Ir a portada

PUEBLOS ORIGINARIOS

IDEÓLOGOS (Y ASESINOS)

APDH: denuncia penal a Patricia Bulrrich por plan criminal contra pueblos mapuches

Por Jean Georges Almendras-16 de junio de 2019

En la Argentina de hoy, en medio de los vaivenes políticos en el que se incluye por ejemplo la postulación a la vicepresidencia (por el macrismo), de Miguel Angel Pichetto (noticia que por otra parta cae como un bombazo, especialmente por tratarse de un personaje -por cuyo perfil y por su experiencia histórica entre los argentinos- que se lo asocia con el pensamiento de la triple A de los años setenta, entre otras cosas por el hecho de haber tildado hoy de comunista al candidato del peronismo Axel Kicillof, en una actitud que sin mucho esfuerzo lo identifica más con el ala fascista del peronismo, que con el propio ala fascista del macrismo) hay otras realidades que sobresalen y que impactan. Impactan y asombran porque se relacionan estrechamente con los pueblos originarios. Los pueblos originarios que forman parte del mapa social de un país que hoy se encuentra asediado por autoritarismos y despotismos de diferente color y forma. Los pueblos originarios, que desde el 2015 vienen soportando estoicamente persecuciones, maltratos, humillaciones y toda suerte de avasallamientos de parte de las mentes más recalcitrantes y colonialistas y racistas de un Poder Ejecutivo Nacional, ensoberbecido de poder, en todas sus más insospechadas formas.

En los últimos días la Ministra de Seguridad del Gobierno de Mauricio Macri Patricia Bulrrich (una verdadera ganadora del Martín Fierro al descaro y a la desvergüenza) con burdo cinismo y apelando a un actitud carente de toda sensibilidad humana (y de inteligencia humana) declaró: "Si algo hemos hecho desde el gobierno nacional es ordenar en el Sur una situación que estaba desmadrada, que era de violencia extrema". Palabras (ante todo carentes de todo fundamento) que buscaron desestimar la reciente denuncia penal presentada por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) "por la existencia de un plan criminal ejecutado contra las comunidades mapuches, conflicto que desde diciembre del año 2015 tuvo un salto cualitativo de violencia y muerte" según expresiones de los querellantes, presidentes de la APDH, Gisela Cardozo, Norma Ríos y María Elena Naddeo.

La denuncia en cuestión (por otra parte bienvenida, oportuna y si se quiere de un alto contenido de justicia, en un ciento por ciento, atendiendo toda la andanada de situaciones que se venían dando desde hace tiempo hasta nuestros días) fue presentada ante la Justicia Federal bajo la presunción de que ese plan "fue elaborado desde las más altas autoridades del ministerio". Un plan elaborado contra las comunidades mapuches, que desembocó en dos episodios de neto corte trágico: la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, en la provincia de Chubut, en una represión de la Gendarmería Nacional el día 1ero de agosto del año 2017 y el asesinato de un balazo por la espalda del joven mapuche de 22 años Rafael Nahuel, en la zona de Villa Mascardi, en Bariloche, el 25 de noviembre de ese mismo año.

En el escrito formal de denuncia (que quedó radicada en el Juzgado Federal de María Eugenia Capuchetti, y que fue acompañada por el Parlamento Mapuche) del abogado Mauricio Rojas se puntualiza que además de ser elaborado ese plan ilegal, desde las más altas autoridades del ministerio, fue "pergeñado, organizado y desarrollado en calidad de autores mediatos por parte de Patricia Bullrich (como Ministra de Seguridad); Pablo Noceti (como ex Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad); Gonzalo Cane (como ex Secretario de Cooperación con los poderes judiciales, legislativos y Ministerio Público Fiscal); y Gerardo Milman (como Secretario de Seguridad)"

Desde la APDH, sus voceros puntualizaron, que ejecutando ese plan ilegal desde el gobierno "se intenta reducir el derecho a ejercer la protesta y el legítimo reclamo por sus tierras, mientras que en paralelo se busca favorecer a diferentes negocios inmobiliarios"

Desde la APDH señalaron además "que los diferentes hechos que presentamos en la denuncia y la serie de delitos cometidos que enumeramos en el escrito, nos hace tener la convicción de que los mismos se cometieron mediante tareas de inteligencia prohibidas por la ley, amedrentamientos, lesiones graves, torturas, abuso de autoridad seguido de muerte y homicidio agravado".

