Ir a portada
                  El índice de pobreza en Argentina se ubicó en 32 por ciento en 2018

Stella Calloni

La Jornada

En momentos en que el país está inmerso en el escándalo más grande de la historia democrática, al descubrirse una red de espionaje ilegal y extorsión usada como tortura moral por una alianza letal entre gobierno, sectores de la justicia, medios de comunicación y periodistas, y cuando la pobreza estalla con la cifra más alta de la década, el presidente Mauricio Macri recibió al rey de España, Felipe VI, y su esposa, Letizia, utilizando la visita con fines electorales al mencionar que los argentinos vamos a demostrar que no queremos volver atrás, en referencia a las próximas elecciones de octubre, durante una cena con los visitantes.

Este lunes se dio a conocer la cifra de la pobreza en el país, de casi 32 por ciento, lo que representa un incremento de 4.7 puntos porcentuales respecto de 2017, en una muestra multidimensional realizada a finales de 2018 por medio de la cual se reportan carencias en alimentación, servicios básicos, vivienda digna, medio ambiente, educación y empleo y seguridad social, de acuerdo con el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Hay que añadir los miles de nuevos pobres de los dos últimos meses y medio. Sólo en el conurbado bonaerense la cifra aumentó a 41.1 por ciento.

Además, 18.6 por ciento de la población cayó al núcleo de pobreza estructural, que son los hogares donde hay carencias en la mitad de las dimensiones medidas.

La pobreza crece en Argentina y es obvio en un contexto donde aumenta la inflación, se profundiza la recesión, se achica el mercado interno y el gasto público. No puede ocurrir algo distinto, sentenció la UCA.

Por otra parte, la multitudinaria manifestación del domingo demostró que una exigencia desesperada de miles y miles de argentinos es que se recupere ya el estado de derecho que se pierde con el desarrollo de inumerables juicios contra todo opositor que moleste al gobierno de Macri, con pruebas falsas, mentiras y operaciones mediáticas de todo tipo con apoyo de los grandes medios de comunicación, que han dejado de informar –incluso silenciando las protestas, como la marcha de ayer– para participar en una verdadera guerra sicológica.

La mayor parte de las causas están armadas mediante ese tipo de operaciones, como se descubrió recientemente tras la detención de un agente extorsionador que participaba con jueces, políticos, fiscales y periodistas en una cadena delictiva asombrosa por sus alcances.

Persecuciones

En este esquema, los peritos de la Corte Suprema coincidieron con el diagnóstico entregado por médicos de Cuba sobre la enfermedad que afecta a Florencia Kirchner, hija de la ex presidenta Cristina Fernández, al recomendar que no viaje en avión por los padecimientos que tiene y porque se realiza estudios, y señalaron que necesitan ver la historia clínica completa.

Esta fue la respuesta de los peritos a la fiscal de la causa que dispuso 30 días y una fecha posible de regreso. La ex presidenta, sometida a una brutal persecución política, judicial y mediática, como toda su familia, solicitó el pasado viernes autorización a los Tribuales Orales Federal 6 y 8 –que llevan los juicios por los casos Los Sauces y Hotesur– para que su hija pueda continuar en Cuba 45 días más. Fernández, además, apeló de dos nuevas causas que le abrió el juez Claudio Bonadío, quien también aparece envuelto en los laberintos de la red que se investiga aquí.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2019/03/26/mundo/024n2mun

                      

                

              

ARGENTINA      noticias propuestas por: Milo Garcia  

       n° 509

  31/03/2019

Frida Khalo