Ir a portada


                                                           Por qué tenían que matar a Vito Corleone
noviembre 27, 2019
Una opinión personal

 

                                   Las discusiones electorales y políticas continúan, y los ejes siguen vigentes.

Quiero referirme acá al problema del FASCISMO. Soy uno de los que sostiene que hoy, a nivel mundial, hay una tendencia, o haz de tendencias, en distintos escenarios, con distintos grados y distintas características específicas, que muestran el emerger de un fenómeno político que algunos llaman fascismo, neo-fascismo, neo-nazismo, filo-fascismo, etc. Que en nuestra región es un fenómeno muy marcado, también con diversidad de formas y grados, y que Uruguay no es ajeno a ello.

Esta discusión se cruza con otras, a veces en forma explícita, a veces implícita. Y en particular el problema de la ulterioridad política, las implicaciones de hablar de fascismo.

Vamos a hacer nuestro planteo incluyendo los siguientes temas.

1) Si estos fenómenos que todos estamos viendo día tras día, acá y el el continente, son o no son fascismo.

2) El manejo racional de la incertidumbre en este problema, las consecuencias, evaluación de riesgos, análisis de la coyuntura concreta. Veremos por qué el título de esta nota.

3) Implicaciones políticas de cada táctica propuesta frente a ese riesgo; dentro de ello quiero explicar lo que yo llamaría "respuesta pavloviana".

4) Y por último, una propuesta de acción. (Para qué discutir esto, si no es para eso).

Algunas otras cosas y entramos en tema de a poco.

LA REMONTADA. Luego de un 39% en la primera vuelta, Martínez llegó a un 48 en la segunda. Un crecimiento no esperado, las encuestas le daban un 43.

Una posible explicación de politólogos, analistas, periodistas y toda esa gente sabia, es la reacción que desencadenó un video de Manini arengando a la tropa. Una reacción de miedo, entonces, provocada por algunos "errores y excesos" de Manini y su tropa. Julián González Guyer, nuestro más destacado académico en temas militares, tira la hipótesis de una posible estrategia de guerra de Manini, contra el "enemigo interior"; las idas y venidas y globos sonda serían distracción del fuego. De su idea de que la culpa es de los civiles que no han sabido "reeducar" a los militares, ni me ocupo.

El problema del militarismo en estas explicaciones (Julián es el más audaz) es una cuestión de actitud subjetiva, una "sensación térmica", y el electorado reaccionó exageradamente.

Vamos primero a la remontada, Según las encuestas, hay cuatro aportes. 1) El electorado "clase media" que dejó al FA por Talvi pero no quiso votar a un blanco. 2) Algo mayor es el voto de los pobres desconformes que votaron a Manini, pero Mujica salió a recuperarlos. 3) Los UP, PERI, PT, desoyendo a las cabezas de estos partidos. 4) El voto en blanco y nulo de la primera que cayó a la mitad en la segunda, llegando al nivel históricamente más bajo.

Sobre los dos últimos: si la gente percibiese realmente que las dos opciones son iguales, que no hay diferencias relevantes y que no se decidía nada en esta instancia, el B/A hubiese sido el más alto de la historia, no el más bajo. Y además UP y PT no hubiesen fracasaron destrosamente en la primera vuelta. La explicación usual para esto, desde nuestra izquierda radical, es el fenómenos "fraude amplio", el engaño exitoso que han logrado los oportunistas. Pero si el fraude es así de exitoso no existiría el bajón del FA en la primera vuelta. Si los dos son iguales se explica el bajón pero no la remontada. Y si es por el engaño se explicaría la remontada pero no el bajón.

MODELO DE KÜBLER-ROSS. Hace 15 años, en las elecciones en que FA ganó por primera vez, un grupo de militantes (Jorge Zabalza era el referente más conocido) llamamos a votar al FA aplicando (con otras palabras) el criterio de Lenin de sostenerlos (recomendación al PC británico el relación a un posible gobierno del Partido Laborista) "como la soga sostiene al ahorcado". Que llegasen al gobierno para así deschavarse en su verdadero programa pro-capitalista. Tuvimos razón y nos equivocamos (lo mismo le pasó a Lenin). Llegaron al gobierno, se deschavaron y vaya que se deschavaron. Pero con eso no alcanza ni para empezar, si por nuestra parte no tenemos la capacidad de generar una alternativa. Y eso no es cosa de voluntad, ni de genialidad de estrategas revolucionarios.

El desencanto de la militancia frenteamplista planteó una situación de duelo. Es oportuno tomar en cuenta el modelo de cinco etapas que plantea esta psiquiatra suiza: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Originalmente ante la muerte, luego lo propuso para otras pérdidas, aclarando que en ese caso las etapas podían no darse en ese orden.

La depresión cubre todo el período, y opera desarmando el efecto multiplicador de la militancia, o sea es un efecto desmutiplicador en círculos concéntricos. Baja la actividad del círculo interior, que va abandonando al siguiente, y así sucesivamente hasta quedar desenganchado el más externo (el pobrerío inorgánico y abandonado al que nuestra izquierda nunca llegó excepto muy parcialmente Sendic, y que Mujica había logrado convocar en su momento). Deprimido en su militancia, el FA pasó a ser un partido tradicional de burócratas y votantes, dependiendo de los medios de comunicación que son "el brazo desarmado" de la burguesía.

La negación también cubre todo el período, pero se va reduciendo. Hoy es el punto en que está, por ejemplo, la UP. Su proyecto burdamente electoralista se ha hundido, pero es entonces que la actitud negacionista es "actitud militante".

