Ir a portada
jueves, 25 de julio de 2019

Dar de Nuevo


                                               ¿La crisis de PO: Una Oportunidad Histórica para la Izquierda?…


I.                    INTRODUCCIÓN.
Es notable [y sintomático] que en medio de una crisis se recurra al pasado revolucionario en general, y poco al pasado propio. Dijo Daniel Zamtleifer[1] "La HUELGA del 84 y el Frente de los trabajadores del 85, que le sobrevino, fueron los episodios más parecidos, a la imagen que uno tiene de una revolución"... Los militantes del Partido Obrero jugaron aquí un doble rol de dirección, porque no sólo asumieron el papel de vanguardia en la lucha reivindicativa sino que la orientaron hacia una salida política independiente de los trabajadores. Esta lucha sostenida tuvo su cenit político en la formación del Frente de los trabajadores y la Izquierda, frente que se construyó en el marco de las organizaciones obreras más importantes de Neuquén ¡con sus métodos! y con los dirigentes más combativos: La UOCRA dirigida por Evaristo Selesky[2], ATEN Capital dirigido por el flaco Olariaga (integrante de Tribuna de Lucha, la agrupación de PO en ese momento); Raúl Toscani, Secretario General de la AAA (Asoc. Argentina de Actores), que habían protagonizado la defensa de l*s artistas desaparecid*s durante la dictadura. Este episodio extraordinario de la lucha de los trabajadores conmovió a Neuquén durante 23 días, ocupando las tapas de todos los diarios y la política del staff gubernamental, incluyendo a Felipe Sapag gobernador, en primer lugar. Su profundidad marcó en el método y la perspectiva política [de la A a la Z] las luchas obreras y populares hasta nuestros días [piquetes y cacerolas] de todo el país, y más allá de nuestras fronteras. Pregunto ¿Hubo un acontecimiento en los últimos 40 años que lo supere en profundidad política?

 El marco de una política obrera justa, honesta y firme que se trasuntaba en la calidad humana de sus militantes, hizo que tod*s diéramos un salto político histórico, en nuestra práctica y en nuestra conciencia. Esta experiencia nos sacó de un pantano ¡Tómense el trabajo de leer el programa del FREPU (Frente del Pueblo) en el link que les adjunto![3] Fue el lugar de la derrota contundente teórico/práctica de NAHUEL MORENO en vida, quien se retiró de la mesa cuando fuimos a Buenos Aires dos delegados de Neuquén a discutir nuestras diferencias, dejando a cargo a unos diez miembros del CN del MAS presididos por 'Gardel' [Eduardo Suarez], con quienes sostuvimos una dura discusión (esta situación transcurría en el local central del MAS, de la calle Perú casi Independencia: va todo de memoria). Piénsese que hablamos de los años 84/85, inmersos aún en la 'borrachera' democrática. Años en que el alfonsinismo llegó a coquetear con el sandinismo[4] que, sólo seis años atrás, había protagonizado una revolución con los fusiles en la mano.

La tensión político/ideológica de esta fase histórica de la lucha de los trabajadores, que excedió los límites regionales[5], y su empalme con las luchas que le sobrevinieron ante la crisis de Alfonsín, y la entrada de los 90, tuvo a Neuquén (sin ánimo de ningún chovinismo provinciano) como foco de irradiación de una política[6] de clase ¡El piquete-los cortes de rutas-las ocupaciones de los lugares de trabajo[7], la discusión política sobre el control obrero…! Fueron los ejes gravitantes de toda movilización de los explotados (Chubut-Jujuy-La Matanza…) y lo siguen siendo.

 No es, también, sintomático que esta experiencia extraordinaria, la única en que la militancia y dirigencia de PO tuvo un rol principal en el desarrollo reivindicativo de las masas y en su maduración política permanezca en las sombras, que se haya excluido de la historia del partido sus ricas imágenes, lecciones y acciones.

Déjenme que les narre un momento de esos 23 días vibrantes, cuando miles de obreros de la construcción tomaron por asalto el centro de Neuquén y montaron la OLLA POPULAR y sus PIQUETES: El MPN (Movimiento Popular Neuquino) con su caudillo histórico, Felipe Sapag, llamó a una movilización al Monumento a San Martín contra la huelga, a sólo 50 metros donde se encontraban los obreros y la olla. El MPN había publicado un comunicado donde atacaba a los militantes y dirigentes de PO y del MAS de agentes extranjeros, de la CIA y la dictadura militar, anunciando que nos iba a erradicar de la provincia. Oscurecía y el Monumento a San Martín se rodeaba de una concurrencia contra la huelga y probaban sus equipos de sonido. También la huelga y su olla se nutrían de una concurrencia similar, en número, a la del MPN y contábamos con equipo de sonido. Más de 4000 personas se dividían la concurrencia. Luego de una larga lista de adhesiones al gobernador y su investidura, de repudio a los huelguistas por haber agredido al gobernador (algo que era falso), se anunció la palabra de Felipe Sapag. Felipe pidió a los obreros que abandonaran el acampe, que estaban siendo usados por intereses espurios de mercenarios sin principios, que los tenía identificados y los erradicaría de la provincia. Las bandas fascistas, que ya había comenzado a organizar la gobernación, vivaban al gobernador y amenazaban ir contra el acampe…

Juan Yañez tomó el micrófono del piquete obrero y contestó cada ataque del gobernador. No había insultos en el lenguaje de Juan sino la defensa emocionada de su clase, un discurso conmovedor que denunció los magros salarios, las condiciones penosas de trabajo que se llevaban día a día la vida de obreros en las grandes obras, el frío, el viento, el trabajo a la intemperie y la contradictoria negación del plus por zona fría, que cobran todos los trabajadores del sur, a los obreros más expuestos al rigor del clima. Cada ataque del gobernador tuvo una respuesta política vigorosa de Juan, que reivindicó el derecho obrero a ocupar las calles y las obras. La presencia amenazante fue cediendo y el MPN arrió sus banderas de ataque al acampe… El discurso valiente de Juan hizo sentir su efecto y arrancó del MPN aquella parte, de quienes confundidos se habían movilizados al acto del gobierno. El PI (Partido Intransigente) que había concurrido al acto del gobernador se sumó al acampe. También lo hicieron sectores juveniles de la FUC (Federación Universitaria del Comahue), entre otros… Una corriente eléctrica recorrió todos nuestros cuerpos y nos fundimos en un solo aplauso y cánticos. Miles recorrimos el centro de Neuquén tras la vanguardia obrera de la UOCRA[8], dirigida por PO. Felices de que la huelga superaba su primer gran batalla.

