la construcción desde 2014.?

Yo no. Y creo que allí está el meollo del asunto.

El viejo cuento del contador al cual el empresario le prgunta: ¿cuánto da el balance?...aquel le responde ¿cuánto quiere usted que dé?

    William Yohai



[1]     Por ejemplo el contrato afirma: "2.3.5 Las estimaciones preliminares indican que el Proyecto UPM generaría un

        promedio de 3.000 (tres mil) puestos de trabajo, con picos de 5.000 (cinco mil),

        durante la construcción de la Planta de Celulosa, y unos 4.000 (cuatro mil) puestos de

        trabajo directos durante su fase de operación, relacionados con la actividad primaria,

        industrial y logística. A esto deben agregarse los puestos de trabajo inducidos a partir

        del incremento en la demanda de diversos servicios en la región de referencia. Los

        elevados estándares aplicados en la cadena de valor con inserción global resultan en

        mejoras en materia de cultura del trabajo y capacidades y productividad del capital

        humano, entre otros."

[2]     Estas cifras son aproximadas, no vale la pena  detallarlas aquí.

[3]     http://zonasfrancas.mef.gub.uy/innovaportal/file/21756/2/contribucion-al-empleo-2015--analisis-de-la-ocupacion-en-zonas-francas.pdf

[4]     Elaprodal significa "elaboración de productos alimenticios", pesca y ac.=pesca y acuicultura, agricultura y ganadería, rural total (incluye silvicultura)

[5]     CAINFO una ong dedicada al tema de la información pública solicitó oficialmente las bases para las proyecciones de pbi y empleo que publica el gobierno. La información sobre empleo le fue negada con el pretexto que los datos relativos a la negociación del contrato son secretos.

[6]                  Www.mgap/opypa/anuario2016

 

                                         

 

                                                          CONTAMINACIÓN INSTITUCIONAL.

   Hoenir Sarthou

(En esta jornada de firmas y buenas noticias, a propósito de una charla informal)

Se habla mucho del costo y de la contaminación del agua y del medio ambiente que causaría UPM2. Hablamos menos de otra contaminación que ya estamos sufriendo: la contaminación institucional, la degradación de las instituciones constitucionales, democráticas y republicanas, por las que, mal o bien, nos regimos hasta ahora.
El acuerdo con UPM es un desborde de autoridad del Poder Ejecutivo, que invade competencias de los Poderes Legislativo y Judicial, de los Gobiernos Departamentales, de UTE, de AFE, de la Administración de Puertos y de los Consejos de enseñanza. Lo más grave es que lo hace para darle intervención a una empresa privada en áreas propias de esos Poderes y organismos del Estado.
Que el Poder Ejecutivo comprometa por décadas las políticas legislativas, tributarias, energéticas, portuarias, ferroviarias, laborales y educativas del País es inconstitucional e indebido. Someter esos compromisos a la jurisdicción de organismos internacionales es, además, un acto de irresponsabilidad. Pero atar esas políticas a la voluntad de una empresa privada extranjera sale de los límites de lo concebible. Recuerda a ciertas republiquetas centroamericanas, fundadas por compañias fruteras.
No son temores hipotéticos. Los compromisos ya fueron firmados. Ya se están expropiando tierras por las que pasará el ferrocarril. Ya se está cambiando la caracterización de ciertos padrones. Ya se están rescindiendo contratos que afectan áreas destinadas a UPM. Ya se están licitando las obras exigidas. Y, más grave aun, nuestros liceales ya están recibiendo "lecciones" de técnicos de UPM y hacen visitas "didácticas" a las plantaciones forestales de la empresa, donde se les presenta a los capataces como "Mickey Mouses" bonachones.
Desde hace años oímos que las empresas transnacionales controlarían al mundo. Pues, bien, ese futuro llegó al Uruguay. Y confirma que el apoderamiento y la explotación de los recursos naturales requieren la desarticulación y sumisión de los Estados, para evitar una regulación y control que podrían limitar las actividades del capital. El "contrato" con UPM es un ejemplo de molde.
La sumisión que impone el acuerdo con UPM es tan grave que, si la empresa decide hacer su inversión, cualquier decisión democrática futura, ya sea de gobierno, legislativa o plebiscitaria, quedará condicionada: si contraría las políticas acordadas con UPM, expondrá al País a duras sanciones de tribunales internacionales.
La enormidad de la situación lleva a dos clases de escepticismo. Unos dicen: "Ya está todo el pescado vendido. Esto no se puede parar". Otros miran lo que debería hacer Uruguay para cumplir con UPM, conocen la lentitud uruguaya, y dicen: "No se preocupen. Ese negocio no se va a hacer. Uruguay nunca va a construir en tiempo todo lo que le prometió a UPM".
Unos y otros se equivocan. De los resignados ya hablaremos. Pero los que descartan el negocio como imposible olvidan que gran parte de las inversiones ya están en curso. Y algo más grave: lo firmado hasta ahora es sólo un acuerdo preliminar. Falta el contrato definitivo, en el que la plata que haya gastado Uruguay, y los incumplimientos que contabilice, aumentarán nuestra debilidad negociadora y podrán dar lugar a condiciones aun más beneficiosas para UPM y más gravosas para el País.
¿Está todo el pescado vendido?
Los que promovemos esta campaña pensamos que no. Y nos disponemos a usar todos los mecanismos que nuestra amenazada institucionalidad pone a disposición de los ciudadanos para la defensa de nuestros derechos y de los legítimos intereses colectivos. La petición que comenzaremos a presentar el próximo 24 de agosto es el primero de ellos.
La lucha contra UPM2 no es sólo por el agua, el ambiente y el dinero. Es también por nuestra soberanía, por nuestra dignidad como ciudadanos, y por defender instituciones que nos permitan afirmar que aquí "nadie es más que nadie".