                                                       ideologos 2

Asimismo desde la APDH se ha dicho que "mediante la utilización de figuras como la flagrancia, la eliminación de la prohibición al uso de armas de fuego y el autocontrol de las fuerzas de seguridad, entre otras situaciones, se fueron generando las condiciones para la ejecución de este accionar ilegítimo, violento y de muerte, y que tiene como máxima responsable a Patricia Bullrich"

Finalmente se ha subrayado desde la APDH que "este plan de despojo y represión hacia las comunidades mapuches es responsable, además de la muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel". Agregándose además que la APDH como querellante de ambas causas, además de radicar la denuncia penal "exige que se investigue el rol de la Ministra y del resto de los funcionarios de alto rango del Ministerio de Seguridad, por ser autores de esta represión planificada".

También en los últimos días se hizo público el giro que tomó el caso del joven mapuche Rafael Nahuel, asesinado en el curso de una represión en terreno recuperado de la comunidad mapuche de Villa Mascardi, en noviembre del 2017.

Al conocerse el fallo definitivo de la Cámara Federal de General Roca, consistente en revertir la teoría oficial sobre el "enfrentamiento" entre mapuches y prefectos del grupo Albatros, aquel día, quedó claro y quedó sentado en el documento firmado por los integrantes de la Cámara que el Prefecto del Albatros, Francisco Pintos sería el responsable de la muerte del mapuche, quien fue alcanzado por la espalda por un proyectil disparado desde un arma reglamentaria que él portaba , hecho que fue ratificado plenamente por el peritaje balístico (ya que el proyectil peritado, que se ubicó en el cuerpo del joven fallecido, correspondía al arma perteneciente al uniformado en cuestión). Conocido ese fallo, restaba únicamente que las autoridades judiciales decretaran la prisión preventiva del Prefecto, lo que efectivamente ocurrió en el correr de las últimas horas.

La noticia de que el Cabo Primero de la Prefectura Francisco Javier Pintos fue apresado recién pasados un año, seis meses y 18 días del momento del asesinato de Rafael Nahuel, el 25 de noviembre del 2017, fue literalmente un merecido sacudón para las fuerzas represivas que acometieron ilegítimamente y abusivamente contra los mapuches en el cerro de Villa Mascardi. Lapso antes del momento de ser apresado, es decir ya el pasado día 15 de mayo el Cabo Pintos había sido procesado por "homicidio agravado".

Cabe consignar que oportunamente a este último procesamiento el juez Federal de Bariloche Leonidas Moldes había procesado a Pintos por "homicidio cometido en exceso de legítima defensa" y no había dictado prisión preventiva en su contra. En ese procesamiento se mantenía la teoría oficial del enfrentamiento pero tras la intervención de la Cámara Federal esa teoría se derrumbó y el fallo debió ser corregido. Hay que agregar además, con merecida justicia, que el periodista Santiago Rey del Portal "En Estos Días" oportunamente reveló la identidad del Prefecto del Albatros que fue responsable del disparo mortal, en ocasión del despliegue represivo de los Albatros en la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, de Villa Mascardi, disparando con munición de plomo (proyectiles 9 mm) entre 114 y 129 veces. Esa tarde de gran tensión se tiño de sangre y muerte cuando uno de esos disparos alcanzó al joven cuando huía desesperado junto a otros jóvenes cerro arriba, para protegerse de las balas. El proyectil que le segó la vida ingresó por su glúteo izquierdo y se alojó en el tórax. Aquel episodio recientemente fue recordado por uno de los testigos, en oportunidad de ser entrevistado en exclusivo por los periodistas Diego Pintos y Maxi Goldschmidt de la Revista Cítrica, publicado en el sitio Resumen Latinoamericano.