Compañer*s Neuquén ha sido y es un laboratorio de lucha obrera. Existe un hilo conductor que une la huelga del 84, el Frente de los Trabajadores, el Cutralcazo del 97 y la experiencia extraordinaria de FASINPAT (Fábrica sin Patrones [ex Zanón]) ¿Creen que cayó del cielo la puesta de Zanón bajo control obrero? Raúl Godoy y los compañeros que dirigieron la lucha en Zanón no podían extraer del MAS ni del novel PTS, aquello que se había gestado casi dos décadas atrás, justamente, luchando contra la línea histórica a la que pertenecieron estas organizaciones.

¿Quién podía reivindicar esta experiencia? ¿El MAS que boicoteaba [entre bambalinas la huelga], acusando a PO y sus militantes de querer hacer un neuquenazo? Al borrar esta experiencia histórica, este, sí, es un crimen político de la dirección altamirista de PO. La dirección de PO recortó la experiencia histórica más desarrollada de la clase obrera en la argentina, al menos desde que corrimos a los milicos, porque los protagonistas principales chocaron contra la orientación postrera que impuso Altamira. La dirección de Altamira corta este hilo conductor. Altamira ha publicado más de un libro sobre luchas obreras donde ni él ni Po fueron siquiera 'el quinto violín de la orquesta', pero no ha hecho ningún esfuerzo por publicar, sobre aquellas jornadas que el mismo destacó como extraordinarias, cuando asistía a su curso en Neuquén. Esto es una muestra clara del abandono de la praxis revolucionaria por Altamira.

 Es cierto que la militancia, que pugnaba por mantener el espíritu asambleario de deliberación y acción colectiva, no se armó de los recursos, ni tuvo la claridad para mantener una tensión férrea en pos de esta línea teórica y de acción. El infantilismo y la impotencia se adueñaron, como pocas veces en la historia, de la acción militante[9]. También es cierto que no existe en la actualidad ningún referente con posibilidades de movilizar la base de PO, para recuperar lo mejor de su línea revolucionaria, encarnada en diferentes situaciones por distintos militantes. Por ello estas notas están dirigidas a la militancia más reflexiva y comprometida, es ella la que más sufre este momento de crisis y será ella la que pugnará para que se abran paso las ideas que ataquen el problema de raíz no la disputa por espacios de poder, justificada con hechos y lineamientos irrelevantes que marcan una recurrencia al infantilismo de izquierda.    

 No será Altamira el que cumpla un rol revolucionario en esta crisis: Pero la crisis misma sí puede abrir un curso revolucionario, que tire el lastre de la regimentación. La salida de Altamira frente a su pérdida de poder y declive tiene un tono patético. Fue impiadoso con sus adversarios y poco compañero con quienes lo acompañaron, sólo supo hacerle lugar al adulador. Ramal no tiene la templanza ni la claridad de ideas para asumir la tarea de lidiar contra la actual dirección de PO. Por lo tanto tiene la derrota asegurada. De todos modos debe reclamarse la reintegración de los compañeros al partido. Mientras no se cruce la línea roja de clase o la moral; los errores y faltas de l*s camarad*as se deben anotar en la arena. Altamira, Ramal y sus seguidores son nuestros camaradas.     

II.                  REINGRESO.

            Altamira, Ramal y sus seguidores deben reintegrarse al partido con TODOS sus derechos. Pero antes debemos reintegrarnos TODOS/TODAS, con TODOS nuestros derechos conculcados. L*s expulsad*s injustamente,  por el régimen que implantó el propio Altamira desde hace más de 3 décadas, debemos volver a la fuente. Primero, hay que 'pagar las facturas' atrasadas.

            Los términos oprobiosos del enfrentamiento entre la fracción de Altamira y el actual CC representan el estallido inocultable de más de 3 décadas en que se incubó el 'monstruito' ¿De dónde brotan los males que la fracción de Altamira denuncia en el actual CC? ¿No representan la criatura viva que prohijó Altamira? ¿No son su propia obra [como se suele decir], sus hijos? La actitud del actual CC frente a la fracción de Altamira no repite lo que la dirección de Altamira hizo antes, y con mayor impiedad y arrogancia, con tant*s otr*s, que recibimos peor 'vacuna'. Todo accionar burocrático se justifica difamando al adversario: ¡Qué fácil sería si sólo intervinieran las nobles acciones e ideas! ¿Acaso es menos grave la expulsión, por diferencias políticas, cuando se trata de dirigentes de provincias o simples militantes? Sí se vulnera el derecho de un* sol* de los militantes de una organización, que persigue el más alto objetivo de guiar la emancipación de la clase trabajadora, TOD*S debemos reaccionar en su salvaguarda (con nosotr*s "la tierra será el paraíso de la humanidad" dice la canción que nos identifica). Algo debemos poner en nuestra actitud que anuncie ese futuro[10]. Sólo de ese modo demostraremos de forma práctica, que merecemos el nombre de militantes revolucionarios. No es lo que he experimentado en PO y mucho menos en mi primera experiencia en el MAS. Querid*s compañer*s toda organización crea un esquema conceptual inhibidor de nuestras conciencias, que impide el libre razonar, por eso reivindico y pugno en este escrito por el ambiente asambleario. Único medio en que el trabajador, el obrero tiene su escuela de aprendizaje libre.

            El curso actual que sigue la crisis de PO no es un rayo en un cielo sereno ni tampoco es la reacción de un sector con conciencia revolucionaria de la organización contra otro que ha perdido esa conciencia. Ver las cosas de esa manera vulnera los principios más elementales de cualquier análisis.

             L*s que vislumbramos este derrotero a tiempo hace mucho que 'estamos afuera'. Ahora resta demostrar no sólo que teníamos razón y que veíamos más lejos sino que ello nos da la autoridad para proponer soluciones y llevarlas a la práctica. Tenemos la autoridad porque nos guiaba y nos guía la convicción de que lo que estaba en juego no eran los cargos sino el esfuerzo histórico de miles de militantes, las ideas y la praxis de la revolución. En ello apostamos nuestros cargos y generosamente los perdimos. Sabedores que debíamos soportar el dolor y el aislamiento porque con ello se iba el 'capital militante', dentro del partido, que habíamos conquistado con amor revolucionario[11], pero convencidos que con este accionar se une el pasado, con el presente, para sembrar futuro.   

            La justicia revolucionaria debe ser para TODOS/TODAS iguales ¡No debe haber coronita! Sólo ello hará creíble las intenciones, los actos y las convicciones de una nueva dirección, en el Partido Obrero y que se extienda… ¿Por qué no debe haber coronita?...