Solamente la ira puede explicar el voto de Gustavo Salle, y en parte otros incoherentes.

El voto logrado por Andrade es un claro ejemplo de negociación. Ofrecer una alternativa posible dentro de lo mismo. La UP vio allí su enemigo principal, el criterio de Maquiavelo de que mi vecino puede ser mi peor enemigo. Porque mira desde una perspectiva puramente electoralista, la competencia en el mercado político institucional es más importante que la lucha de clases. Y por eso precisamente fracasó. Maquiavelo escribió libros muy buenos pero cuando quiso entrar en la política real se pasó de oportunista y lo escupieron de todos lados.

Porque se trata precisamente de lo contrario. El frenteamplista decepcionado está entrando lentamente en la aceptación. Y con el FA fuera del gobierno la "disciplina partidaria" va a ser inoperante. Lo más absurdo que podemos hacer es, al que sale a luchar, querer que pase por las horcas claudinas "decí que el FA es una mierda". Cada uno madura a su tiempo y a su forma.

Entonces, nuestra propuesta de acción es la unidad de acción, y en primer lugar la propuesta de acción antifascista. El militarismo no es un problema subjetivo, de reacción exagerada o sensación térmica. Es evidente que es un problema sistémico, forma parte de la estructura tradicional del Estado uruguayo. Es una carga presupuestaria inútil y vergonzosa porque no se puede prescindir de ella porque cumple una función de defensa del sistema en última instancia. Entonces, precisamente eso es lo que pasa.

El asomar del fascismo en Uruguay es todavía incipiente si lo comparamos con el resto del continente. Pero precisamente por eso, al compararlo con el resto del continente, es que surge con claridad. Es evidente que para la clase dominante esta defensa en última instancia cobra hoy un significado especial.

EL PAÍS DISTINTO. Hay todo un discurso que sostiene que en Uruguay no pueden pasar esas cosas. Una teoría que ya oímos otra vez. Pero aun así, la prueba del budín es comerlo, la prueba de toda teoría es la realidad. El modelo de "país distinto" era Chile. ¿Alguien previó Chile? Una izquierda más "razonable" que la uruguaya todavía, mejores indicadores macro que Uruguay, y todo eso. Si fue Chile, ¿por qué no Uruguay?

ARGUMENTO SUBJETIVO-TELEOLÓGICO. Lo que resulta evidente es que la actitud denegatoria del peligro fascista era precisamente porque "así, estás favoreciendo el voto por DM". Es razonar como el contador del chiste: -¿Cuánto es 2+2? -¿Cuánto querés que dé? Preferir las interpretaciones que mejor justifiquen lo que se tiene por bueno y deseable. Esto incluye al voto B/A, porque está pensado también así, centrado en el voto.

RESPUESTA PAVLOVIANA. Pero ni aún así, porque en todo caso la interpretación electoralista, equivocada y todo, tiene sentido en la disputa electoral. Ni siquiera eso tiene sentido cuando YA NO HAY MÁS una disputa electoral. Es obvio entonces que a ese tipo de izquierda radical, "Hasta la vista, Baby".

Vamos ahora al tema fascismo.

RINOCERONTES Y PASCAL. ¿Es fascismo? No, porque en realidad el fascismo tiene la característica tal y cual... En la obra de Ionesco aparecía un rinoceronte en el pueblo. Comenzaron las discusiones sobre si era asiático o africano, de un cuerno o de dos. Mientras tanto los rinocerontes se multiplicaron y la gente se empezó a transformar en rinocerontes. Hay cinco especies diferentes de rinocerontes en tres continente. También el fascismo es un fenómeno diverso, según tiempo y circunstancias. No es químicamente puro ni surge de un día para otro, se ajusta sobre la marcha.

Pascal calculaba si le convenía creer en Dios o no. Se equivocó y aplicó muy mal su propio criterio, pero es un criterio a tener en cuenta. Si creo y Dios existe (decía), gano, y si no existe no pierdo ni gano. Si no creo y existe pierdo, si no existe no pierdo ni gano. Pongamos mejor al Diablo en vez de Dios y se aplica mejor.

Si digo que es fascismo y falsa alarma, no es para tanto. Si digo que no es, y es...

Y por último, el día después.

La derecha ha ganado, pero en una situación de debilidad, oigo decir. Tendrá que negociar, no puede desencadenar una guerra.

Y HABLÓ MICHAEL. Los otros clanes mafiosos estaban muy enfrentados con los Corleone. El turco Solórzono hizo un atentado contra don Vito, lo hirieron de gravedad, estuvo en coma varios meses, pero no murió. Los hermanos Corleone se reúnen a ver qué hacer. Michael es un "civil" que no está involucrado, salvó en la emergencia al Viejo de un segundo atentado y tiene la cara destrozada por la piña que le dio un comisario corrupto, pero todos saben que no tiene nada que ver. Es el hermano menor al que hay que cuidar. Está sentado en el sillón del Viejo mientras los otros deciden.

- Después de esta acción fallida Solórzono no puede intentar de nuevo matar a Papá, está en una situación de debilidad, va a negociar y no puede desencadenar una guerra.

Escuchen a Michael.

- Después de esta acción fallida Solorzono tiene que matar a Papá, está en una situación de debilidad y no puede negociar, tiene que atacar antes que nosotros podamos reorganizarnos. No tiene otra.

F. Moyano

https://n0estandificil.blogspot.com/2019/11/por-que-tenian-que-matar-vito-corleone.html

Navigare necesse -  F. Moyano 

        n° 517

30/11/2019

Frida Khalo