"Estuvimos unos días ahí arriba. Sabíamos que estaba la policía abajo. Ese día en particular no se había hecho escuchar la policía, ni tampoco la habíamos visto cerca. Entonces decidimos bajar hasta la casa que estaba construyéndose abajo, cerca de la ruta. Cuando estábamos yendo hacia la casa, aparecen los prefectos que nos dijeron: «¡Alto, Prefectura!». Pero no pasó ni un segundo y empezaron a disparar. Nosotros volvimos corriendo hasta que llegamos a un lugar en el que pudimos parar, para ver si podíamos verlos desde donde nos estaban disparando. Desde ahí les respondimos con piedras, que es nuestra única arma para defendernos de las fuerzas de represión. Fueron varios minutos de disparos, y se sintió como eterno. Se escuchaban los tiros y las ráfagas. De repente se escucha que hay un herido, y cae Rafael. Nosotros le gritábamos que dejasen de tirar porque estaban hiriendo gente. Entonces escuchamos que hubo otro herido más, mientras ellos no dejaban de tirar en ningún momento. Después del último herido pasaron unos minutos más y no se escucharon disparos. Ahí nos acercamos a ver al peñi (hermano) y todavía estaba con vida. Nos decía que había que seguir resistiendo, que estaba bien. Entonces nosotros decidimos armar una camilla y bajarlo a la ruta para pedir ayuda, porque sabíamos que estaba herido. Se veía que en la zona de las costillas tenía como una pelota, y tomamos esa decisión de bajarlo a la ruta, para que lo asistan. Mientras estábamos bajando encontré un casquillo de 9 milímetros, lo levanté y lo guardé en mi bolsillo" relató Fausto Jones Huala.

Los periodistas de Revista Cítrica le repreguntaron: ¿Cuando llegan abajo, Rafael ya estaba muerto? Fausto Jones Huala (quien en aquel día estaba acompañado de Lautaro González, otro testigo de los hechos) continuó con el relato: "Sí, y cuando estábamos por llegar a la ruta vimos a los de Prefectura y nos empezaron a apuntar. Les empezamos a hacer señales. Les decíamos que llevábamos a un muerto, que no nos disparen más, que estábamos desarmados, y que nos íbamos a ir con él. Nos gritaron «¡al piso, al piso!». Nos tiramos al suelo y nos esposaron. Cuando me esposan aparece uno y dice: «¡Ahhh! ¡Hijos de puta!», nos empieza a insultar, nos quiere venir a pegar, y entre otros lo pararon. Los prefectos pararon a su mismo compañero, que estaba rabioso. Después nos llevaron hasta la entrada del hotel que está ahí abajo. Nos dejaron contra un portón de madera, en el suelo, durante un rato. En ese momento aparece la lamién María, la tía de Rafa, y nos vio que estábamos detenidos ahí. Cuando veo a la lamién María, empiezo a hablar en mapusungun y uno de los prefectos me grita: «¡Dejate de hablar pavadas, callate la boca!». Yo le contesté que no estaba hablando pavadas, que era mi idioma. Minutos después aparece el secretario del Juez, Ivanov. Nos dejaron un rato ahí. Después nos volvieron a cambiar para otro lugar. Cada vez estábamos más lejos. Llegó un momento en el que tenían que abrir la ruta. Entonces nosotros todavía estábamos ahí, tirados, también Rafa, entre las camionetas y todos los vehículos que tenían. A nosotros nos dejaron del otro lado de la ruta, más cerca del lago. Estábamos tirados en el suelo y teníamos a nuestra izquierda el cuerpo de Rafa. Estuvimos mucho tiempo hasta que oscureció, hasta que nos subieron a la camioneta de la PSA y nos trasladaron hasta el aeropuerto. Era como la una de la mañana aproximadamente"

.

-¿Cuánto tiempo estuvieron tirados?

"Yo no sé bien a qué hora llegamos abajo. Creo que eran como las cinco y media de la tarde. Supongamos que eran las seis. Desde ese momento hasta la una de la mañana, que fue cuando nos trasladaron al aeropuerto. Nos cambiaron dos o tres veces de lugar. La última vez que nos movieron estábamos como a tres metros de dónde estaba Rafa tirado. Lo tenían al lado de la ruta, tapado con una camioneta, y nosotros estábamos tapados por otra camioneta. Cuando nos llevaron a la camioneta de la PSA nos sacaron fotos los de criminalística de Río Negro. Ahí nos hicieron las pruebas de las manos, con carbono, nos hicieron hisopado en las uñas, también en las manos de ambos lados. Nosotros les dijimos que no estábamos de acuerdo con lo que estaban haciendo porque los que tenían armas y habían disparado y matado a Rafa estaban ahí, y eran los prefectos. Pero igual nos dejamos hacer las muestras. Porque sabíamos que habían sido ellos. Nosotros no teníamos nada que esconder. Durante el traslado nos dimos cuenta que los prefectos no eran de la zona. Algunos decían que eran de Buenos Aires y otros que eran de Jujuy. Y todo el tiempo estaban burlándose de nosotros, buscando excusas para que nosotros contestemos, y que se arme gresca ahí adentro. Pero nosotros no reaccionamos. En un momento hablamos con uno de los jefes y le pedimos que trate de calmar a sus efectivos"