III.                SIN CORONITAS

            No debe haber 'coronita' para nadie porque es un principio que no sólo está reñido con el socialismo revolucionario sino que es pre burgués, o sea, monárquico, de la época en que la sociedad estaba dividida en estratos sociales, la época de los privilegios de casta. Así como la 'burguesía global' retrocede a formas económicas medievales cuando impone peajes. La casta burocrática retrocede al medioevo con el régimen de los privilegios burocráticos (Oriente es pletórico en estas 'virtudes': vean Corea del Norte…).

            Trotsky definió a la burocracia como el agente necesario de la organización. No es un término peyorativo en el líder de octubre ni lo usamos con ese sentido en este escrito. O sea, no es un adjetivo para un sujeto sino el sujeto mismo. No puede existir, en la sociedad de clases, una organización sin una burocracia. Esta es la razón por la que Marx plantea que el Estado [máximum de la burocracia, su quintaesencia] se extinguirá con la revolución y no se puede eliminar con un decreto revolucionario, como creen los anarquistas. Es ésta la contradicción de toda organización revolucionaria y de combate, en general, de los explotados ¿Cómo estar en guardia contra esta realidad inherente a la propia organización?

Todos los asuntos del partido deben ser manejados (…) por todos los miembros del partido y sus representantes en un plano de igualdad de derechos, sin ninguna excepción
Lenin (1906 [1973] "La socialdemocracia y las elecciones a la Duma", Ediciones Cartago, t. XI, p. 478, Buenos Aires.

El control colectivo (…) crea un mecanismo de acción automática, cuyo resultado es lo que en biología se llama 'supervivencia de los más aptos'. La 'selección natural', producto de la verdadera publicidad, del carácter electivo y del control colectivo general, asegura que, en definitiva, cada dirigente quede en su sitio
Lenin (1906 [1974] ¿Qué hacer?, Ediciones Realidad, Buenos Aires.

He aquí un buen ejemplo del régimen del partido en aquella época: se permitía a cuantos atacaban la política militar de Comité Central, y en primer lugar al jefe de la oposición militar, V.M. Smirnof, que permaneciera en Moscú con el fin de que asistiera al congreso. Los partidarios de la política oficial eran, por el contrario, enviados al frente antes de la apertura del congreso. Actualmente se hace todo lo contrario.
Trotsky (1927 [1972]) "Contra la burocracia", Ediciones Coyoacán, p. 76, México.

A pesar que nuestro partido tiene un carácter infinitamente más centralizado, que un partido burgués, nos permitimos discutir con rudeza en plena guerra civil, y en liquidar, aplicando la democracia en el seno del partido, todas las cuestiones fundamentales de la dirección política.
Trotsky (1927 [1972]) "Contra la burocracia", Ediciones Coyoacán, p. 186, México.

Guía histórica y experiencia tenemos. Altamira tiene el mérito de haber liderado la construcción de un partido de la clase trabajadora. La persistencia de un trabajo de toda una vida y ello no es poco. Pero, a excepción de puntualísimas excepciones le impuso a la organización un evolucionismo anestesiante. Para que no salgan compañeros a plantear todas las actividades en que estuvo el Partido Obrero en su historia diré, que me refiero a tensar las fuerzas partidarias como vehículo de la acción de masas, más allá de lo que hagan las demás organizaciones obreras (del tipo del llamado a concurrir al Ministerio de Economía cuando la crisis de Alfonsín, que nos costó la cárcel[12]).

IV.                TEORÍA Y PRAXIS

Para la teoría económica, para la teoría en el orden de la naturaleza, para la pedagogía, para las Ciencias Sociales y sobre todo para el socialismo revolucionario, que es el sumo de la teoría social, la crisis es una oportunidad si no se la deja pasar. Esta crisis en el PO puede ser una gran oportunidad para sanear lo que es a todas luces un fenómeno incubado en el tiempo, producto de una fuerte centralización personalizada, como lo reconoce en su conferencia el mismo CC actual. Los principios para el funcionamiento de la organización, y la garantía de derechos para el último de los militantes, como dicen Lenin y Trotsky, aún en medio de la guerra civil deben preservarse, contra todo oportunismo. En nuestro caso sólo existieron en el papel pero no en la práctica. Sólo de Neuquén tengo en mi poder la documentación de decenas de purgas entre el año 1986 y el año 1995, periodo en el que fui parte de la Dirección del CR PO de Neuquén. Constan mis reparos y observaciones sobre las expulsiones de 23 compañeros de la UOCRA Neuquén, destacados delegados que dirigieron la Huelga obrera más importante que haya tenido Neuquén en toda su historia[13], como ya hemos señalado. Podemos agregar que la experiencia de la huelga del 84 fue la base para construir el "Frente de los trabajadores y la Izquierda", que tuvo a PO y al MAS como protagonistas de asambleas, plenarios y debates durante semanas en la sede del gremio de la construcción. Gremio que había sido ganado por el MAS [Lista Naranja] en un acuerdo con los radicales. Partido al que pertenecía Evaristo Selesky[14], que llegó a Secretario General en la UOCRA, contra la Lista Morada de PO, cuyo líder era Juan Yáñez.

Al margen de las razones ¿Cómo pudo ser que el partido decapitara a la flor y nata de los militantes del gremio más combativo de ese periodo en Neuquén? Apenas pasaron 2 años y en una nueva purga fueron expulsados Susana de Luca (histórica militante del Partido) junto a un numeroso grupo de militantes e integrantes de "Tribuna de Lucha". Hablamos de más de 20 compañer*s. No adoptaré aquí el punto de vista acerca de si el CR, y/o el CC tenían razones sino del procedimiento ante quien se atrevía a cuestionar la dirección de Altamira en el Partido.  A la distancia, y luego de la experiencia personal recorrida, queda absolutamente claro que ningún* de l*s compañer*s había cometido una falta que ameritara la expulsión de hecho o de derecho. Queda absolutamente claro que las expulsiones/separaciones formales o informales tenían como objetivo central disciplinar a los militantes ante la jerarquía partidaria. La lección que se daba era ¡moderá tu crítica' y te irá bien. Si te radicalizás ¡Fuiste! En el año 1995 fui expulsado del partido junto a un grupo de 13 compañer*s, entre candidat*s a la elección de octubre del 95 y militantes (todo esto está documentado). Eliminado de las filas del partido sin ningún tipo de derecho a defensa o escucha de mis argumentos, testimonios o pruebas, por una "Comisión de Control" fantasma en un congreso clandestino (Ver Prensa Obrera números 475-476). Este hecho bochornoso lo denuncié el 7 de diciembre de 1995, junto a Ivonne y Angélica en las puertas del Colegio Antonio Bermejo de la Capital, donde sesionaba el VII Congreso del PO (ver volante)…

V.                 'LOS MALES' Y EL CONTEXTO

Compañer*s! Atravesamos un periodo que se dilata en el tiempo, de una enorme degradación moral y cultural, de la que el partido no quedó inmune ¡Seamos honestos o al menos un poco realistas! Hay tantos buenos compañeros en el CC actual como en los seguidores de Altamira. Creer lo contrario es anticientífico, no resiste siquiera el enfoque vulgar y petulante de la Ciencia Social que aprende cualquier 'profesorzuel*' en la academia, mucho menos la rigurosa teoría del materialismo dialéctico. El lenguaje cruzado difamatorio entre el CC y el grupo de Altamira pone de manifiesto la naturaleza compartida del 'mal'. Nadie que tenga un mínimo conocimiento de la ciencia de la sociedad puede negarlo. Demonizar y culpar es propio del 'lumpenaje' de barrio, no de los miembros de un partido que tiene la pretensión de llevar como bandera los ilustres nombres de Marx, Lenin y Trotsky, que encarnaron la quintaesencia de la ciencia de la sociedad…

La burocracia no representa la manifestación irregular en la conducta de un* o mil compañer*s sino un sujeto permanente con el que tenemos que lidiar. Al formarse cualquier organización se implanta con ella una burocracia, de otro modo no hay organización. La aptitud y calidad humana de los cuadros dirigentes [la vanguardia] insufla la 'energía eléctrica' necesaria para que 'el monstruito burocrático' de la organización alinee sus recursos y los disponga para cada combate.

No olvidar el contexto: somos la excrecencia del árbol talado del bolchevismo revolucionario, del que ha sobrevivido cada retoño en su rama succionando la savia legada, a costa de enflaquecer el árbol mundial de la revolución. Por esta debilidad infinita necesitamos a TOD*S TOD*S!!!

            VI.               LA CRISIS Y SU GRAVEDAD

Las mini crisis saldadas de modo burocrático y liquidador prepararon el terreno para la 'gran crisis'. Nunca hubo hechos políticos realmente graves en el PO ni los hay en esta oportunidad (sólo ha cambiado la magnitud, no la naturaleza de las acciones). No los podría haber (a excepción de posibles faltas individuales) porque el desarrollo ha sido tan modesto que fue casi imposible que ocurrieran hechos graves. Un organismo poco desarrollado deja pocas posibilidades a sus miembros para cometer faltas graves. La cualidad de una acción positiva o negativa depende de su magnitud: la cantidad troca en cualidad (dice un  principio básico de la dialéctica), es esto lo que está ocurriendo. No es casual que la crisis se agrave, cuando se han logrado decenas de puestos en las instituciones del capital.  

Ahora existe la posibilidad de cambiar de raíz el modus operandi, que sólo ha beneficiado a la cúpula dirigente, a la de ayer 'personalizada' y a la de hoy que habla en nombre del colectivo. Pero la de ayer, también, habló en nombre del colectivo; y puede ostentar mayor número de documentos para la discusión e 'instancias de deliberación', que la dirección actual. La práctica es la misma e inclusive con los mismos argumentos se deja afuera de la organización, en esta oportunidad, a Jorge Altamira y otr*s compañeros del partido. Vean los BI (Boletines Internos de PO) Nº 11 del 26 de junio de 1995; Nº 13 del 13 de julio de 1995; Nº 14 del 19 de julio de 1995 (ejemplos similares, anteriores, existen en los BI del 86 y del 88). El escrito de Magri "Respuesta a Colen Grant", en el Nº 14, no podría ser leído por su autor en ninguna instancia colectiva, porque el nivel de agravio personal que contiene lo hace obsceno: así comienza "El documento de Colen Grant constituye un  fraude político, intelectual y moral". Miren como termina, Julio Magri, su larga diatriba contra Grant "Estas diferencias constituyen toda una tendencia… remata Colen en su documento y lo define como 'tesis para la formación de una tendencia orgánica dentro de nuestro partido' (…) Colen proclama la incompatibilidad de posiciones, es decir que quiere irse del PO" (¿Hay, aquí, Algún parecido con los argumentos actuales, para la expulsión de Altamira?). Mi respuesta a este documento de Magri nunca fue publicada. Días después vino mi separación y en diciembre 95 la expulsión (cuyos pormenores me entero, un cuarto de siglo después, gracias a un posteo del Cro. Leandro German)…

Altamira puede transformarse en un loco, en alguien que perdió la razón. Todo lo que quieran; pero el socialismo de Marx no echa a los locos, ni los recluye: los reeduca. El socialismo de Marx, de Lenin y de Trotsky es la expresión más alta del humanismo y sólo separa al traidor irredimible, al homicida o al abusador. Jamás a un compañero, y JORGE ALTAMIRA es un compañero. Por más daño que haya hecho con sus limitaciones, sus faltas, sus desaciertos. También supo de aciertos y aportes, que no se pueden despreciar.

El Altamira, a quien se quiere dejar fuera de juego, es aquel que en el 89, durante la crisis del alfonsinismo, ocupo dos páginas del diario "Ámbito Financiero", el día después de su discurso extraordinario, transmitido a todo el país como candidato a presidente, en el que mandó a Richard Handley y al Citibank a laburar. A los trabajadores a pasar de largo por los supermercados y concurrir al Ministerio de Economía, porque era allí donde estaba la llave de los devaluadores, que nos condenaba al hambre. Recuerdo que en un plenario del partido en Neuquén terminamos tod*s aplaudiendo al televisor, en el que aparecía Jorge. 

Este mismo hombre es el que no supo rodearse de compañeros valiosos, ni ser comprensivo, tolerante, cobijador de las diferencias… siempre usó ante la diferencia tenaz el descalificativo agraviante y no sólo hacia adentro del partido ¿Cómo pudo romper el lazo con tant*s jóvenes valios*s del partido que, ahora, le dan la espalda? Todo indica un declive que lo lleva a un triste final. Creo que merecido, pero no debe dejárselo afuera.