Frente a todo este panorama, que visibiliza con crudeza las responsabilidades de las autoridades de gobierno y de las autoridades policiales, bajo diferentes modalidades ¿A qué está jugando la Ministra Patricia Bullrich cuando hace declaraciones que son agraviantes a la inteligencia humana, buscando siempre (tozudamente y arbitrariamente) demonizar a las comunidades mapuches, siendo que las fuerzas del grupo Albatros, las fuerzas de la Gendarmería Nacional, y ella misma como autoridad política junto a otros pares, están hasta el cuello en este asunto? ¿Juega todavía a sembrar impunidades? Especialmente cuando insiste en afirmar que la denuncia penal de la APDH es un "despropósito"; y especialmente cuando dice que las comunidades mapuches "son agrupaciones que están fuera del Estado de Derecho, incendian camiones, matan gente y atentan contra estaciones, casi secuestrando personas"

¿A qué está jugando la Ministra Patricia Bullrich cuando se sobrepasa en sus apreciaciones, indiferente a una seguidilla de situaciones que desde el primer momento la colocaron a ella y a funcionarios de gobierno a su mando, en una postura más cercana a la criminalidad organizada que a la búsqueda de la verdad para hacerse justicia?

No en vano, en el escrito de denuncia de la APDH (el organismo que en el caso Santiago Maldonado fue el primero en presentar el primer habeas corpus, a escasas horas de su desaparición), firmado por los abogados Mauricio Rojas, Gabriel Macaggi, Guillermo Torremare y Ramiro Geber, fundamentaron: "Los ilícitos se habrían desarrollado con una conducta criminal que consistió en una serie de delitos que , analizados en su contexto general, nos hace tener la convicción de estar frente a un grupo de personas que se confabuló para llevar adelante un plan ilegal de represión, que abarcó desde tareas de inteligencia prohibidas por la ley, el uso de coacción agravada, lesiones graves, hasta la comisión del delito de abuso de autoridad seguida de muerte, entre otros delitos, que el devenir de una investigación judicial podría demostrar"

                                                                 antimafiadosmil 3

Los abogados de APDH también puntualizaron en el escrito que "el uso de la coacción, el amedrentamiento y la represión desmedida, sin importar los daños colaterales, provocaron a su paso lesiones graves y gravísimas, torturas físicas y psicológicas, maltrato de mujeres y niños, destrucción de sus viviendas, y por último, fueron el nexo causal de las muertes de los jóvenes Santiago Maldonado y Rafael Domingo Nahuel Salvo"l

"Por lo que venimos a denunciar que la presente instancia penal se investigue bajo la hipótesis de la calificación legal más gravosa del Código Penal, como es homicidio agravado, en concurso real con coacción agravada, incumplimiento de los deberes de funcionario público y violación de la Ley de Inteligencia, entre otros tantos presumibles delitos cometidos por los autores denunciados"

Mientras las palabras de Patricia Bullrich resuenan huecas, por estar cargadas de un cinismo inaudito, sin sentido y casi como una provocación demencial, a la Justicia y a la sensibilidad de los pueblos originarios y de quienes apoyamos la causa de ellos, quienes hemos estado en el lugar de los hechos dialogando y compartiendo el sufrimiento de las comunidades, decimos con convicción circunstancial que ya es hora que las verdades salgan a la luz pública y se haga justicia. ¿Por qué? Porque solo cuando se ha estado con ellos (los mapuches) en sus tierras se puede llegar a comprender el verdadero sentido de su reclamo, de su reclamo, de su lucha y de sus sufrimientos.