Quienes dirigen hoy deben tomar nota: ¡ser siempre! flexibles, tolerantes. Nunca es mucha la tolerancia cuando se trata de camaradas y de diferencias. No se puede construir ningún tipo de organización, menos una revolucionaria, con un reglamento o estatuto en la mano: eso sólo lo puede pensar una mente corroída por el burocratismo "La teoría es gris, el árbol de la vida es eternamente verde", repite Lenin, la gran frase del "Fausto" de Goethe. La libertad de expresión y deliberación colectiva constituyen 'el pan y la sal' de la formación revolucionaria. La libertad de expresión y deliberación necesitan ser muy amplias, porque es el modo insustituible de formación política de la base militante: su fogueo, que la prepara para los días de crisis. El bolchevismo no separo ni expulsó en medio de una guerra civil a dirigentes que llevaron la crítica e inclusive el desacato público de las resoluciones de Julio y octubre de 1917 (Zinóviev/Kámenev).

 ¿Qué es más importante, el debate acerca de la estrategia y táctica de la organización revolucionaria o las elecciones de octubre? ¿Es absurdo o ridículo, decir que está en juego el destino de la humanidad tras estas ideas? ¿Nos las tomamos en serio o claudicamos ante el sentido común o la opinión pública, que se reiría de esta afirmación?

¿Por qué se empeña UD contra el Zar? Es como si quisiera atravesar, con su cabeza, este muro: riendo [y parados ante un enorme muro en Moscú] le dijo un periodista a Lenin, cuando éste era un  joven abogado. Le daremos una patada, contestó Lenin, y todo se vendrá abajo. Derribaremos al zarismo dijo Lev Davidovich a su padre, al irse a estudiar a Odesa. Sí, contestó Bronstein padre riendo, en cien años. Pasaron muy poquitos y sería Trotsky quien sonreiría, al recibir a su padre en el Kremlin.

VII.             DIFERENCIAS POLÍTICAS.

A much*s compañer*s les debe resultar penoso e increíble que Altamira derrape políticamente, pero esto es cierto. La desorientación política de Altamira no es un hecho, y menos un hecho reciente, es, como todo en la vida, un proceso (escapa a los límites de este escrito un análisis sociológico del fundador de PO y su Dirección Nacional). Un proceso que se agudizó a partir del año 1992 cuando la Dirección Nacional quitó de los acuerdos políticos con otras fuerzas y de la vida interna todo espacio asambleario de deliberación, sometiendo a un filtro cada vez más riguroso toda instancia colectiva (plenarios, congresos, asambleas [como la de Ferro  en el 96, donde fuimos amenazados con ser golpeados, si intentábamos entrar: ver volante]). Si bien la tendencia a disciplinar comenzó en el 86, el contraste fue notable con el proceso de alianzas 'por arriba', posterior a la idea y práctica del "Comando de la Izquierda". Esta idea fue el último reflejo, en el CC y Altamira, de la política que desarrollamos en polémica contra la dirección del MAS en el "Frente de los Trabajadores…" y luego contra el MAS y el PC. Pero, volvamos a la situación actual. Al margen si las críticas a las posiciones de Altamira, por parte del actual CC del PO, son distorsionadas o no, el centro de la crítica es justo, veamos:

Hacia fin de 2018 (…) se desenvolvió un debate por escrito acerca de lo se denominó "la iniciativa estratégica de la burguesía" (…) Altamira defendió (…) que, en la época imperialista, la burguesía estaba imposibilitada de tener una iniciativa estratégica (…) el motor de la sociedad dejaba de ser la lucha de clases y ese lugar lo ocupaba la "crisis capitalista". El sujeto se transformaba en objeto pasivo de la determinación material (…) se confundía deliberadamente la crisis mundial (…) con la incapacidad de acción de la burguesía y el imperialismo (…) Imbuidos de la tesis equívoca de la incapacidad de la burguesía de tener iniciativa, dieron un paso más y negaron que exista en Argentina y en América Latina una "ofensiva capitalista" (…) finalmente el sujeto pasa a ser la "crisis" y no las clases en la lucha que desarrollan entre sí, entonces qué importancia tiene analizar el estado de situación del movimiento obrero y su vanguardia. Teníamos el fatalismo y el mecanicismo en su concepción más pura expresado en un documento congresal (…) Altamira negaba que el kirchnerismo y el nacionalismo sean un obstáculo para la conquista de las masas.
https://prensaobrera.com/partido/64485-editorial-la-continuidad-historica-del-partido-obrero

            Tomamos, para no aburrir, el 'nodo' central de la crítica. Esta tesis del CC actual sobre estrategia y táctica revolucionarias, aunque recortada, es sólida y rigurosa, acorde al periodo histórico que atravesamos. Responde a lo esencial de una política revolucionaria, y TODA la militancia debiera prestarle especial atención y estudio a las conclusiones y conocimiento más amplio, que se desprende de esta verdadera TESIS cardinal del marxismo. Esta dimensión más amplia, que permite llegar a la tesis, no la van a encontrar en el debate del actual CC y Altamira, pero sí en mi debate con el CC de los 90 representado por Magri (Algo a lo que le dediqué varios años de mi vida, como verán más adelante).

Tod*s tenemos tendencia a presumir en la vida, y quizás presuma demasiado en este escrito, pero el eje y los argumentos con que el actual CC ha derrotado las posiciones de Altamira repiten la tesis de mis documentos, cuando la polémica con Magri a nombre de aquel CC dirigido por Altamira[15] (Ver BI Nº 13 [13 de julio de 1995], en el nº 11, 14, etc., se amplía este punto de vista…). "No 'devaluar' el análisis ni la praxis del marxismo", es el artículo central de aquella polémica. Es importante compararlo con la declaración del CC contra Altamira[16], veamos lo que en ese documento afirmaba:

Hace tres (3) años que la Dirección Nacional de nuestro partido viene caracterizando 'la situación política' como de inminente hecatombe del llamado "Plan Cavallo", "Se cae Cavallo"… "Se devalúa Cavallo", etc.,  esta caracterización política se ha hecho insostenible aún para el sentido común. El error consiste en atribuir 'característica principal de situación política' a lo que no es más que un aspecto de ella, o lo que podemos llamar 'la situación económica' (…) la dirección de PO ha subestimado una de las más pérfidas y 'aceitadas' acciones de la burguesía, un verdadero plan de guerra contra las masas y las riquezas de la Nación (…) No hemos valorado (…) este hecho de fuerza, como determinante de la situación política y por ende del curso de la economía… Ninguna variable de la sociedad tiene asegurado un curso objetivo (como lo hemos asegurado, hasta el cansancio, para nuestros pronósticos sobre el 'Plan Cavallo'), al margen de las fuerzas sociales en la historia… Lo objetivo, en última instancia, la objetividad, el poder y la verdad dependen de las fuerzas vivas en la historia y del resultado de esa lucha (BI Nº 13, 13.7.95)

En este periodo de la polémica se daba una situación particular de crisis en Córdoba y Río Negro, que animaba la lucha de sindicatos, desocupados y sectores estudiantiles. A pesar de que no eran fenómenos generales de lucha plantee:

Podría darse la (…) paradójica situación que ahora el 'Plan Cavallo' entrase en una verdadera situación de derrumbe, producto de la entrada en escena de la clase obrera (Córdoba y Río Negro parecen anunciarlo); y nosotros hemos agotado gran parte de nuestra autoridad y confianza militante[17] producto del reiterado y estrecho análisis economicista de estos últimos tres años[18](BI Nº 13, 13.7.95)

 Cómo responde Magri a estas observaciones:

Es falso que el Plan caballo habría entrado en "una verdadera situación de derrumbe, producto de la entrada en escena de la clase obrera (Córdoba y Río Negro parecen anunciarlo)", como dice Colen (…) esas movilizaciones son seis meses posteriores al derrumbe del Plan" (…) negar no ya la crisis del Plan sino su disgregación y el acierto evidente del Partido (…) solamente es propio de quien vive en el limbo (BI Nº 14 19.7.95).

Estas descabelladas afirmaciones se hacían a menos de dos meses de la reelección de Menem, con casi el 50% de los votos, aproximadamente el 30% del FREPASO, más el 17% de la UCR. Las fuerzas arrolladoras del régimen se llevaban casi el 100% de los votos, pero Magri veía al 'Plan Maestro', de la burguesía y la banca internacional, en disgregación: la crisis era el centro del análisis, no las fuerzas en pugna que en el plano subjetivo y, también en la correlación de fuerzas, eran favorables a la burguesía y al imperialismo, que la prohijaba. Además de la desorientación política, subyace en esta disputa una carencia conceptual más seria, por parte de Magri y el CC de Altamira, también, sorprendente. Veamos: en el BI citado afirmé "La discusión acerca del futuro del 'Plan Cavallo' al margen del movimiento real de las fuerzas en pugna es un dilema escolástico, diría Marx (…) Es en la terrenidad del pensamiento donde los hombres deben demostrar la verdad. La realidad o irrealidad, en última instancia, la objetividad, el poder y la verdad dependen de las fuerzas vivas en la historia y del resultado de esa lucha" (BI Nº 13).

Cómo responde Magri y el CC: "Además de abstracta esta posición es simplemente criminal, porque cada clase y cada partido debe entrar, y entra, a la lucha con su verdad, de lo contrario es pulverizado (…) no Colen, no es la verdad la que depende del resultado de la lucha (realismo grosero), sino que el resultado de la lucha depende de la verdad" (Magri a nombre del CC en el BI Nº 14).

Esta increíble afirmación, que vulnera los principios onto/filosóficos fundamentales de Karl Marx definidos en "Las tesis sobre Feuerbach" (Germen genial de la nueva concepción del mundo, según Engels), era postulada por el Comité Central de PO a nombre de Julio Magri. Cada partido entra con su verdad, afirma Magri (relativismo, contrario al determinismo dialéctico), y lo peor, "el resultado de la lucha depende de la verdad" ¡insólito! El que acusa de formulación abstracta termina defendiendo ¡la verdad!, y ni siquiera la verdad sino la verdad de cada contendiente, como criterio: el idealismo hegeliano en su máxima expresión (la lectura de esta polémica abortada, es de sumo interés para este periodo histórico).

            El 12 de abril de 1995 (hubo elecciones en mayo: las que ganó Menem) era asesinado Víctor Choque, de la empresa de productos electrónicos "Continental Fueguina", por la Policía de Tierra del Fuego, en el marco de las movilizaciones contra las privatizaciones, cierres de fábricas y despidos. Toda la dirigencia sindical y las organizaciones de izquierda priorizaron la campaña electoral, al igual que los partidos patronales. Ninguna organización llamó a movilizar en repudio a la resistencia obrera de Tierra del Fuego, que pagaba con muertos, heridos y despedidos su osadía de enfrentar a Menen/Cavallo. Hubo sólo una excepción en todo el país, la que promovió quien suscribe este escrito en el marco del Partido Obrero en Neuquén, como delegado general de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada) y referente de la Agrupación Naranja y Blanca en ATE. Convocamos a una reunión de urgencia en el SEJUN (Sindicato de los Judiciales Neuquinos), a la que asistieron el Secretario General de ATE, Julio Fuentes, ANEL (Sindicato Legislativo), entre muchos otros. Se realizó una movilización al Monumento a San Martín con alrededor de 500 compañeros (ATE había comprometido una placa, con el nombre de Víctor, que no llevó). Hubo sólo dos oradores, Julio Fuentes y quien suscribe estas notas (ello ponía de manifiesto el reconocimiento a nuestra iniciativa).

Esta iniciativa, sumada a otras anteriores, en la misma línea (que pueden consultarse en los BI de referencia), llevaron a que Altamira acusara al CR Neuquén de seguir la política de Colen Grant (informe de AV, responsable político del CR), y no de la Dirección Nacional del Partido Obrero (algo que era   cierto).     

 

VIII.           DESAFÍO Y OPORTUNIDAD.

Desafiamos al CC actual y al grupo de Altamira a que se hagan cargo de la crisis de forma directa, colectiva y resolutiva, ante toda la base del PO sin exclusiones. No existe nada más importante, para el partido y para los trabajadores en general, que el debate acerca de la justeza de las ideas históricas de la clase obrera y su praxis. Frente a ello nada es más importante, ni de mayor gravedad. Todas las trasgresiones deben ser bienvenidas ¡Qué el partido revolucionario expulse a los trasgresores es toda una contradicción, y una declaración de conservadurismo extremo! La trasgresión sólo debe tener un límite: el campo enemigo y la moral revolucionaria, hacia uno no se debe pasar y a la otra se la debe defender. Altamira trasgrede los límites, en su convicción que defiende la línea histórica del Partido Obrero, y ello se debe respetar. Hay que defender a este Altamira transgresor, no al otro disciplinador ¡Miren que revelador! En los últimos actos del Altamira disciplinador, la actual dirección le dio un trato preferencial en el congreso (lo dice Pitrola). Ahora que transgrede lo echan. La democracia obrera se pone de manifiesto con el adversario no con los acólitos. Eso sostienen Lenin y Trotsky. Es fácil ser democrático cuando se trata de matices entre camaradas. Ahora, y con este Altamira transgresor, se debe probar la amplitud de la DEMOCRACIA REVOLUCIONARIA; si no se repetirá la vieja fórmula de Altamira disfrazada de colectividad. El alma revolucionaria es trasgresora por naturaleza (no reproduzcamos en el partido lo que hace la escuela del capital, con nosotros, desde que somos niños ¡Disciplinarnos!). El partido revolucionario se caracteriza (todo el marxismo y el bolchevismo fue una escuela) por la enorme elasticidad metodológica en el campo de la lucha, para albergar en su seno todas las tendencias que militan o simpatizan con la organización. El determinismo dialéctico y clasista del marxismo (en palabras de Lenin) convive con la multilateralidad metodológica, que le permite subsumir en sus frentes toda la diversidad y riqueza de las luchas del pueblo. Esta táctica debe tenérsela en cuenta hacia todas las organizaciones políticas, que militen en el campo popular.