A los pocos días de la desaparición de Santiago Maldonado, con nuestro redactor José Guzmán y otro colaborador de Antimafia Dos Mil, pusimos proa a la Pu Lof en Resistencia de Cushamen en la Provincia de Chubut, realizando juntos coberturas exclusivas para nuestro portal. Allí estuvimos, en el mismo lugar donde el joven tatuador pagó con su vida abrazar una causa justa, no sin antes ser reprimido y cercado brutalmente por los esbirros de un aparato gubernamental que ahora está siendo acusado de criminal. Como también estuvimos en Bariloche (con José Guzmán, y los jóvenes Renzo y Romina de Our Voice) en ocasión de darse a conocer el fallo del Juicio al "Lonko" Facundo Jones Huala, oportunidad en que dialogamos con la tía de Rafael Nahuel, en el cerro donde se produjo la feroz represión del 25 de noviembre y también dimos cobertura in situ cuando se registró una represión a las puertas mismas del juzgado federal de Bariloche; represión que fue valerosamente resistida por las familias mapuches que allí se concentraron para dar apoyo a su autoridad espiritual y líder de su lucha, a quien le comunicaban de la resolución de que sería extraditado a Chile.

A los pocos días de la desaparición de Santiago Maldonado, con nuestro redactor José Guzmán y otro colaborador de Antimafia Dos Mil, pusimos proa a la Pu Lof en Resistencia de Cushamen en la Provincia de Chubut, realizando juntos coberturas exclusivas para nuestro portal. Allí estuvimos, en el mismo lugar donde el joven tatuador pagó con su vida abrazar una causa justa, no sin antes ser reprimido y cercado brutalmente por los esbirros de un aparato gubernamental que ahora está siendo acusado de criminal. Como también estuvimos en Bariloche (con José Guzmán, y los jóvenes Renzo y Romina de Our Voice) en ocasión de darse a conocer el fallo del Juicio al "Lonko" Facundo Jones Huala, oportunidad en que dialogamos con la tía de Rafael Nahuel, en el cerro donde se produjo la feroz represión del 25 de noviembre y también dimos cobertura in situ cuando se registró una represión a las puertas mismas del juzgado federal de Bariloche; represión que fue valerosamente resistida por las familias mapuches que allí se concentraron para dar apoyo a su autoridad espiritual y líder de su lucha, a quien le comunicaban de la resolución de que sería extraditado a Chile.

Nobleza obliga, y a propósito de un terrorismo mediático que empañó la verdad, ya desde el primer momento en que se alertó desde la Lof Cushamen la desaparición forzada de Santiago Maldonado, debemos reconocer que no todo el periodismo argentino estuvo servil a los intereses del poder. No pocos colegas de portales varios trabajaron por la verdad, no solo en los lugares donde se sucedieron los hechos, sino además en la comodidad de sus redacciones, bastante distantes de las regiones donde el autoritarismo hacía estragos entre las comunidades mapuches. Y eso debemos destacarlo y reconocerlo.

                                                                 antimafiadosmil 4

Y en ese marco, y dentro de un contexto en el que el poder político hace uso de todos sus recursos para distorsionar la verdad sobre el tema mapuches nos resulta grato recomendar al lector dos libros. Dos libros que son sólidos puntales para transitar por los senderos que buscan la justicia. Dos libros que son únicos y valiosos materiales testimoniales y de investigación respecto a la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado y al asesinato de Rafael Nahuel. Me refiero específicamente al libro "Santiago Maldonado. Un crimen de Estado" del periodista Sebastián Premici y al libro "Silenciar la muerte. Crónica e investigación sobre la vida y asesinato de Rafael Nahuel" del periodista Santiago Rey.

Nobleza obliga, debo agregar a nuestros lectores que valdrá mucho la pena dar lectura a estos libros, que en realidad son dos convincentes informes sobre los hechos, su contexto y sus protagonistas. Informes que dan luz. La luz que desde este gobierno se ha buscado y se busca apagar.

Porque sencillamente este gobierno es criminal.

-----

*Foto de Portada: www.argentina.indymedia.org 

*Foto 2: www.página12.com.ar 

*Fotos restantes: Antimafia Dos Mil

 


              

ARGENTINA      noticias propuestas por: Milo Garcia  

       n° 514

31/08/2019

Frida Khalo