En general, ningún* de l*s expulsad*s ha cruzado las fronteras de clase ni ha roto la moral revolucionaria. Las expulsiones actuales y las del pasado han tenido como causa el control del aparato partidario y el disciplinamiento de la crítica, no la defensa de los principios revolucionarios y su metodología de intervención. La base del Partido Obrero tiene la posibilidad histórica de erradicar ese lastre 'liquidacionista', que ayer fue a cuenta  gotas, y que ahora sólo tiene la particularidad de que 'se ha derramado el vaso'. Erradicar el método de la expulsión dará más confianza a la militancia para atreverse a intervenir, nos hará más audaces, obligara a una dirección más flexible, amable, paciente (reparen en el lenguaje del debate y las acciones que se denuncian en los locales y verán que no es lo que tenemos). Nadie debe correr riesgo de ser apartado, ni dejado sólo en el camino, por defender sus convicciones. Erradicar este lastre saneará las filas del partido e incidirá en el abanico más amplio de la izquierda y el movimiento obrero. La denodada militancia del partido se lo merece, lo necesita para sanar su temple emocional dolido, lacerado, de ayer y sobre todo de hoy, para correr de su preocupación y desvelo actual todas las preocupaciones rupturistas que liquidan su esfuerzo moral, económico y social. Altamira y sus seguidores insisten en que no quieren irse ni romper. La Dirección actual debe cesar en su empeño de dejarlos afuera. TOD*S merecemos darnos esa oportunidad y hoy la responsabilidad la tienen los dos grupos mayoritarios enfrentados. Sus máximos referentes tienen como deber revolucionario la palabra y la acción consecuente.

LLAMO A TODAS TODOS A PRONUNCIARNOS

QUE SE CONVOQUE A UNA PACIENTE INSTANCIA DE UNIÓN

        Colen Grant -26 de Julio- 2019




[1] Daniel (el Perro) Zamtleifer fue el responsable de interior del Partido Obrero en ese periodo. Yo militaba en el MAS pero supe tener interesante diálogo con el compañero, del cual guardo la mejor impresión: comprensivo, reflexivo… mostró una gran templanza en esas jornadas decisivas de los trabajadores en Neuquén.
 
[2] Este es un hecho extraordinario, porque Evaristo había hecho un acuerdo con el MAS y la lista Naranja para llegar como Secretario General a la UOCRA. Pero, cuando el MAS deserta del Frente de los Trabajadores, Selesky y la UOCRA se quedan en el FT, y Evaristo es el primer candidato a diputado provincial del Frente de los Trabajadores, que hace su acto de cierre en el Monumento a San Martín con más de 800 participantes. El MAS quedó reducido a la impotencia: sufrí personalmente esta situación, como militante del MAS, delegado general de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada) y Secretario General de los estatales nacionales.
 
[3] Programa del FREPU:https://www.facebook.com/photo.php?
fbid=2422287931150240&set=pcb.2422288394483527&type=3&theater ¿Cuántos años ha costado reconstruir una política de clase, porque se ahogó la crítica en el MAS?
 
[4] El sacerdote y poeta Ernesto Cardenal fue uno de los oradores [año 84] con los que el radicalismo cerró la campaña por el arreglo pacífico con Chile en la disputa por el canal de Beagle.
 
[5] En Neuquén los contrastes han sido, en general, más drásticos que en el resto del país. De todos ellos el más notable es la irrupción de los PIQUETEROS en Cutral Có. El Cutralcazo 97 fue posible porque se apoyó en este método insustituible de la clase obrera ¡El PIQUETE de HUELGA! La primera vez que se hizo popular entre el activismo este recurso de lucha fue en la huelga del 84. Al menos en lo que me permite el recuerdo, escuché por primera vez esta palabra [en la voz de JUAN YAÑEZ] en un plenario, en la Unión Ferroviaria, de los obreros de la UOCRA, en esta gran huelga que comentamos. Hay que armar PIQUETES, decía Juan, para juntar víveres para la olla; para recaudar con los bonos del FONDO de HUELGA, para defender los reclamos de la huelga, para defendernos de los matones de la burocracia… Y así seguía…
 
[6] El pequeño PO que debutaba históricamente en la arena del régimen burgués [las elecciones] generó un impacto que excedió su límites: Ante el Festival por el Frente del 85 se sumaron figuras que hoy resultan inimaginables: Fito Páez-María Rosa Yorio-Teresa Parodi y muchos otr*s, que avalaban públicamente la política de clase y antimperialista… Fue la pérdida de esta praxis revolucionaria lo que eclipsó el atractivo de la política de PO (sumále a ello las purgas y verás que empezó a irradiar otro aroma).
 
[7] La primera huelga importante pos dictadura en Neuquén fue la de l*s trabajador*s de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada). Aún no había asumido Alfonsín y nosotros, que habíamos elegido delegados y junta interna en el año 82, declaramos un paro por tiempo indeterminado, con ocupación de oficinas, ante el despido de nueve compañeros (uno de ellos era Norberto Calducci: hoy candidato a senador por el FIT en Neuquén). Yo era el delegado general de la Junta Interna.
[8] A quien le pueda interesar el tema, le recomiendo la lectura de mi trabajo "El Neuquén Obrero-La Huelga del 84". Investigación realizada para un "Seminario de Historia Regional" en la UNCo (Universidad Nacional del Comahue).  
 
[9] Recuerdo haber discutido con Juan la necesidad de mantenerse en PO. Mantenerse en una organización no es una cuestión formal. O sea, tener un cargo, afiliación, asistir a una célula. Esta es la visión de un burócrata no la de un revolucionario. Hace un cuarto de siglo que [Magri y Altamira] me expulsaron [injustamente] de la organización. Pero, creo que, aún no se ha dicho la última palabra sobre mi relación con PO. Todas las experiencias de expulsiones/rupturas tuvieron un desenlace cuasi risible: El PT (Partido de Trabajadores) de De Luca/Guariglia-La Corriente de Trabajadores de Alberto Vidal y parte de su familia- La TPR (Tendencia Piquetera Revolucionaria). Todas, incluyendo el POR, fueron una muestra de impotencia política frente a la dirección de Altamira. Se trataba y se trata de superar esta experiencia histórica lidiando con la misma organización. Defender tu aporte y derecho personal es actuar en defensa de tu clase. Para ello nada mejor que recurrir a nuestra propia experiencia histórica. En eso estamos.
 
[10] ¿Quieren un ejemplo de moral revolucionaria? ¡Que sembró futuro!: "Siempre contrastaba nuestra actitud con los heridos y la del Ejército, que no sólo asesinaba a nuestros heridos sino que abandonaba a los suyos. Esta diferencia fue haciendo su efecto con el tiempo y constituyó uno de los factores del triunfo. Allí, con mucho dolor para mí, que sentía como médico la necesidad de mantener reservas para nuestras tropas, ordenó Fidel que se entregaran a los prisioneros todas las medicinas disponibles para el cuidado de los soldados heridos, y así lo hicimos. Dejamos  también en libertad a los civiles y, a las cuatro treinta del día 17, salíamos rumbo a Palma Mocha, adonde llegamos al amanecer internándonos rápidamente, buscando las zonas más abruptas de La Maestra" (Ernesto Che Guevara (1965) "Relatos de la Guerra Revolucionaria",  Editora Nueve 64, Buenos Aires, p. 29.
 
¡Compañeros! ¡A ver! Eran soldados de la Guardia Nacional de Batista, del Ejército que había asesinado guerrilleros heridos de la tropa de Fidel ¿No negamos nosotros hoy un 'tipo de medicina' al Altamira herido, con el de odio patológico que desarrollamos ante el adversario de ideas en el partido?
 
[11] Altamira destacó muchas veces en público mi ruptura con el MAS cuando el FREPU, como un hecho valioso. Quiero decir que perdí, también con mucho dolor, compañeros, amigos y un lugar militante con mucho reconocimiento, que había logrado en seis años de militancia en el MAS. Pero las ideas y los principios fueron más fuertes.
[12] En Neuquén formamos una ASAMBLEA POPULAR frente a la UOCRA dirigida en ese momento por el MAS. Se eligieron 9 miembros que la representaran para coordinar acciones contra el gobierno y por la satisfacción de los reclamos populares. Fui uno de esos 9 miembros. Infiltrada la Asamblea, los servicios llevaron a la Federal, en un par de días, a mi casa. Por orden del gobernador fui detenido. Todo esto ocurría en junio de 1989.
 
[13] Acababa de entrar al PO cuando la expulsión del líder de la gran huelga del 84, con el cual había compartido todo su desarrollo, como delegado de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada) y Secretario General de los estatales nacionales de Neuquén, en el "Comité de Apoyo" que se había formado en la Unión Ferroviaria (uno de sus dirigentes era el viejito Ducase, militante del MAS). Esa huelga me provocó el primer enfrentamiento dentro de la dirección del MAS Neuquén, con Edi López de la UOCRA y Hugo Manes responsable político del CR, que acusaban a PO y a Yánez de querer hacer un neuquenazo.
 
También, aquí, dolor y desconcierto, porque había admirado y defendido el desempeño revolucionario de Juan Yáñez, y no más me incorporo al PO lo veía expulsado en medio de una campaña de difamación contra su persona ¿Tiene alguna importancia, quién tuvo 'la razón'? ¿No habíamos estado TOD*S en la misma trinchera contra el gobierno, la policía y las patronales durante la huelga? Cada un* de est*s compañer*s debió ser preservado, con la paciencia del mundo, como un tesoro. Esa era una responsabilidad del CN-PO y en última instancia de Altamira. Cuando la conducta liquidadora de Stalin, Lenin en su testamento recomienda la sustitución del cocinero [así lo nombró], y ¿Cuál fue su primera recomendación? Que sea reemplazado por alguien más amable, de mayor paciencia…
 
[14] Los radicales pusieron mucho y no sacaron nada de ese acuerdo con el MAS. Selesky no tenía nada de UCR. Fue bastante fiel a las resoluciones de la huelga, estuvo preso por defenderla. Abierto a toda la izquierda durante y posterior al conflicto, terminó abandonando el frente con el MAS y se sumó a la iniciativa del PO, cuando el morenismo rompió la última asamblea unitaria en la UOCRA (para tranzar con el PC y armar el Frente del Pueblo). Finalmente Selesky encabezó el "Frente de los Trabajadores…", que dirigió PO, como candidato a primer diputado en las legislativas del 85.
[15] Ha sido más fácil, al CC actual, derrotar al Altamira golpeado luego del 2015. Pero no se trata de derrotar a un hombre sino de superar una limitación política grave, que ha costado enorme sacrificio militante y descrédito al PO.
 
[17] Esta no era una opinión en el aire sino que recogía la preocupación por las dificultades militantes, en todo el país, para vender la Prensa Obrera. Veamos uno solo de los informes, común al resto de las regionales (para muestra basta un botón, decía mi abuela): Informa el Cro. DB de Tucumán "tenemos una agrupación en Artes que todos los años recoge un promedio del 40% de los votos en las elecciones de centro y de consejeros; dirigimos el sindicato docente (ADIFA), pero la penetración de la Prensa es nula". Quiero aclarar que el documento de Magri es difamatorio de mi militancia y hasta de mi persona. La imagen que da es falsa en todo sentido. Fui un militante que encabezó el 'prensómetro', durante los 10 años de mi militancia en PO (así llamábamos en Neuquén al control de la venta del periódico del partido), delegado general en este periodo de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada), entre otras responsabilidades políticas.
 
[18] Era común que nos criticaran, en este periodo, debido a los titulares de la prensa, y que la periferia más reflexiva y mordaz se mofara de nosotros… La Prensa Obrera, que supo tener mucha autoridad en la periferia reflexiva, la había perdido. Ese era el motivo de las dificultades de la militancia para venderla.
 
[19] Escribí este documento entre Neuquén, Piriápolis, Montevideo y Buenos Aires, gracias a una Laptop que puede ir conmigo donde quiera…. Vivimos en un mundo mágico creado x el capital… Ojalá Lenin hubiese tenido un céntimo de los recursos con que contamos nosotros, sepamos aprovecharlos…

Fuente:  https://elcielodelosateos.blogspot.com/2019/07


              

ARGENTINA      noticias propuestas por: Milo Garcia  

       n° 513

 31/07/2019

Frida Khalo